2015: Ni tan lejos, ni tan cerca

10… 9… 8… 7… 6… 5… 4… 3… 2… 1….¡No! No grite Feliz año nuevo, que todavía quedan algunas horas de 2015 y esta cuenta regresiva, fue para dar inicio a mi última columna de opinión del año.

Es complicado analizar lo que fueron los últimos 365 días, porque a mi parecer fueron de fuertes contrastes. Creo se caería en una injusticia si se analiza el deporte chileno como un todo, por lo que el ejercicio lo realizaré por partes.

A nivel institucional creo que fue un buen año para el Comité Olímpico de Chile, donde la presidencia de Neven Ilic ha destacado por la sobriedad y seriedad. La mejor señal de que se hacen bien las cosas, es la ausencia de colegas a las afueras del Centro de Entrenamiento Olímpico para preguntar por algún escándalo del día, como sucedía en administraciones anteriores donde cada medio importante, tenía a un periodista de punto fijo en la casona de Vicuña Mackenna. No polémica, no prensa.

Veo con optimismo el trabajo que se le encargó a una comisión, con la tarea de modernizar los estatutos del Comité Olímpico. Se hacía necesario.

Jamás caeré en el ejercicio simplista de evaluar un macro evento por la cantidad de medallas obtenidas. Nuestro país participó y compitió en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, lugar donde tuve la suerte de estar, para ahora poder decir que: no estamos tan lejos ni estamos tan cerca pensando en la organización de unos PANAM. Pero volviendo a la competencia, los deportistas del ‘Team Chile’, lucharon con todo por superarse y dejar en alto la bandera de la estrella solitaria. Momentos emotivos fueron las medallas de oro de Bárbara Riveros y Felipe Miranda y su especial dedicatoria al desaparecido piloto Carlo de Gavardo.

Este año quedará marcado por el gran salto que dio como actor del deporte chileno, el Comité Paralímpico. La entidad encabezada por Ricardo Elizalde creo que se ha consolidado, teniendo la certeza que el 2016 marcará un antes y un después para el deporte adaptado no sólo chileno, sino que mundial. El trabajo que ha hecho la gente del Comité Paralímpico lo quiero destacar porque es hecho a pulso y pasión, pero por sobretodo profesionalismo. Reconocen sus limitaciones y saben aprovechar sus fortalezas.

La participación del ‘Team Chile’ en los Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015 para mi será algo difícil de olvidar, cuando algún día, haga el recuerdo de mi carrera periodística. Fue una participación redonda en lo deportivo y el grupo de competidores transmitía una unión en torno a la bandera nacional, que rara vez vi en alguna delegación deportiva. Si tengo que elegir un momento con el que me quedo de los Parapanamericanos, sin lugar a dudas es cuando: luego del punto de partido, Matías Pino se llevó las manos a la cara y estalló en un llanto de emoción al obtener la medalla de oro.

Respecto a las federaciones, algunas lucen un buen trabajo como la Atlética que preside Juan Luis Carter y otras que lo han hecho realmente mal, como la de Ciclismo que bajo el mandato de Roberto Pérez se prometió y prometió la Vuelta a Chile, la que nunca llegó. Algo similar sucede con las elecciones de directiva ¿Cuándo serán las elecciones? ¿No tenían que ser el 2015? Veo con optimismo lo que pueda hacer María Angélica Coronil en el Karate, luego de años de oscurantismo. Por otro lado, veo con preocupación la de Básquetbol, la verdad, esperaba mucho más de Marcelo Casas.

El plazo ya se acaba y como sucede en Chile donde todo queda para última hora, la mayoría de las federaciones se encuentra contra el tiempo para adecuar sus estatutos a la ley de la ex Senadora Soledad Alvear.

El Ministerio del Deporte e Instituto Nacional del Deporte muestran con orgullo los dineros con que se apoyó a la actividad en todo nivel, desde el escolar hasta el de alto rendimiento. Está bien, tienen que hacerlo, pero a mi parecer la evaluación no se puede reducir sólo a cifras económicas, y por lo mismo creo que el MINDEP como protagonista del deporte, aprueba sólo con un 4, o sea con lo mínimo, y al poner la nota, me siento el típico profesor generoso. Creo que ha influido en la imagen de ambas instituciones, los conflictos internos que incluso comienzan a hacerse espacio en la prensa deportiva nacional. Es algo que se sabía en el ambiente del deporte y no se supo detener cuando debió hacerse.

Ya son dos años de funcionamiento del Ministerio del Deporte. Al principio se entendió que había que darle tiempo, ser compresivo en su inicio y funcionamiento, pero el 2016, ya la exigencia será mayor. No puede haber esa sensación de ingobernabilidad, ni de rivalidad con el IND. Tampoco ya en el 2016 se dejará pasar que no se utilice todo el presupuesto y finalmente, este año que se inicia, debiera ser en el que ya haya un texto con la deseada “política deportiva nacional”, pero bueno, supongo que eso será parte de una próxima columna con los desafíos del deporte chileno para el próximo año que en unas horas comienza.

No quiero finalizar la columna sin destacar la labor del Diputado de la República Jaime Pilowsky, quien fuera Presidente de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, de la que actualmente sigue siendo miembro. El parlamentario ha sabido ganarse el respeto del país deportivo a punta de trabajo. Se puso la camiseta del deporte o mejor dicho de los deportistas chilenos y al respecto ha hecho un gran trabajo.

Al momento de despedir el 2015, le digo adiós deseando, que no haya más deportistas sin poder viajar por falta de dinero o teniendo que hacer campañas por redes sociales para costear giras y que se acaben los dirigentes que están en el deporte por alojar en un hotel 5 estrellas con todo pagado, pero que ni saben que deportistas compiten en su macro evento. ¡Adiós 2015! y ¡Bienvenido 2016!

Escrito por Juan Carlos Páez

Juan Carlos Páez, periodista deportivo. Actualmente forma parte del programa Hola Deportes de Radio Universidad de Chile. Ha participado en una serie de medios como Canal Vive Deportes de VTR y Canal CDO, entre otros.

Nota bajo la licencia Creative Commons 3.0 (Algunos derechos reservados)

Recomendamos