Chile en los Mundiales: Chile 1962 (Parte II)

En la primera parte publicada ayer, llegamos al partido contra Suiza, en la Inauguración del Mundial. Hoy seguimos revisando la campaña de Chile en el Mundial realizado en nuestro país.

El segundo partido sería contra los italianos, con quienes los chilenos teníamos una rivalidad que había crecido con el paso de los año. Todo partió desde el mismo momento en que Chile fue designado sede, donde Italia puso en duda la capacidad de Chile para realizar el Mundial. Debemos agregar, también, las notas sobre Chile aparecidas en los diarios italianos donde se nos mostraba como un país subdesarrollado y «afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria» (cita de nota escrita por Corrado Pizzinelli para el diario Il Resto del Carlino. Nota completa acá).

Hablar del partido Chile – Italia es hacerlo sobre una especie de «revancha», si se puede llamar así, al trato dado por los italianos a nuestro país. Por eso el partido, jugado un 2 de junio de 1962, ante 66057 personas, tuvo roce desde el comienzo. A los 7 minutos un violento golpe del delantero Giorgio Ferrini a Honorino Landa provocó la primera expulsión por parte del árbitro inglés Ken Aston. Ferrini se negó a abandonar la cancha, lo que motivó la intervención de Carabineros de Chile, procediendo a su arresto.

La «Batalla de Santiago»

A los 38 minutos vendría la acción más recordada de ese partido cuando Leonel Sánchez desborda por el costado izquierdo de la cancha mientras era marcado por Mario David. El italiano, bastante hiperventilado, le pega varias patadas a Leonel, mientras este está en el piso cubriendo el balón. El chileno se levanta y, pese a la gran diferencia de estatura, le pega un izquierdazo que termina con el italiano en el suelo. El arbitro no cobró ninguna de las dos faltas (ni la del italiano ni el golpe de puño del chileno), pero el italiano es expulsado, mientras que Sanchez se queda en la cancha.

Chile termina ganando 2-0 con goles de Jaime Ramirez y Jorge Toro, con lo cual Chile pasaba a segunda ronda. El partido con los italianos sería considerado uno de los más violentos de la historia al punto que el comentarista inglés David Coleman presentaría el partido así, al ser retransmitido para la TV británica: «Buenas tardes. El juego que están por presenciar es la exhibición de fútbol más estúpida, espantosa, desagradable y vergonzosa, posiblemente, en la historia de este deporte«. A eso le podemos agregar que los chilenos fueron tratados como caníbales y subdesarrollados por la prensa italiana.

En el tercer partido Chile debió enfrentar a Alemania Federal perdiendo 2-0 con goles de Szymaniak y Seeler. Con este resultado los pasajes serían a la ciudad de Arica.

Cuartos de Final

La selección debió partir a Arica para enfrentar a la Unión Soviética (URSS), un rival complicado, campeón de la Eurocopa de 1960 y que contaba en sus filas con Lev Yashin «la araña negra», el mejor portero del mundo en esos años. Además, los rusos habían jugado toda la primera fase en Arica, por lo que ya estaban acostumbrados tanto al clima como a la cancha.

El marcador de Chile v/s URSS

En un estadio Carlos Dittborn repleto Chile se pondría en ventaja con el gol de Leonel Sanchez (11 minutos), luego de una falta que debió ser cobrada como penal, pero que el arbitro indica que es fuera del área. Lev Yashin no pudo hacer nada frente al remate de Sanchez, y que el gran Julio Martinez relataría para todo Chile con la famosa frase «¡Justicia divina!». A los 26 llegaría el empate europeo marcado por Chislenko, pero a los 29′ vendría la jugada del triunfo, con un potente remate de Eladio Rojas desde fuera del área. Con este triunfo Chile pasaba a las semifinales.

Semifinales

Al frente estaba el Brasil campeón de 1958 con una estrella llamada Garrincha, el jugador que dejaba con la boca abierta al mundo con su extraordinaria destreza en la cancha. Para muchos fue una final anticipada, un partido donde se vio buen fútbol y que lo gozaron 76500 espectadores. Por un lado vieron a un Brasil lleno de talento, por el otro a una selección chilena mostrando su mejor fútbol y una vergüenza deportiva tremenda, peleando aún con el marcador en contra.

El marcador lo abrió Garrincha a los 9 minutos, repitiendo a los 32. Jorge Toro ponía el descuento chileno a los 42, pero Vavá dejaba el marcador 3-1 a los 47 minutos. Chile buscó el segundo gol el cual fue marcado por Leonel Sanchez a los 61. Pero Brasil no estaba para sorpresa y Vavá dejó el definitivo 4-2.

Un titular de El Mercurio resumía a la perfección lo que había sido el partido con esta simple pregunta “¿De qué planeta procede Garrincha?”.

Tercer Lugar

El 16 de Junio de 1962 es una fecha que sigue siendo recordada hasta el día de hoy. Chile se enfrentaba a Yugoslavia por el tercer lugar, algo que pocos soñaban cuando se le entregó la sede a nuestro país.

El partido por el tercer puesto

No fue el mejor partido de la selección en el torneo, pero se luchó para que al minuto 90, Eladio Rojas llenara las gargantas de 67000 personas con el grito de Gol!!!!, quedando el tercer lugar del ’62 como uno, si no el más importante, de los hitos del fútbol chileno.

Y, para que no se nos quede en el tintero, el ganador fue Brasil quien derrotó en la final a Checoslovaquia. Para muchos Chile 1962 sería el último mundo clásico (antes que el fútbol se convirtiera en negocio) pero también el «Mundial de Garrincha».

Escrito por: Daniel Arellano