Diego Carquín y Donato Neglia se preparan para el Mundial de Hungría

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La famosa dupla de clavadistas chilenos, Diego Carquín y Donato Neglia, sigue su intensa preparación con miras al XVII Campeonato Mundial de Natación, evento universal que se realizará en Budapest desde el 14 al 30 de julio próximo.

Los nadadores del Team Chile de Saltos Ornamentales vienen llegando de Puerto Rico. Tras una deslucida actuación en el Gran Prix, Diego Carquín, explica que “esta competencia la tomamos como preparatoria para el Mundial. Es la primera competición internacional, después de un año sin competir. Estuvimos bajo de nuestras puntuaciones esperadas. Entrar en el ritmo del ranking mundial, fue duro. Pero en este torneo vimos los errores que hay que mejorar y ajustar pequeños detalles”.

Durante el desarrollo del evento internacional, en el país caribeño persistía la temporada ciclónica, lo que habría afectado la actuación deportiva de la dupla nacional. El técnico de clavados, Marcos Balbontin, comentó que “nosotros estábamos bastante bien preparados, pero influyó las complicadas condiciones meteorológicas en el rendimiento de los atletas, piscina al aire libre con ráfagas de fuertes vientos”.

Los clavadistas chilenos están mentalizados en seguir mejorando sus registros. Cabe recordar que los nadadores lograron su clasificación por el buen rendimiento deportivo en el mundial de Kazán, Rusia, en 2015. “La FINA, hace tres meses que ratificó el cupo para mundial, por la participación destacada de los deportistas. En individuales, se ubicaron 37° y 38° del mundo entre 80 participantes. En sincronizados, 19° del mundo, por lo tanto fue una participación bastante significativa”, indicó Balbontín.

Pese a que la dupla criolla lleva casi un año sin competir en el extranjero, en la cita universal los atletas esperan ejecutar un programa con mayor complejidad. “La fortaleza de la pareja es que han incrementado su grado de dificultad y así tendrán mayores puntuaciones. Nosotros en los entrenamientos tratamos de hacer el modelaje competitivo, lo más cercano a lo que puede ser en una competencia, pero son miles de factores que se presentan en la contienda”, agregó el técnico.

“Nosotros estamos afianzándonos en el trampolín 3m (sincronizado). En individual estamos aumentando la dificultad de nuestro programa, eso implica un riesgo mayor. Una cosa es entrenar un clavado difícil y otra es competirlo, pero es una apuesta necesaria entendiendo el nivel que existe afuera y pensando en una participación olímpica”. En tanto, Diego Carquín, agrega que “en cuanto al sincronizado, siempre ha sido nuestro fuerte. Tenemos que buscar un poco más de estabilidad, más de consistencia en nuestras ejecuciones, pero la parte sincronización está todo impecable. A nivel sudamericano estamos muy bien posicionados, hace años que somos 2°, primero está Colombia”, indicó Neglia.

Por su parte, Balbontin reseña que “Donato está haciendo un nivel de dificultad de nivel A, Diego está en un nivel bastante bueno. Ahora si ellos, en la jerga de los clavados, marcan, clavan de cabeza, pueden tener una participación muy buena. En relación al sincronizado, ellos andan bastante bien. En el mundial pasado (Kazán), logramos el 37, 38 lugar con una puntuación de 346 y 347 puntos. Le ganamos a parejas de España, Austria, Suiza, Suecia, a los colombianos y a los venezolanos. Ahora pretendo que los muchachos se ubiquen entre el N° 25 al 30, ese sería el rango. Pensar en semifinales es complejo en un mundial, son los 18 mejores, pero soy realista, creo que entre el 20 y el 25 se puede estar. En sincronizado, yo creo que logramos el lugar 19, podríamos avanzar dos a tres lugares. Ubicarnos en el 15”.

Tras el campeonato mundial, la dupla seguirá preparándose para enfrentar el nuevo ciclo olímpico 2018 – 2020. “Estamos trabajando duro. Vamos hacia adelante, hemos logrado los mejores resultados. Ahora dentro de este nuevo ciclo olímpico vienen los Juegos Bolivarianos en el mega evento fuimos medallistas. Nosotros buscaremos el podio y luego seguiremos preparándonos de lleno para los ODESUR, los panamericanos. El objetivo nuestro es que estos muchachos, lleguen a los panamericanos 2023 en Chile. Tendrán 28, 29 años. Si uno ve en la historia del clavado mundial, el equipo olímpico de Brasil en Río 2016, tenían un promedio de 33 años. Es un deporte de largo aliento, bastante longevo, si se cuidan”, agregó el entrenador nacional.

En cuanto a la cita bolivariana de Santa Marta, tanto Carquín como Neglia aseveran que “es nuestro evento fundamental. Representar a Chile en un mega evento para nosotros siempre ha sido lo más relevante, esperamos ir a buscar medallas, como en los bolivarianos pasados. Estamos preparando un programa muy difícil de competencias para los Juegos ODESUR, panamericanos y finalmente para llegar a Tokio”.

Publicado y editado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Prensa COCh

Recomendamos