El deporte no es solo un pasatiempo

Se ha avanzado, es cierto. Hoy estamos algo mejor que hace unos años atrás. Pero aún falta mucho para que podamos hablar de una cultura deportiva de verdad en Chile, donde los deportistas sean respetados de verdad, sean reconocidos como se merece y puedan desarrollar su carrera de manera profesional, sin necesidad de mendigar dineros para poder competir con los mejores del mundo.

La presencia de David Dubó en el reality show de Canal 13, Mundos Opuestos, vuelve a poner en el tapete esta realidad de los deportistas chilenos. Quien fuera campeón del mundo en la categoría de 75 kilos en el año 2008 hoy forma parte del programa de moda de la TV chilena, y donde profesionales que se hacen llamar «periodistas de farándula» y «noteros» no tienen problema en enjuiciar lo que hacen los protagonistas del show. Si bien al parecer lo que gana en el programa es un poco menos que la beca Proddar, por estar en la categoría de los «anónimos» del show, uno no puede menos que preguntarse si nos estamos perdiendo a uno de los buenos representantes de las artes marciales en Chile.

Lamentablemente en Chile aún pensamos que el deporte es más bien un hobby, que quienes lo practican ven esto como una diversión y no como una profesión, un trabajo similar al que tenemos tu o yo. Si de verdad la gente conociera lo que cuesta formar a un deportista de elite, 100% profesional, todo el equipo humano que se encuentra detrás, los costos de alimentación, pasajes, etc., creo que se dejaría de mirar al deporte solo como un pasatiempo de fin de semana. Ah, y sumele que el deportista también tiene que pagar cuentas como el común de los mortales lo hacemos.

Es urgente, desde mi punto de vista, que se comprenda el gran esfuerzo que está detrás de la carrera de un deportista profesional. Al no existir políticas claras del Estado Chileno (más allá del Gobierno de turno) en relación al deporte a todo nivel, desde el más amateur hasta el de alto rendimiento, son las familias de los deportistas quienes están asumiendo una parte importante del gasto en sus carreras. Pero eso no es suficiente y, lamentablemente, las empresas no se muestran muy interesadas en apoyar a los deportistas en sus primeras etapas como profesionales.

Crealo, cuando en otros lados se considera al deporte como una profesión a la que se debe dedicar el 100% aquí varios deportistas tienen que dividir su tiempo entra la práctica del deporte y un segundo trabajo. Así es mucho más dificil poder rendir en la alta competencia.

Ojalá llegue el día en que ningún deportista chileno tenga que entrar a un reality show para poder financiar su carrera o tener su minuto de fama para hacer conocida su disciplina. Por ahora parece ser un recurso más que aceptable.

Escrito por: Daniel Arellano