El repunte del Balonmano Nacional

Liga Nacional Handball
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

La temporada 2015 fue un duro período para el balonmano chileno. Junto con un mal desempeño a nivel de selección (penúltimo lugar en el Mundial de Qatar), la Liga criolla experimentó una profunda crisis organizacional que sumió a los equipos en la inactividad, retomando recién sus actividades en marzo del período vigente.

Largo tiempo después, con la asunción del nuevo presidente Marcial Mancilla a inicios del 2016 y el férreo compromiso de los propios jugadores del certamen, los problemas parecen quedar atrás. Precisamente fue el valor perteneciente al Club Santiago Steels Cristian Campos (31), quien junto a Alfredo Valenzuela del Club Ovalle asumieron responsabilidades y abrieron un nuevo camino a esta disciplina que avanza con grandes cuotas de esperanza.

“Con Alfredo (Valenzuela) siempre tuvimos la idea de no sólo colaborar en la cancha, sino hacer algo a un nivel más alto, por eso aprovechamos la elección del nuevo presidente (Mancilla) y presentamos un proyecto muy ambicioso que terminó siendo la liga que hemos visto este año, creo que cara a lo que queda se avanzó un paso gigante hacia la profesionalización del hándbol”, asegura el capitalino.

El ex-seleccionado agrega que el primer desafío fue crear un catastro de los elementos que componen el balonmano a nivel país. Las cuentas al día son positivas, pero la tarea sigue siendo compleja: aproximadamente mil quinientas personas, entre jugadores y cuerpos técnicos, conforman los 81 equipos de las diferentes categorías con que cuenta el certamen (infantil, cadetes y adultos; en damas y varones).

Para Campos, “a nivel general el balonmano es un deporte totalmente nuevo en Chile, pero la masificación que ha tenido es increíble, aunque aún no es lo suficientemente popular para recibir el apoyo económico de los privados”. Actualmente, la actividad sólo cuenta con el auspicio del Instituto Nacional del Deporte (IND), sin embargo, el nivel que ha alcanzado es considerable.

Este repunte de la disciplina vino acompañado con logros importantes en la selección, como la clasificación inédita a los mundiales de Rusia y Eslovaquia en damas (categorías junior y juvenil, respectivamente); y el histórico segundo lugar de los varones en el Panamericano de Buenos Aires 2016.

“HUBO QUE ASIMILAR LA SITUACIÓN”

El trabajo en estos frentes tampoco estuvo exento de polémicas. El largo receso del 2015 dejó una importante tarea para el español Mateo Garralda (46), quien se puso el overol de una selección chilena con poco tiraje. “Es cierto que hubo mucho tiempo de inactividad, pero hubo que asimilar la situación y desde el día que asumí he dado varias ideas a la federación para que todos vayamos de la mano buscando el beneficio de todos”, confesó el estratega.

La visión del oriundo de Navarra es más crítica y los hitos a los cuales ha conducido al equipo nacional no le hacen presumir. “Mientras no tengamos una base puesta con años de trabajo y de educación a los entrenadores, no podremos ser un país lo suficientemente solvente como lo es Brasil, yo no me conformo y siempre aspiro a muchísimo más, pasa que la virtud de los deportes es que son juegos; y en ellos tu puedes ganar a equipos superiores sólo por la inspiración de tus jugadores. Aún nos queda mucho camino”, añade.

La opinión es compartida por el último referente del balonmano criollo, el quilpueíno Marco Oneto (34). Mientras se recupera de una lesión, el exjugador del Barcelona ha puesto de su parte en el desarrollo del certamen, recorriendo periódicamente los recintos que acogieron al hándbol durante este año y planteando la necesidad de un torneo a gran nivel.

“El proyecto de liga es interesante, la intención y el buen trabajo están presentes y eso es la base importante para una buena selección con jugadores del medio local, de manera de inculcar a los clubes a trabajar mejor, por eso es importante la creación de una liga fuerte”, considera el actual pívot del Wisla Plock de Polonia.

FUTURO AUSPICIOSO Y FINALES NACIONALES

Con más de 500 partidos disputados en un formato de zonas, la presente temporada de la Liga Nacional de Balonmano se proyecta a un futuro auspicioso. En el mediano plazo, los objetivos están puestos en realizar un torneo de calidad que se juegue a lo largo del país.

Oneto agrega que “se está haciendo un buen producto y el balonmano nacional tiene muchísimo que mostrar, este deporte sin muchos recursos ha dado grandes beneficios y de momento con la selección adulta lo hemos demostrado”.

Desde este viernes 11 de noviembre comenzarán a jugarse las finales de la categoría varones adultos con un formato novedoso. “Lo más interesante este año es que dividimos en dos fechas el Nacional, entonces estamos dando nuestro mejor esfuerzo para que la final sea un espectáculo que no se haya hecho en Chile, además, quisimos juntar las finales de varones y damas porque queremos algo diferente y que las mujeres se potencien”, adelanta el organizador Cristian Campos.

Así, hasta el próximo domingo 13 se disputará la fase de grupos de dicho certamen, para dar paso a la última fase de ambos torneos (hombres y mujeres) los días sábado 19 y domingo 20 de noviembre en el Centro de Entrenamiento Olímpico de Ñuñoa. Los clasificados a la instancia son Balonmano Ovalle, Universidad de Chile, Luterano (Valparaíso), Unión Universitaria (Concepción), Inter (Valparaíso), Balonmano Humanidades (Villarrica), La Serena y el actual monarca Club Italiano (Villa Alemana) en los varones. En damas, en tanto, jugarán Leonas de La Reina, Unión de Santiago (USAB), Ovalle e Italiano.

“Creo que hay varios equipos que tienen el potencial para ganar, la liga en Chile se depara por quienes sepan llevar de mejor forma los momentos de tensión de un partido”, analiza el bronce en Guadalajara 2011 Marco Oneto.

Por su parte, el técnico Mateo Garralda anticipa que “aquellos clubes que hayan invertido más horas, tendrán más opciones de ganar el campeonato. Ojalá vea a jugadores que hagan lo suficiente para interesarme por ellos y abrirles las puertas a la selección”.

Finalmente, Campos confiesa: “Lo único que quiero es que se muestre un muy buen nivel de hándbol y que la gente quede encantada con la final”.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente: Hugo Reyes, Liga Nacional Handball
Foto: Liga Nacional Handball