Equitador Carlos Lobos alista se debut en los Juegos Olímpicos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pese a que lleva casi toda una vida ligado al deporte ecuestre, Carlos Lobos, Mayor del Ejército de Chile, no pudo ocultar su satisfacción, alegría y sorpresa al lograr la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016. El oficial revive con emoción el momento en que ganó la nominación para el mega evento deportivo: “la verdad es que fue un verano bastante distinto, un verano lleno de desafíos y actividades que demandaron un gran esfuerzo y trabajo de todo el equipo que conforma el que yo haya podido clasificar junto a Ranco a los Juegos. Fueron momentos de bastante sacrificio, compromiso, espíritu de cuerpo y compañerismo y que sin duda alguna son momentos inolvidables para cada una de las personas que componemos este equipo”

Sobre su caballo e inseparable compañero desde hace cinco años, el deportista se muestra seguro al saber las capacidades de quien lo acompañará en la competencia: “Ranco es el caballo con el que voy a participar en Río 2016 y el que me ha acompañado en las distintas competencias de carácter internacional y nacional. Con él disputaré el concurso completo de equitación, que es similar al triatlón y comprende tres disciplinas que se hacen con el mismo caballo. La clasificación es por binomio por lo tanto yo no tendría la posibilidad de participar en otro caballo ni él participar con otro jinete”.

Compatibilizar su pasión deportiva no fue nada fácil para este hijo de militar que, por razones casi obvias, siguió los pasos de su padre en las Fuerzas Armadas: “creo que hasta este minuto hemos hecho un buen trabajo, hemos logrado compatibilizar ambas cosas. Sí ha demandado un sacrificio bastante importante en el ámbito familiar y también en el ámbito personal, pero de verdad siempre con el apoyo permanente de cada una de las entidades, en este caso, el Ejército de Chile, la Federación Ecuestre y el Comité Olímpico que ha permitido que esto que ha sido complejo en algunos aspectos se facilite bastante en otros. Sin duda alguna sin el apoyo de todos estos estamentos y de la Escuela Militar, que es la que me recibe todos los días para poder entrenar, hubiese sido mucho más demandante para este proceso de preparación para los Juegos”.

Carlos Lobos recuerda con nostalgia sus inicios en el deporte, donde siguió la senda que marcó su padre en las equitación: “partí en esto de niño pero empecé a practicarlo con más dedicación a partir de los 10 años, cuando vivía en la ciudad de Arica. Yo acompañaba a mi padre en la equitación y con él fui siguiendo cada año hasta entrar a la Escuela Militar. Ahí como cadete estuve en el equipo ecuestre durante los cuatro años de formación y elegí el arma de Caballería Blindada, por lo cual estuve después destinado en el Regimiento de Escolta Presidencial en el 2001. Posterior a eso postulé al curso de Maestro de Equitación y luego quedé como representante institucional en el equipo de equitación del Ejército de Chile. Como ahí pude dedicarle un poco más de tiempo al deporte logré ingresar al equipo chileno de Concurso Completo de Equitación en el 2006, donde he permanecido hasta el día de hoy y donde he tenido la posibilidad de representar a Chile tanto en competencias nacionales como internacionales”.

El entrenamiento del oficial del Ejército ha sido intenso rumbo a los Juegos, donde ha debido alternar las prácticas tanto en Santiago como en Quillota: “nos estamos alistando en dos fases bien definidas que son la de preparación y ejecución. La primera culmina el 31 de julio con el viaje de “Ranco” a Río de Janeiro. Ese día nos metemos de lleno en la etapa de la ejecución que finaliza el 10 de agosto con el regreso a Chile. Las prácticas las hemos planificado para realizarlas en Santiago, específicamente en la Escuela Militar, aprovechando sus instalaciones y en la ciudad de Quillota. Ahí preparamos netamente el trabajo de Cross Country ya que la Escuela de Equitación del Ejército es el único lugar en Chile que tiene las condiciones para poder prepararse en esa disciplina”.

“Las expectativas son poder llegar a ser finalista del Concurso Completo el tercer día y creo que una marca bastante importante sería estar dentro de los 15 primeros en los Juegos, lo que para nosotros sería un logro tremendo pues significa meterse en un selecto grupo que le da dedicación exclusiva a este deporte” remata el Mayor que ya se prepara para batalla en la arena deportiva en sus primeros Juegos Olímpicos.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente: Prensa IND
Foto: Max Montecinos

Recomendamos