Estadounidense Jared Wolfe ganó el Volvo Abierto de Chile

El estadounidense Jared Wolfe no tuvo la clase de temporada que hubiese querido en el Web.com Tour, pero de vuelta en PGA TOUR Latinoamérica, en donde el año pasado ganó un torneo y fue segundo en la Orden de Mérito, las buenas sensaciones volvieron y se transformaron en una resonante victoria en el Volvo Abierto de Chile.

De los jugadores locales, los mejores fueron Horacio León y Felipe Aguilar que, con buenas tarjetas de cinco bajo par en la ronda final, se mantuvieron en la pelea hasta último minuto y finalizaron T2.

Mientras tanto, Agustín Errázuriz confirmó su gran momento y se ganó el premio del mejor jugador aficionado, tras cerrar la semana con un acumulado de uno bajo par que lo dejó T38 en el tablero, en un gran resultado que lo impulsa a seguir mejorando de cara a los próximos compromisos.

En cuanto al campeón, Wolfe presentó tarjetas de 4 bajo par, 67 golpes en las rondas de este sábado y domingo, con solo un bogey en cada una de ellas, y con total de 14 bajo par en todo el torneo. Así, el estadounidense venció por dos golpes al argentino Tano Goya y a los chilenos Horacio León y Felipe Aguilar, todos ellos con una ronda final de 66 golpes.

Nicolás Echavarría no pudo concretar su tercera victoria en cuatro torneos, pero con ronda final de 70 golpes, 1 bajo par, terminó quinto, a tres golpes del campeón. El colombiano de 24 años se mantuvo firme como número uno de la Orden de Mérito, en donde su más cercano seguidor sigue siendo su compatriota Marcelo Rozo, quien hoy hizo 69 golpes y terminó empatado en el séptimo puesto.

La mejor ronda de este último día fue para Ángel Cabrera, quien hizo seis birdies y cerró con águila en el hoyo 18, para hacer 65 golpes. El esfuerzo final del celebre argentino, que ganó el U.S. Open en 2007 y el Masters en 2009, lo impulsó hasta el sexto lugar, a cuatro golpes de la punta.

“Esta mañana, cuando estábamos en el primer hoyo, volví la mirada a las montañas y por primera vez en la semana pude ver la nieve en sus cumbres. Siento que eso fijo el tono y me dio buen ánimo para todo el día”, dijo Wolfe.

“El birdie del 9 fue muy bueno para encarar los segundos nueve, los cuales juegan algo más difícil con el viento y las posiciones de bandera. El par-5 del 12 resultó clave porque pegué un tiro en el hazard y tuve que hacer un drop. Pensé que me iría con bogey y lo acepté así, pero pude embocar un putt de unos nueve metros para salvar el par. Eso me emocionó mucho y me dio impulso para lo que restaba”, afirmó el jugador de 30 años.

Wolfe venía de jugar la temporada del Web.com Tour, en donde solo logró dos top 25 en 21 torneos jugados, para terminar fuera del top 100 de la lista de ganancias.

“Este resultado me pone en una situación interesante. ¿Quién sabe qué pueda suceder la semana próxima? La situación soñada sería ganar y meterme al top-10 de la Orden de Mérito para saltarme la segunda etapa e ir a la final del Q-School. La verdad, toda victoria es grandiosa, te da confianza y le da validación a lo que estás haciendo. En un año en el que no terminé bien los torneos es lindo terminar uno como corresponde”, concluyó el jugador que reside en Ponte Vedra Beach, Florida.

Tras su exitosa reaparición en Chile, en donde no veía acción desde hace tres años, el PGA TOUR Latinoamérica se dirige a Lima, Perú, para disputar el Diners Club Perú Open presentado por Lexus. El decimocuarto evento de la temporada 2018 se jugará, como es habitual, en Los Inkas Golf Club contando con la presencia de 24 de los jugadores que se encuentran en el top 25 de la Orden de Mérito.

Publicado y editado por Daniel Arellano
Fuente: Prensa PGA Tour LA
Foto: Enrique Berardi / PGA Tour

Recomendamos