Ignacia Riveros se quedó con el título latinoamericano femenino de Motocross FIM

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La lluvia y el barro se apoderaron de circuito Eltit Park de Pucón y los pilotos participantes del Campeonato Latinoamericano de Motocross FIM -categorías 85cc. y Femenino- debieron extremar todos sus recursos técnicos para sortear un complejo trazado.

En ese contexto el mexicano Gael Ruiz del Campo y la chilena Ignacia Riveros fueron los mejores, titulándose campeones continentales de 85cc. y WMX, respectivamente, del año 2017.

El triunfo de Ruiz del Campo (Husqvarna) se basó en un accionar sumamente consistente y sin fallos. En la primera manga tomó el mando desde el hole shot, eligió las mejores trazadas y batió con un tiempo total de 25.05.566 al sorprendente ecuatoriano Axel Guevara (25.10.550) y al uruguayo Germán Brastchi (25.12.770).

Meritorio el cuarto puesto de Matías Pavez (25.19.499), quien a pesar de largar desde el último lugar por una falla en su moto, remontó a un ritmo endemoniado para arañar el podio. Quinto fue el nacional Bruno Bozzo (25.43.686) y sexto el argentino Mateo Bearzi (25.48.101).

Ya en la gran final, Pavez tuvo su revancha, ganó sin oposición y con holgura. Su crono fue de 26:27.302 para adelantar a un sólido Ruiz del Campo (26:45.011), quien conservó tranquilamente el segundo lugar que le entregó los puntos necesarios para gritar campeón en la clasificación general. Tercero en la manga se ubicó Brastchi (26:52.418), cuarto entró el argentino Remo Cagliostro (27:24.576), quinto Bozzo (27:31.940) y sexto el también trasandino Máximo Cáceres (27:53.223).

Con estos resultados el Latino de Motocross dejó campeón a Gael Ruiz del Campo (47 unidades), segundo Pavez (43), tercero Brastchi (40), cuarto Bozzo (32) y quinto Guevara (32).

“Tenía que ser inteligente, no había tenido una buena clasificación porque no me pude acomodar a la pista. Hoy (domingo) el circuito estaba aún más complejo por el barro y la clave estuvo en largar en punta, tener mejor visión y eso me permitió correr tranquilo, elegir las mejores zonas y no cometer errores. Cuando tomé cierta ventaja en la primera manga jugué con la desesperación de mis rivales. En la final sabía que todos iban a salir a matar y a mí me servía un segundo o tercero, así que no me apresure, tuve la tranquilidad necesaria para lograr el objetivo que era ser campeón. Para eso me preparé muchísimo. Estoy feliz”, comentó Gael Ruiz del Campo, piloto de sólo 15 años.

Oro y plata para Chile

En la serie inicial de las Mujeres (WMX) la ecuatoriana Jamie Astudillo largó en punta y comenzó a establecer diferencias pero en el segundo giro abandonó la competencia por problemas con la tapa del estanque de su moto y cedió el primer lugar a la venezolana Katherine Oviedo (Yamaha), la cual estuvo concentradísima para cruzar la bandera a cuadros con 21.34.943, soportando estoicamente los embates de las veloces chilenas Valentina Galaz (21:35.730) e Ignacia Riveros (21:36.982). El cuarto lugar fue para la también nacional Tania González (23:03.267), sobrepasando a la argentina Jazmín Rutherford (21:58.485) y a la actual campeona, la costarricense María Saborio (22:40.090).

Para la final vino una clase de solidez mental y de conducción por parte de Ignacia Riveros (en la foto). La joven de 16 años tomó el liderato y supo cuidar su lugar de honor a base de un andar poderoso, defendiéndose sabiamente de los múltiples ataques de Galaz, quien se tuvo que conformar con el segundo lugar. Riveros anotó 20:29.457 para llevarse el primer lugar de la serie y el título Latinoamericano que fue celebrado hasta con lágrimas. Segunda fue Galaz (20:30.754), tercera González (21:31.313), cuarta Oviedo (22:37.639) y quinta Michelle Collyer (22:44.151).

El ranking Latino MX para la categoría Mujeres se definió así: 1° Ignacia Riveros (45 puntos), 2° Valentina Galaz (44), 3° Katherine Oviedo (43), 4° Tania González (38) y 5° Jazmín Rutherford (31).

“No sabía que con este triunfo era la campeona, pensé que quedaba segunda en la general. Estoy emocionada y súper feliz. Son años de entrenamientos que se coronan con este título. Me gustaría agradecer a mis papás y a mi familia que se la juegan por mí. Sin ellos no hubiera sido posible. La clave estuvo en que corrí tranquila, traté de largar lo mejor posible, no cometí errores y todo se fue dando. En las últimas dos vueltas cuide la posición, lo único que quería era que terminara luego. Esto es muy lindo”, manifestó Ignacia Riveros, primera chilena en ser campeona Latinoamericana.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Comunicado de Prensa

Recomendamos