La mayor vergüenza

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Lo que ha sucedido esta semana no tiene otro calificativo que vergonzoso. La cancha que se presentó en Iquique no está apta para jugar una Copa Davis, un torneo Futuro o ni siquiera para paletear un rato entre amigos.

La cancha parecía de arena, la arcilla se movía para todos lados con apenas un juego de pies de los tenistas. En las imágenes de CDO se apreciaba, cuando Nico Jarry calentaba, cómo salpicaba el polvo de ladrillo. Por donde se le mire, nefasto.

Nunca en la historia de TODA LA COPA DAVIS había pasado esto, que una serie se retrasara un día debido a que la cancha estaba en mal estado. Una sola vez se descalificó a un equipo, hace un par de años, a Pakistán se le dio un default cuando ganaba 1-0 ante Nueva Zelanda, porque la cancha de césped que presentaron, tenía el piso tan blando que el juez de silla enterró un lápiz fácilmente en la cancha. Pero ahí al menos se jugó un punto el viernes. Acá, ni siquiera eso.

¿Recuerdan los infumables sillazos del Parque O’Higgins? Ahí se jugó en cancha dura, la pista estaba en buenas condiciones para que se jugara pero ahí incidió el público. Los protagonistas en la cancha en ese fatídico día, son los mismos que hoy están a la cabeza del equipo, esta vez desde la silla. Aunque Ríos y Massú, poco y nada tienen que ver con esto. Esa fue la segunda vergüenza más grande del deporte nacional, sólo superada por el Maracanazo. Pero del tenis nacional, sin duda, la mayor, hasta hoy, donde ni siquiera fuimos capaces de poner una cancha aceptable.

¿Cómo es posible que un país de tanta tradición como Chile, no sea capaz de presentar una cancha acorde a la importancia de lo que se está jugando? Y las excusas, básicas, que una tormenta de arena, que el mal clima, etc. El presidente de la Federación, Ulises Cerda, como excusa adujo que “Es igual a lo que pasa en Wimbledon, pero sin lluvia”. Lamentablemente, esa es una respuesta sumamente ignorante de parte de él. Las canchas en Wimbledon se comienzan a preparar en MARZO, preparando el suelo, cultivando en viveros el césped que se utilizará para luego trasplantarlo a los courts donde recién en Junio se empiezan a utilizar la semana previa al campeonato donde los jugadores comienzan a practicar. Y qué decir del estado de las canchas. En Wimbledon, hasta las frutillas que se venden con crema deben de ser perfectas. ¿Y qué pasa en Chile? Caos total.

No es problema de la naturaleza. Primero no se sabía dónde se iba a jugar, porque cuando Iquique se adjudicó la sede, no se cedieron terrenos, un club de tenis no podía albergar tamaña logística, así que se ocuparon terrenos colindantes, esto, a un mes de comenzar la serie. Ya tras esa tormenta de arena, se suponía que la cancha debía estar lista, pero la arcilla se terminó de instalar apenas este domingo pasado. Y es más, hace 2 semanas recién se estaba aplanando el terreno para construir el court. Más encima, estos estadios mecano se deben pisar para que la arcilla se compacte, y eso a 5 días de la competencia es imposible. De todos modos, si la cancha hubiese estado lista 2 semanas antes, y la tormenta de arena arrasa con el court… ¿Era tan precaria la situación que no fueron ni siquiera capaces de poner un nylon para que la cancha no se viera afectada?

Y no sólo ha sucedido en Iquique. También ante República Dominicana sucedió algo similar, la cancha estaba muy mala, y este problema, venía desde los Juegos Odesur de 2014. Yendo más atrás aún, en la serie frente a Rusia en 2007, con González en su mejor momento, los rusos, campeones defensores, y Chile presentó una cancha horrible en La Serena. Marat Safin llegó y lo primero que hizo, se quejó.

Los franceses, expertos en la arcilla, decidieron mandar la serie ante Canadá a la isla caribeña de Guadalupe. Armaron un estadio mecano, igual que acá, jugaron en arcilla, igual que acá. ¿Cuál es la diferencia? – Mandaron a todos los cancheros de Roland Garros a construir esa cancha. El resultado, lo puedes ver en este video.

¿Cuándo va a ser el día en que podamos jugar, definitivamente en una cancha decente? Parece muy lejano. Aún con Ríos, Massú y González a su máximo esplendor, el gobierno tenía botado al tenis. Con Fernando triple medallista olímpico y Chile en el Grupo Mundial, el gobierno decidió gastar más de 300 millones de dólares en estadios… de fútbol, algunos con pistas atléticas, otros no. ¿El tenis? Como dijo el periodista Rodrigo Hernández en su columna ayer en As Chile, sólo en maquetas. Ni siquiera para los Odesur se fue considerado un estadio nuevo o un arreglo de verdad para el Court Central, no colocar las butacas que sobraron del Nacional, que fue lo que se hizo. Ahora, sin referentes en la élite mundial, parece imposible que el tenis tenga su espacio definitivo, una cancha acorde a la tradición que posee nuestro país, el primer finalista de Sudamérica en la Davis, bicampeones mundiales por equipos, 2 oros olímpicos y un número uno. Ni siquiera el recinto más importante del tenis en Chile está apto para recibir un evento como la Copa Davis.

Es lamentable esta situación, sobretodo por la gente de Iquique que se entusiasmó tanto con esta serie para terminar con tamaña decepción, y además para los que hicieron el esfuerzo de comprar las entradas, viajar desde otros lugares e incluso pagar hospedaje, y quienes también hicieron un esfuerzo de última hora para cubrir la serie. A priori, la decisión de llevar la serie a Iquique era la correcta, sin lluvia que pusiera en riesgo la serie, que nunca se había jugado Davis allá y así, pero desafortunadamente la cancha arruinó una serie que prometía mucho.

Aún así, es de admirar la paciencia del público iquiqueño, que tuvo que aguantar 3 horas en el estadio esperando la resolución del árbitro, donde incluso fue llegando más gente, y que más encima se quedó a apoyar a Nico Jarry y Gonzalo Lama que se quedaron entrenando. Me saco el sombrero ante ellos.

Si un tenista tan ilustre como Marcelo Ríos dijo que era la vergüenza más grande en sus 30 años ligado al tenis, qué nos quedará a nosotros.

Si llegamos a ganarle a Colombia, y nos toca jugar de local el repechaje, ya me imagino el desorden que va a ser el buscar alguna sede, o arreglar el Court Central. Pero desde ya, sea cual sea el resultado de esta serie, tanto la Federación, como la Municipalidad deberán asumir culpas en esta, la vergüenza más grande en más de 100 años de historia de nuestro querido deporte blanco en Chile.

Columna escrita por Ariel Román, Tenis Chileno
Publicado por Daniel Arellano
Foto: Tenis Chileno

Recomendamos