Lo que deja Londres 2012 al deporte chileno

Hace pocas horas finalizaron los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Durante 17 días fuimos testigos del esfuerzo de los atletas por conseguir sus metas, nos emocionamos junto con ellos, aplaudimos sus hazañas y hablamos de deportes, sobre todo de aquellos que en Chile no son tan másivos. ¿Pero que deja Londres 2012 al deporte chileno y que se viene a futuro para nuestro país?.

Londres 2012 nos mostró que las medallas que nuestro país obtuvo en 2004 y 2008 fueron fruto de carreras personales más que de políticas deportivas del Estado chileno, y la coincidencia de que tuvimos a dos monstruos del tenis en su mejor momento. Para estos Juegos Olímpicos quedó claro que el trabajo que se viene realizando lleva poco tiempo. El Plan Olímpico lleva no más de un año y medio por lo que comenzar a exigir medallas hoy es irrisorio.

Queda, sin embargo, la sensación de que vamos bien encaminados. Pensemos que para Río 2016 tendremos a deportistas como Francisca Crovetto, Natalia Ducó, Esteban Bustos y Gonzalo Barroilhet (todos con buenas actuaciones en Londres 2012) todos con opciones de pelear una medalla. Pero no solo serán ellos. Tenemos que sumar a la dupla de Benjamín Grez y Diego González en la vela (aunque, personalmente, los veo con más opciones el 2020 por edad y experiencia), además de Isidora Jiménez, la gran carta del atletismo femenino chileno en pruebas de velocidad. Y si a todos ellos les sumamos la posibilidad de que algunos deportistas como Tomás González, Kristel Köbrich y Bárbara Riveros lleguen a Brasil 2016 en un alto nivel competitivo, podemos decir desde ya que tendremos una delegación que, al menos en el papel, promete bastante (y ojo que no he contado a deportes en equipo como el handball masculino o el hockey césped femenino que estuvieron cerca de Londres 2012).

Pero podemos mejorar y para eso necesitamos realizar un gran esfuerzo de TODOS. Que el deporte chileno despegue de una vez por todas depende no solo del IND, el Estado, Chiledeportes, el COCh o el ADO. El trabajo es de TODA la sociedad en su conjunto para que podamos tener una cultura deportiva de verdad en nuestro país. ¿Como podemos exigir medallas si nuestros niños presentan certificados médicos para no hacer deporte en el colegio? ¿Como podemos exigir medallas si solo tenemos 2 horas semanales de Educación Física? ¿Como podemos exigir medallas si el deporte aún es visto como un hobbie y no como una profesión? ¿Como podemos exigir medallas si cuando se acaban los Juegos Olímpicos no apoyamos el deporte chileno, no le damos rating cuando la TV transmite otros deportes ni somos capaces de ir a un evento deportivo nacional?.

Por otro lado falta mejorar aún más el trabajo federativo en Chile. Un gran avance sería tener dirigentes pagados, auditorías cuyos resultados sean publicados en las páginas web de las federaciones, sacar a los malos elementos que aún están enquistados en varias de ellas y un trabajo fuerte de marketing tanto de la misma Federación como de los cursos y clases que puedan impartir, así como de sus competencias. ¿Como vamos a masificar el deporte chileno si ni las propias Federaciones hacen marketing de sus eventos?. Es como si yo escribiera este post y no lo diera a conocer en redes sociales ni le hiciera publicidad. Estoy seguro que nadie o muy pocos lo leerían. Las Federaciones deben entender que el deporte, nos guste o no, hoy es un espectáculo y, como tal, debe ser bien marketeado.

Obviamente que el tema de los recursos también debe ser mejorado. Debemos tener más empresas privadas apoyando al deporte, ya sea de manera directa a los deportistas o unidas al Plan ADO. Junto con esto aumentar los recursos destinados al deporte por parte del Estado. Somos un país rico en cobre y litio, podemos cobrar un royalty más alto sobre las ganancias a las empresas extranjeras que explotan estos productos naturales (es cosa de ver como países como Australia tienen impuestos mineros de hasta 30% y que yo sepa las inversiones en minería no han disminuido). Los recursos están pero falta la decisión política de hacer los cambios necesarios para que estén disponibles tanto para el deporte como para otras necesidades (salud, educación, etc).

Y no solo tenemos que hablar de recursos. También necesitamos políticas deportivas estatales que fomenten el alto rendimiento, por un lado, y la masividad de los deportes por el otro. Ambas no son excluyentes, pueden realizarse de manera conjunta. Con algo así podemos encontrar nuevos talentos para el deporte chileno (algo que podría realizarse a través de CARs regionales trabajando en conjunto con las municipalidades, por ejemplo, que permitan detectar a chicos con talento desde temprana edad) lo cual, a futuro, va a beneficiar también la competencia interna. ¿Sabían ustedes que en más de una oportunidad una competencia del ranking nacional de menores de esgrima se ha suspendido por que no se cumple el quorum de 5 (5!!!!) competidores?. ¿Sabían ustedes que en varias disciplinas nuestros deportistas no tienen competencia interna o deportes colectivos donde los torneos se reparten entre no más de dos equipos en todas las temporadas?. Y después de eso pedimos medallas a nuestros deportistas que tienen que competir contra los mejores del mundo, los cuales pasan en competencias nacionales e internacionales de alto nivel y que dentro de sus propios países tienen por lo menos 20 a 50 deportistas más compitiendo de igual a igual.

Puede que, tras leer esto, parecierá que estamos mal. Por el contrario, creo que estamos mejor que hace 10 años, pero este es el comienzo de un camino. Serán los Odesur del año 2014, en Santiago, en nuestra casa, con nuestros atletas, donde veremos si este plan da resultados o debemos hacer cambios  en la hoja de ruta. Pero, como dije anteriormente, esto no va a cambiar si no ponemos TODOS de nuestra parte para que el deporte chileno llegue a las alturas donde siempre lo hemos querido ver.

Escrito por Daniel Arellano

Recomendamos