Los cambios que deberían aplicarse a la dirigencia deportiva chilena

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde hace unos días la dirigencia de la ANFP ha entrado en una crisis que ha llevado al final del ciclo de Sergio Jadue al mando del fútbol nacional. Un tema que lleva a pensar sobre lo que sucede hoy con quienes dirigen los destinos del deporte nacional desde sus sillones en las Federaciones.

Pero lo ocurrido en la ANFP no es exclusivo del fútbol. En el día de ayer nos sorprendía la noticia que una deuda de US$10000 de multa al dopaje de dos pesistas nacionales durante 2014, no había sido pagada por la Federación, pese a que a esta se le informó en el pasado mes de febrero. Pasaron 9 meses y la Fechipe no ha cancelado, poniendo en riesgo la participación de los chilenos en el próximo Mundial de Pesas que comienza este fin de semana en USA, perjudicando gravemente a nuestros deportistas que buscan en este torneo, un cupo a los Juegos Olímpicos del 2016.

Estas dos situaciones vienen solamente a confirmar el desastre de nuestra dirigencia deportiva nacional que, salvo algunas honrosas excepciones, maneja el deporte chileno de una manera mediocre.

Es cosa de que nos demos un paseo por las Federaciones Deportivas Chilenas y encontraremos un panorama bastante desolador: No tienen equipos de difusión (ni siquiera un recién egresado de periodismo o un alumno en práctica), no manejan el marketing deportivo, no son capaces de “vender” sus deportes a la gente ni a los medios, son incapaces de generar ingresos, desórdenes administrativos y una gestión totalmente amateur muestran que, si bien no son el único problema que frena al deporte nacional, son una piedra de tope importante en el desarrollo de este.

Pero aún estamos a tiempo de mejorar. Los desastres, y escándalos, que hemos visto por años en el deporte chileno pueden comenzar a borrarse si aplicamos algunas soluciones rápidas que permitan una mejor gestión de las Federaciones. Propongo lo siguiente:

Presidentes de Federaciones a tiempo completo: Se imagina que un profesional vaya a su trabajo 1 o 2 veces por semana, solo por 2 horas? Bueno, eso pasa con varios presidentes de federaciones, cosa que me parece inaceptable. Creo que ellos deben dedicarse tiempo completo a su trabajo en el deporte mientras estén en sus cargos, con estrictos horarios de oficina. Si quieren un buen sueldo, gánenselo.

Aumentar los requisitos necesarios para ser directivo: ¿Alguien que está a cargo de las federaciones no debería tener multiples exigencias para acceder al cargo? Pienso que esto es realmente clave. Que los directivos tengan, por lo bajo, algún título universitario, mejor aún si está relacionado con el área de la educación física o administración deportiva. Que no hayan sido condenados por la justicia y que entreguen una declaración exhaustiva de su patrimonio al momento de asumir en su cargo. Es, creo, lo mínimo que debemos exigirles a directivos que van a manejar platas fiscales.

Auditorías externas a Federaciones: Usen platas públicas o privadas, debería ser una obligación, desde el Comité Olímpico hacia abajo, que todos los años se realicen auditorías externas, las cuales deban ser comunicadas de manera pública en su página web (obligatorio también) con el fin de conocer como se gastan los dineros del deporte chileno, sobre todo en un item muy sensible como son los viajes de los presidentes de las federaciones, quienes más de una vez han preferido viajar ellos a un evento deportivo, dejando a algún entrenador abajo del avión.

Aumentar la democracia dentro de las Federaciones: Algo se está realizando con las modificaciones a la Ley realizadas hace un tiempo. Pero propongo ir más allá. Que no solo voten clubes y asociaciones, sino que también los propios deportistas. Mientras más democracia exista en una Federación, se disminuirá el riesgo de compra de votos o que los mismos de siempre se mantengan en sus puestos por demasiado tiempo.

Estas son solo algunas de las propuestas que podrían ayudar a que las Federaciones mejoren su accionar. ¿Tendrán nuestras autoridades, así como los actuales dirigentes, los cojones necesarios para poner en marcha estas y otras reformas? Solo el tiempo lo dirá.

Escrito por Daniel Arellano
Foto: Agencias

Nota bajo la licencia Creative Commons 3.0 (Algunos derechos reservados)

Recomendamos