Manuel Plaza, el primer medallista chileno

El Olimpismo en 1928 no era como lo vemos hoy, con un gran despliegue de medios, transmisión en directo vía satélite, etc. En una época en que en Chile la radio estaba en sus primeros años, un maratonista chileno nos dio una gran alegría: La primera medalla en la historia olímpica de nuestro país. Me refiero a Manuel Plaza.

Plaza nació un 17 de marzo del año 1900, en una familia con una situación económica complicada. Sin embargo el reconocimiento nacional e internacional, aunque no tanto el dinero, llegaron después de esa mítica maratón en los Juegos Olímpicos de Amsterdam de 1928. De hecho, Plaza se dedicó al maratón debido a que tuvo un entrenamiento muy especial, su trabajo de suplementero, que le significaba recorrer largas distancias con el peso de los periódicos.

14 días antes de la maratón escribía así una carta a su hermano, Luis Plaza:» En estos momentos en que te escribo estoy en vísperas de mi gran carrera y sólo espero de correr para ver si puedo darle a Chile algún puesto de honor. Solo me cabe de encargarte de que cuides mi trabajo, lo desempeñes de la mejor forma posible, no contrari es a la Rosa hace lo que ella te diga y vigila de que los chiquillos se porten bien i no agan pasar rabias a mi esposa«.

El 5 de agosto de 1928 una gran multitud se agolpó en el hall del diario El Mercurio, ubicado por aquellos años en Compañía con Morandé, esperando las noticias que el cable traía desde Europa con los resultados de la prueba, que se corría a eso de las 10 de la mañana.

Parte rezagado y a los 10 kilómetros siente un dolor en la rodilla que casi lo hace retirarse. Pero el aliento de grupos de chilenos durante el trayecto lo hace desistir. A partir de los 20 kilómétros disminuyó el dolor y pudo recuperar el ritmo de carrera.

A las 2 horas a Chile llegaba el siguiente cable con las informaciones: Amsterdam, 5- (Flash).- A los 28 kilómetros de la maratón, Tsuda de Japón, iba en el primer lugar, Yamada, también de Japón, en el segundo lugar; y en el tercero iba Brickett, de Canadá. Manuel Plaza corría en el duodécimo lugar.-( U.P.I.).

Solo a 2 kilómetros de la meta, Plaza se coloca en segundo lugar, detrás de Ahmed Boughèra El Ouafi, un atleta argelino que corria por Francia (Argelia era territorio francés en esa época). Plaza intentaría un ataque pero el argelino resistió y se quedó con el oro, mientras que el atleta nacional le daba la primera medalla de su historia a nuestro país, con un tiempo de 2 horas, 33 minutos y 23 segundos.

Por ende, la leyenda que dice que Plaza se perdió en esta maratón, tomando una ruta equivocada no es cierta. Lo que si es cierto es que Plaza es el primer medallista olímpico que tuvo nuestro país.

Escrito por: Daniel Arellano
Foto: Revista Estadio 1944. Además de Manuel Plaza aparecen en la foto Ricardo Müller, presidente de la delegación chilena y Carlos Fanta, periodista Diario La Nación.
Textos carta y cable: LUN y Chile.com, respectivamente.