Medicina Deportiva: El chequeo pre deportivo

Sabemos que en nuestro país no somos muy buenos para el deporte. No por nada tenemos tasas de sedentarismo bastante altas. Pero antes de partir una actividad física lo ideal es hacerse un chequeo, más aún si hace tiempo has estado pegado a la silla leyendo este blog.

Este chequeo permite disminuir el riesgo de que podamos sufrir alguna lesión en la práctica deportiva o bien un problema de salud. Estos pueden llegar incluso hasta problemas tan graves como golpe de calor, infarto de miocardio, o hasta la “muerte súbita” en actividades deportivas.

En que consiste este chequeo? Sigue leyendo y lo sabrás:

1. El primer paso es ir al médico de cabecera para realizarse un examen clínico general. Además dará las recomendaciones pertinentes.

2. Realizar un estudio de rutina de laboratorio bioquímico, de sangre y de orina para evaluar el comportamiento metabólico y descartar la presencia de alguna enfermedad.

3. Realizar un examen clínico cardiológico que incluya  un electrocardiograma de reposo y una radiografía de tórax.

4. Una ergometria deportiva (prueba de esfuerzo de máxima intensidad) donde se determina en un ejercicio de exigencia creciente, la respuesta cardiovascular, respiratoria y metabólica del organismo. Se registran las variables cardiovasculares (frecuencia cardiaca, tensión arterial, electrocardiograma de esfuerzo), variables respiratorias y los signos y síntomas. Aveces, según los hallazgos se requiere ampliar estos estudios con un ecocardiograma, para evaluar las cavidades, paredes y valvulas del corazón y su funcionalidad. Puede determinarse además la fatiga metabólica por acumulación progresiva de ácido láctico en sangre, tomando una muestra del pulpejo de los dedos o del lóbulo de la oreja.

5. Idealmente se puede realizar una evaluación de aptitud física que incluya aspectos estructurales como el porcentaje de grasa corporal, porcentaje de masa muscular, etc. Además se pueden realizar pruebas para evaluar aspectos funcionales como las cualidades físicas necesarias para cada disciplina.

Con este chequeo se puede determinar si una persona se encuentra apta sin limitaciones, apta parcialmente o no apta para la práctica deportiva.

Así que ya sabes, si vas a hacer deporte, lo mejor es realizarse un chequeo pre deportivo.

Fuente: www.deporteymedicina.com.ar

*Este post fue publicado, originalmente, en la web Matasanos.

Escrito por: Daniel Arellano