Nicolás Jarry cayó ante Pablo Carreño Busta en los cuartos de final del ATP 250 de Estoril

Nicolás Jarry se despidió del ATP 250 de Estoril, Portugal, luego deque este viernes cayera ante el español Pablo Carreño Busta, 11 ATP y segundo sembrado del torneo.

El primer set fue completo para el europeo, quien mostró más regularidad en su juego ante un Jarry que no lograba afirmarse con su servicio. Rápidamente, Carreño Busta se colocaba arriba por 4-0, lo que presagiaba un partido rápido. Sin embargo, Jarry se recuperó, quebró en una oportunidad el saque del tenista europeo, logrando descontar y quedar 2-5 abajo. Lamentablemente,lLos errores no forzados le terminaron pasando la cuenta al chileno, quien cedió nuevamente su saque, para perder el primer set por 2-6.

Cuando parecía que el español ganaría sin mayores complicaciones el partido, despertó Jarry. El chileno quebró de entrada en el segundo set, lo que le dio confianza para los siguientes juegos. En estos, Jarry mostraría su mejor repertorio en el torneo, ayudado también por los errores del español, logrando quebrar nuevamente en el séptimo juego. De manera sólida, el tenista nacional se quedó con el set por 6-2 y llevó la definición al tercer set.

El último parcial mostró a un Carreño Busta decidido a dar vuelta la situación, metiendo presión con su juego y obligando a Jarry a jugar al límite. Esto último, llevó a que el chileno nuevamente cometiera una cantidad no menor de errores no forzados, situación que el español no desaprovechó para quebrar en el segundo y cuarto juego, ganar el set por un claro 6-1 y meterse en semifinales del certamen portugués.

De todas maneras, el paso de Jarry por Estoril le entregará los puntos necesarios para instalarse entre el puesto 61 a 63 del ranking mundial.

El próximo compromiso del tenista nacional será el Masters 1000 de Roma, torneo donde jugará la qualy. En esta oportunidad, Jarry decidió borrarse de la qualy del Masters 1000 de Madrid, la cual comienza mañana sábado.

Escrito por Daniel Arellano
Foto: Archivo Agencia EFE

Recomendamos