Reflexiones tras Contacto

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Luego del reportaje emitido anoche por el programa Contacto de canal 13, uno solo puede agradecer el que se mostrara la verdadera cara del deporte de alto rendimiento en Chile. Lamentablemente seguimos con los mismos vicios que se han arrastrado por años y que nadie aún parece dispuesto a terminar.

Bien es sabido que en Chile no tenemos una cultura deportiva. Diversos estudios han demostrado que la mayoría de la población (entre 80 a 90%) es completamente sedentaria, es decir, no realiza actividad física o bien lo hace menos de 3 veces por semana. Todo esto ha llevado a un aumento en las tasas de obesidad en nuestro país, combinado con una nutrición no muy saludable. Si le sumamos el poco tiempo que nuestras mismas obligaciones nos dejan para el deporte, la cultura deportiva no es precisamente nuestro fuerte.

Si vamos a lo más profundo falta que, como país, definamos si queremos tener realmente atletas de primer nivel. Si nuestra respuesta es si, entonces debemos trabajar de manera seria para que los recursos, tanto públicos y privados, sean utilizados de buena manera en la formación y preparación de estos deportistas.

Una parte importante para el desarrollo del deporte chileno es la profesionalización de las dirigencias y de las propias Federaciones. Si estas fueran profesionales no designarían a sus representantes para competencias usando la “dedocracia” o el “amiguismo”, sino que irían los mejores, que es lo que se busca cuando quieres gente que represente a tu país en una competencia deportiva.

El que los dirigentes sean profesionales implicaría que deberían ser mucho más responsables que hoy, se dedicarían en forma exclusiva a su trabajo dirigencial y podrían, en teoría al menos, evitarse conflictos de intereses. Y si estos sucedieran que se realicen investigaciones dentro de cada Federación, y se sancionen a los responsables con suspensiones temporales o definitivas de sus cargos, sean dirigentes, entrenadores o deportistas.

Y si hablamos de profesionalización, basta que veamos la realidad de los deportistas en otros países. Solo por poner un ejemplo, Tomás González va a las competencias acompañado casi siempre solo por su entrenador, mientras que el brasileño Diego Hypólito, campeón mundial en suelo, va con su entrenador, kinesiólogo, psicólogo y fisiatra. Mucha diferencia, no creen?.

Quizás más de alguno se pregunte si es necesario hoy poner recursos en los deportistas de alto rendimiento. Si me preguntan a mi, creo que si. En este país, sobre todo los niños y jóvenes, estamos faltos de ejemplos en los cuales podamos inspirarnos. Prefiero mil veces que niños y niñas tengan como ídolos a deportistas como Tomás González, Fernando González, Natalia Duco, Kristel Köbrich, por nombrar algunos, que a chicas y chicos de TV que solo tienen como atractivo la buena figura, o estar metidos en peleas y escándalos.

Además, si un deportista de alto rendimiento triunfa, significa un espaldarazo tremendo a la práctica de ese deporte por parte del resto de la gente, y ya sabemos que la práctica deportiva ha demostrado mejorías importantes en la salud de las personas lo que conlleva, como adjunto, una disminución importante de los días perdidos por enfermedades en el trabajo.

Créanme, invertir hoy en deporte es algo que trae beneficios para todos. Quizás no se logren ganancias inmediatas, pero si somos un país inteligente tendremos claro que, más temprano que tarde, el deporte será una inversión bien realizada.

Escrito por: Daniel Arellano

Enlaces:
Reportaje Contacto Canal 13

Recomendamos

  • Ivars

    Eso es lo que pasa; somos muy cortoplasistas y queremos todo altiro. El deporte es una inversion de largo plazo y que no solo mejora la salud, sino que reduce la delincuencia. Necesitamos politicas concretas y ambiciosas sino no tendremos oportunidades frente a potencias internacionales.