Salón de la Fama: Anita Lizana

Una merecedora de estar en el Salón de la Fama de nuestro blog, es la mejor tenista en la historia de nuestro país. Hoy recordamos a la gran Anita Lizana.

Nació el 19 de Noviembre de 1915, tuvo como grandes influencias en su formación como tenista a su padre Roberto Lizana, quien por esos años era profesor de tenis del Club de Tenis de los alemanes en Quinta Normal llamado “Club Tennis Riege des Deutschen Turvereins”. Su otra gran influencia fue su tio Aurelio Lizana, el primer gran campeón chileno, quien no tuvo muchas oportunidades económicas de salir del país ya que si un tenista amateur recibía dinero, lo castigaban.

Ya a los 6 años, Anita Lizana vivía para el tenis y cuando tenía 11 años disputó su primera competencia en la cual derrotó a María Salas, una de las buenas jugadoras de esos años, cuando el deporte todavía se consideraba una actividad amateur. Si bien la familia de 6 hermanos pasaba dificultades económicas, pese al trabajo de su padre como administrador del club además de los pesos que recibía del Ministerio de Agricultura por cuidar sus terrenos, eso no fue impedimento para que Anita adoptara el tenis como estilo de vida. Cada día entrenaba bajo la atenta mirada de su padre y su tio.

En 1930 se consagra como campeona de Chile cuando solo tiene 13 años de edad, manteniendo este título de manera consecutiva hasta 1934.

Con la imposibilidad de encontrar en Chile rivales de su categoría, Anita decidió competir en el extranjero. En esto fue ayudada por varias personas que creyeron en su talento, creando colectas que permitieron financiar esos viajes. Luego de reunir $120000 (una fortuna para esos años), Anita pudo viajar a Europa en 1935.

En 1936 ganó varios torneos en Europa y alcanzó los cuartos de final de Wimbledon, llegando a ser la 8 del mundo, en una época en que no existía la WTA y los rankings los realizaban periodistas de revistas especializadas.

1937 también será un gran año para Anita Lizana ya que alcanzará los cuartos de final en Wimbledon y el 11 de septiembre gana el torneo de Forest Hill (actual Grand Slam de USA) tras derrotar en la final a la polaca Jadwiga Jerdzejowska por 6-4 y 6-2. El esfuerzo de la chilena fue tal que se desmayó una vez terminado el partido. Anita Lizana se convertía así en la primera latinoamericana en ganar un Grand Slam y los medios especializados la eligieron como la número 1 del mundo.

En 1938 se casa con Ronald Ellis, un escocés que se dedicaba a jugar de vez en cuando al tenis. Este episodio lleva a Anita a radicarse en Dundee, la tercera ciudad más importante de Escocia, y dejando el circuito internacional del tenis al cual volvería solo en 1946 cuando reaparece en Wimbledon y disputa otros torneos. Sin embargo su carrera ya no volvería a ser la misma, principalmente por el receso de las competencias tenísticas en Europa debido a la Segunda Guerra Mundial.

Lo increible es que Anita Lizana nunca fue jugadora profesional pese a que posee un legado de 17 campeonatos en singles, 2 campeonatos en dobles, 5 campeonatos dobles mixtos (junto a su esposo) y fue campeona nacional en Chile, Escocia y Suecia (ya casada y con 2 hijos). Y en cuanto a técnica quienes la vieron dicen que sus golpes eran firmes, con un tiro que siempre le daba resultado: corto con efecto. Otro punto a su favor? Su resistencia física. No por nada en más de alguna oportunidad, cuando sus rivales femeninas no estaban a su nivel, entrenaba con varones ganandoles en muchas oportunidades.

A Chile volvió muy pocas veces. En 1937 y 1966 fue invitada por los Gobiernos de Arturo Alessandri Palma y Eduardo Frei Montalva, pero su vida estuvo en Escocia, donde forjó su familia. La última vez que visitó Chile fue en 1989.

Anita Lizana falleció el 21 de agosto de 1994 producto de un cáncer estomacal a la edad de 78 años. Para nosotros queda el legado de esta gran tenista, en una época en que no era fácil salir de Chile y disputar torneos del circuito mundial, con una cobertura muy diferente a la del día de hoy. Anita Lizana es, por lejos, la mejor tenista de nuestra historia (hasta hoy) y merece con honores formar parte del Salón de la Fama del Deporte Chileno.

Escrito por: Daniel Arellano