Salón de la Fama: José Santos León

El deportista del cual les hablaré es quien ha logrado las mayores ganancias en el deporte chileno, quizás más que Salas o Zamorano. Ha realizado una carrera espectacular en USA, al punto que forma parte del Salón de la Fama de la Hípica de ese país, un honor que solo el ha logrado. El perfil de hoy es de José Santos León

Nació en una familia muy humilde, un 26 de abril de 1961. Su casa se encontraba en la calle Colón (Concepción), muy cerca del Club Hípico penquista. Su padre, que trabajaba en el Club Hípico, lo lleva a este mundo, al cual llegarán 4 de los 6 hijos de esta familia. El primer y tercer hijo no lograrán el sueño de su padre debido a una poliomielitis y a problemas neurológicos derivados de una meningitis, respectivamente.

El pequeño José Santos demostró desde muy pequeño tener condiciones para ser un buen jinete. Es asi que debuta un 24 de octubre de 1976, llegando en tercer lugar. Pese a no ser mayor de edad, obtuvo la patente de jinete con la ayuda de los dirigentes hípicos. Una semana después de su debút, gana su primera carrera, por descalificación del jinete que llega en primer lugar. Luego de la temporada de 1977, la única que disputó en Chile, llega la gran oportunidad: Un contrato para correr en Colombia.

En el país cafetero, Santos demostró su talento, pero también conoció el lado oscuro de la vida. El dinero que ganaba se iba rapidamente en alcohol, drogas y mujeres.

En 1983 llega la oportunidad de irse a USA, un lugar con más oportunidades para desarrollarse como jinete. Al momento de tomar el avión se juramentó no probar nunca más una droga. Hasta el día de hoy está limpio. En 1984, se casaría, más bien por conveniencia. Necesitaba obtener la residencia en USA (má tarde se separaría y se casaría con la pañameña Rita Castillo).

El comienzo en USA no fue facil. No dominaba el idioma y le costó entrar en la hípica de ese país. Pero las oportunidades llegaron, y el éxito también. El giro en su vida comenzó al ganar un clásico hipico, comenzando una campaña que hizo que el manager Frank Sanabria se fijara en sus condiciones, invitándolo a Nueva York. Debuta en Saratoga y rompe el record de tiempo que, durante 10 años, fue propiedad del jockey Angel Cordero.

Desde entonces la carrera del chileno se vería colmada de exitos: Entre 1986 y 1990 fue campeón nacional, declarado «Hijo Ilustre de Nueva York», estuvo cerca de ganar la Triple Corona en el año 2003, montando al caballo «Funny Cide», entre otros logros.

Es el deportista chileno más exitoso, si nos referimos al tema ganancias: 159 millones de dólares. A eso debemos sumarle el ingreso al Salón de la Fama de la Hípica de USA, el 2007, y el premio George Woolf Memorial, otorgado por sus propios pares, el cual destaca al jinete de mayor calidad humana y dedicación en las pistas.

Debido a un accidente que le provocó lesiones severas (sufrió una caida en plena carrera, un caballo lo aplastó y otro le pasó por encima dañándole cinco vértebras) se retiró en el año 2007. Actualmente tiene varios proyectos en carpeta: Considera ser comentarista de hípica de ESPN, apadrina a jovenes jinetes y espera poder tener un canal de televisión dedicado exclusivamente a la hípica norteamericana.

En Chile también ha sido homenajeado siendo, incluso, recibido por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet.

Por su gran carrera profesional, por poner en alto el nombre de Chile y por su historia de vida que partió en la pobreza hasta llegar al más grande de los éxitos, es que José Santos León merece, con creces, formar parte de nuestro Salón de la Fama.

Escrito por: Daniel Arellano

Video: José Santos, montando a Funny Cide, gana el Derby de Kentucky, una de las tres carreras de la Triple Corona Estadounidense (2003)