Team Chile de Judo viaja en busca del ansiado cupo a Río 2016

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Team Chile de Judo se embarcó a su última gran oportunidad para lograr la añorada clasificación para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Integrada por Rafael Romo – 90k; Jacqueline Usnayo – 78k; Thomás Briceño – 90k, Tomás Bringas – 73k, Sebastián Pérez, Karina Orellana y Judith González, 52 k, partieron rumbo a Cuba para participar en el Campeonato Panamericano de la disciplina que se desarrollará en la Isla caribeña entre el 28 y 30 de abril, evento que otorga cupos para los Juegos Olímpicos.

Pero no solo Cuba aflora como destino para los judocas. El conjunto tricolor participará también en el Gran Slam de Azerbaiyán (6 al 8 mayo) para seguir en la sumatoria de puntos para el ranking mundial.

En la última competencia del calendario, está la participación en el Gran Prix de Kazajistán que se desarrollará entre el 13 y el 15 mayo. Sobre las pretensiones de clasificar a los Juegos Olímpicos, el head coach Héctor Nacimiento explica que “a estos dos últimos torneos sólo va el primer equipo, Tomas Briceño, Rafael Romo y Jacqueline Usnayo, tienen más de 200 puntos en el ranking mundial (se clasifica a la justa olímpica con 500). Se unirá a los seleccionados Sebastián Pérez, 66 k, en las últimas 3 copas del mundo ha hecho muy buenos resultados”.

En el Gran Prix, el seleccionado chileno deberá medirse con los más experimentados y exitosos especialistas del mundo. El técnico español afirma “estarán presente los japoneses, rusos, franceses, habrá gente de mucho nivel. Va a estar muy duro”.

En el judo hay dos maneras de clasificar, de modo directo, clasifican los 22 primeros del ranking mundial de varones y 16 primeros en damas. “Eso para nosotros es inalcanzable, están en 500 puntos. Del ciento por ciento de los torneos puntuables desde que comenzó en 2015, nosotros hemos participado en el 30%” aclara el técnico.

La segunda condición para clasificar, es por cupo continental. Nacimiento expone que “clasifican los 20 mejores del continente, pero todos juntos, varones y damas. De los 20 mejores sólo puede ir uno por país. Nuestro hándicap no nos acompaña, vamos muy poco afuera a competir en relación con el resto de los países. De Chile hay un 95% que va a clasificar uno para los JJOO. Entonces falta por definir cuál de los tres agarra la plaza”.

De conseguir la anhelada clasificación para la justa olímpica, el head coach declara que “históricamente Chile no ha ganado nunca ningún combate. Ganar un combate de ahí para arriba ya es bueno. Da esperanzas al resto del equipo. Cualquiera de los tres que clasifique, puede ganar un combate porque han ganado a gente de primer nivel. Mi objetivo con que vamos a Río, ganar el primer combate. Muy difícil que las cosas surjan de manera espontánea como sacar una medalla en los JJOO, te estaría hablando de algo irreal”.

En tanto, para la medallista de bronce en los ODESUR Santiago 2014, Jacqueline Usnayo, quién se encuentra física y mentalmente muy bien, aclara que “estamos en la recta final. Muy ansiosa por competir. Hemos entrenado duro para las competencias que se avecinan. Todos estamos motivados para dar lo mejor y cada campeonato será para mí como el último”.

“La verdad el hecho de estar en el proceso y ser una postulante me siento feliz. Es algo que no lo esperaba. He aprendido demasiado de mis compañeros, de los profesores. Prefiero ir paso a paso, no adelantarme a los hechos, sí no es ahora va a ser después. No me voy a rendir fácilmente, un judoca es un luchador. Contenta de disfrutar este proceso porque me he dado cuenta que puedo dar más, día a día aprendo”.

El sueño de la judoca es “llevar el nombre de Chile a lo más alto. Dejar una historia en el judo. Para mí sería muy grato, al retirarme, decirle a mis compañeros que nosotros estamos a la altura de cualquier país. Todo depende de nosotros, con eso yo me sentiría más que satisfecha. Las medallas son consecuencias de todo el trabajo que hacemos aquí a diario, en el tatami, las pesas. Uno la medalla no la piensa como quiero ir por la medalla, sino quiero ir a dar lo mejor y confiar en el trabajo que hacemos, de cada lección, de cada técnica, de cada lágrima que uno derrama. Uno también llora, así como también disfrutas. Me gustaría dejar un hecho importante para que motiven las generaciones que vienen a llegar lo más lejos que una ha llegado. Se puede…” concluye la deportista.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente: Prensa COCh
Foto: Archivo

Recomendamos