Peter Lemayian y Natalia Romero se quedaron con el Maratón de Santiago