Andrea Hernández: “Mi paso por ESPN Chile ha sido puro aprendizaje”

Andrea Hernández, 23 años, se ha transformado en una de las nuevas caras del periodismo deportivo nacional, principalmente desde su llegada a ESPN Chile. Si bien se encuentra dando los pasos finales de la carrera en el ICEI de la Universidad de Chile, la oriunda de Parral cuenta con una importante experiencia, donde también suma un paso por Radio Bío Bío.

Conversamos con Andrea sobre lo que ha sido su breve pero corta experiencia en el periodismo deportivo así como de otros temas relacionados al periodismo. Esta es la segunda entrevista de un ciclo en que El Deportero entrevistará a periodistas deportivas nacionales

¿Cómo tomaste la decisión de estudiar periodismo y dedicarte, específicamente, al periodismo deportivo?

Tomé la decisión, digámoslo así, en tercero medio, ad portas de la PSU y también de empezar el Preu, como para tener el objetivo bien zanjado. Ahora, siempre pensé en entrar a Periodismo para ejercer en el periodismo deportivo. Yo sé que eso está muy mal, porque una debería entrar por el flechazo con la esencia del periodismo, pero bueno, a la larga una igual se enamora de la investigación, se enamora del periodismo en sí. O al menos eso me pasó a mí.

Y con respecto al deporte, yo siempre he pensado que es una herramienta inigualable que tiene la sociedad para transformarla, precisamente, y sobre todo para mejorarla.

Claramente, yo me enamoré del fútbol primero antes de tomar esta decisión. En el camino he conocido muchos otros deportes los cuales también me interesan, me apasionan, me llaman la atención. Es difícil por ahí equiparar el tema del fútbol con los otros deportes por cuestiones netamente culturales, pero el polideportivo es un mundo que también me gusta mucho y que yo siento que igual, a pesar de no llevar tanto tiempo en esto me he inmiscuido bastante, sobre todo con la experiencia de los Panamericanos.

La verdad, yo no tengo un lazo tan directo con el fútbol, en mi familia tampoco hay alguien que se dedique al tema de las comunicaciones, soy un tanto novata en el asunto, sobre todo en el periodismo deportivo (risas), considerando también que una es de Parral. O sea, Parral es una comuna pequeña que, si bien tiene equipo de fútbol en Tercera División, tampoco se genera ese arraigo tan profundo lamentablemente. Lo cierto es que me gustaría aprender lo que más pueda, en el fútbol y en el polideportivo…

Siempre supe que yo iba a ser humanista. Siempre, porque nunca tuve dotes pa’ la ciencia o pa’ las matemáticas. Nada. Nunca. Y así se forjó la idea. Primero quise estudiar obviamente música, por el violín, en un momento pensé en estudiar psicología y finalmente me levante un día y dije no, yo tengo que hacer esto y tengo que ejercer en el periodismo deportivo y esa es mi ambición: consolidarme en esta carrera que me gusta, que en estos momentos estoy terminando, que me llena totalmente. No podría hacer otra cosa en este momento de la vida.

Si bien estás terminando la Universidad, ya cuentas con experiencia en distintos medios. ¿Cómo fue esa primera vez en formar parte de un medio de comunicación?

Yo hice mi práctica en la Radio Bío Bío, en el área de deportes, pero si contaba con una experiencia previa en radios online. Me tocó desde el año 2017, porque en el 2016 saqué la credencial, hice muchos pitutos para radios regionales. También hacía partidos por El Camarín, el sitio de estadísticas y en paralelo me uní a la Radio Sport. Ahí hacíamos transmisiones desde estudio. A veces íbamos al estadio pero solamente a cubrir a los más grandes, sin zona mixta. En ese momento como que empecé a desarrollar un amor por la radio, en paralelo a los ramos que estaba teniendo en la Universidad, que eran precisamente sobre ese medio de comunicación.

Yo siempre tuve la idea de llegar a este mundo y ejercer en la tele, pero la verdad es que me enamoré de la radio, de lo que ocurre, francamente, de lo que es la radio en general. Cuando hice la práctica fue darme cuenta de que la radio es un mundo totalmente distinto, muy bonito, de mucha pega y sigo creyendo que es la mejor escuela para uno como periodista. El tema de los turnos, de lo sacrificado que es, de tener que andar con el micrófono, en fin. Yo aprendí mucho en la radio, mucho, mucho, mucho. Parte muy importante de lo que yo soy, en términos periodísticos, proviene de ahí. Obviamente, la Universidad aporta su cuota pero creo que es en la práctica donde se ven los gallos (risas).

Y claro, yo postulé a la Bío Bío por el dato de un amigo. Hablé con Alvaro Lara en su momento, que era el editor, me dio el visto bueno, saqué la credencial, hice la práctica. Ahí me tocó ir al Ironman de Pucón a los días de haber entrado. No sabía nada. Y me quedé hasta marzo siendo practicante. Ya en febrero me habían ofrecido si seguir como colaboradora los fines de semana y eso contemplaba ir al estadio, hacer los otros equipos de los grandes, de los partidos que se cubrían y en oportunidades ir a hacer cancha de partidos más piolas, como a La Pintana o San Bernardo.

Creo que esa fue como mi primera experiencia oficial en un medio de comunicación totalmente, porque ahí ya tenía la paga, tenía un horario. Así fue como llegué a Radio Bío Bío. Y bueno, ahí me desvincularon también el año pasado en octubre-noviembre, no recuerdo bien, por el Estallido Social. Salí yo, salieron muchos también colaboradores conmigo, pero se entendía claramente porque no había presupuesto.

¿Cómo vez hoy, desde afuera, las denuncias que se dieron sobre Radio Bío Bío sobre prácticas antisindicales o problemas con trabajadores como Rayen Araya? ¿Pudiste ver algo de eso durante tu paso por ese medio?

La verdad es que yo no pude ser testigo de esa situación particular de la Rayén porque cuando yo llegué, al muy poquito tiempo a ella la desvincularon. Yo no tenía noción de lo que estaba pasando con ella realmente. Pero sí recuerdo que una vez que se le notificó a la radio que habían perdido la demanda, se nos informó que iban a haber repercusiones monetarias, así como que nos llegaron comentarios de que iban a empezar a cuidar más el tema de los gastos porque la indemnización que tenían que hacerle a ella era gigantesca. No recuerdo bien la cifra. Pero lamentablemente no pude seguir muy de cerca ese caso.

¿Cómo se gestó tu llegada a ESPN?

Fue la verdad bastante al azar. Yo ya estaba sin pega, había empezado a trabajar con la Sole Bacarreza en Faro Deportivo y claro, ahí me llegaba un ingreso, que no era mucho, pero que me sirvió bastante en su momento.

Fui al Monumental a ver el partido del Rodelindo Román, cuando Arturo Vidal descendió en helicóptero, en fin. En esa oportunidad andaba con su novia, estaba Luksic en el estadio si mal no me recuerdo, y ahí me acerqué a saludar a unos colegas. En ese sitio estaba un muchacho, que hoy por hoy editor del ESPN FC y ahí, según me contaron, él preguntó por mí, si estaba trabajando. Pasaron los días, me llamaron, yo igual no lo podía creer porque sigo pensando que soy muy joven y que mi carrera no es tan amplia, pero me hicieron la prueba de cámara, la entrevista pertinente, en fin, y me llamaron para avisarme que había quedado y fue una locura porque más encima era tomar un frente, algo que yo nunca había hecho.

Lo más parecido que había vivido fue hacer Católica, un mes y medio aproximadamente, cuando estuve haciendo la práctica, y ni siquiera fue tan así porque, claro, yo me pegaba el pique todos los días a San Carlos de Apoquindo, pero no era como la fija, fija. Yo sabía que estaba asumiendo en Católica por un tiempo determinado, que tarde o temprano iba a tener que salir de ahí. Entonces, realmente ahora llegar a la tele en sí, que es otro formato, trabajar eso, conocer un equipo totalmente nuevo, si bien yo conocía a algunas personas, prácticamente era todo nuevo, haciendo ese cambio de Fox a ESPN. Y bueno, la experiencia de ir al CDA ha sido tremendamente enriquecedora. No podría quejarme de nada.

De verdad que lo he disfrutado mucho hasta el momento a pesar de que no he tenido tanto trabajo en el sentido de que no pude vivir tantos partidos, por la misma pandemia, el tema de los despachos, también. Se venía un momento interesante. Bueno, futbolísticamente la U anda mucho mejor en comparación al año pasado y eso se notaba también en el ambiente cuando uno iba a las conferencias o a los postpartidos. Más encima con el momento que se venía, en que se iba a jugar el clásico, entonces quedamos, yo particularmente quedé como con todas las ganas de vivirlo, haciendo esto ahora, trabajando desde un canal, teniendo el frente, pero lamentablemente no se pudo lograr por razones, obviamente, de fuerza mayor.

Y así se gestó, fue bastante azaroso todo, pero no puedo estar más feliz ni más agradecida y con todas las ganas de que esto mejore para volver el día de mañana y seguir ahí, porque de verdad ha sido puro aprendizaje.

Teniendo claro que uno es radio y el otro televisión, ¿Cuales han sido las diferencias más importantes que has visto entre trabajar para Radio Bío Bío y ESPN?

Bueno, los equipos en si son mucho más amplios, porque ESPN es un canal dedicado netamente al deporte, entonces el tener distintos programas, bueno, es otro el tipo de lenguaje que se maneja. Nosotros en la radio hablábamos de informes, de cuña, bueno las cuñas siempre están en realidad, pero acá tuvimos que aprender a hablar de GC, de sala de post producción, de que las duraciones también son muy distintas, de que en la radio cuando uno hace su informe se puede extender un poquito más, la tele no. A mí me dijeron una vez que eran 30 segundos como máximo para dar cierta información, para que así también se pueda dar el pase al estudio, para que interactúen los comentaristas, en fin.

Bueno, el tema de la imagen claramente es de lo más importante. Hay que andar con el blazer bien planchado, no sé, hay que maquillarse de vez en cuando, tener mucho contacto con el camarógrafo sobre todo. Igual ahí tiene que haber un trabajo de coordinación que a mí me costaba al principio porque como nunca había hecho tele era todo nuevo y tener que seguir la cámara y cuando me hacían sacar a personas también, el tema de por cual lado se va a ver, con qué mano voy a tomar el micrófono, en fin, que son detalles más técnicos si pero, claramente, es otro mundo. Son lugares muy distintos a pesar de que el nicho que se cubre es el mismo.

Lo mismo aplica también para el tema de las coberturas. Por ejemplo, en la radio nosotros transmitíamos los partidos, cada uno en su pupitre, en el entretiempo la locución comercial, etc. Acá en ESPN nosotros no hacemos partidos, entonces la pega en el estadio consta de ir, obviamente, de ver el partido, de sacar datos, información y después, en el post partido, que yo encuentro que era lo más duro porque era lo más agotador tener que estar en zona mixta, especialmente en el Nacional, por el espacio que hay pa’ trabajar, pa’ sacar a los jugadores. Pero sí, son mundos muy distintos, muy, muy diferentes. Pero bueno, cada lugar tiene sus pro y sus contras pero, obviamente, yo estoy muy feliz de estar donde estoy hoy.

¿Cómo ves el nivel actual del periodismo deportivo nacional?

Bueno, me parece que ahora sí que se ha abierto un poquito más el nicho. Se le ha dado cobertura a otro tipo de deportes y esto también va muy de la mano con esa lógica exitista que tenemos como sociedad en general. Que mientras se consigan resultados las cosas van a tener mayor impacto porque se van a cubrir más, ¿cachai?

Yo creo que los Panamericanos en ese sentido sí que marcaron un precedente. El medallero histórico realmente generó un interés de la gente por saber que estaba haciendo el Team Chile en Lima. Yo creo que eso es notable. Obviamente, hay que seguir puliéndolo y para eso hay que seguir apoyando a los distintos deportistas. Lo mismo ocurrió con las chicas que fueron al Mundial de Francia. Creo que en el último tiempo se han abierto varios nichos que hay que seguir trabajándolos pero claro, paliar el impacto que el fútbol en si no es cosa de cinco años. Van a tener que pasar muchos, de verdad, para poder equiparar ese desarrollo que tanto tiempo se ha radicado en nosotros como lo ha tenido el fútbol, en el fondo. Ahora, no sé si con eso califica o no.

Me parece también interesante, el rol que ha asumido la mujer en el último tiempo en el periodismo deportivo. Creo que es otra cosa que hay que seguir trabajando y para eso es fundamental que surjan referentes como como la Grace, como Vero Bianchi, mujeres con capacidades de sobra, con carisma de sobra, realmente referentes en el gremio para poder seguir motivando a las nuevas generaciones, para empezar a abrir más el espacio y que a la larga también se pueda decir que nosotras las mujeres también sabemos de fútbol.

¿Consideras que el medio periodístico nacional es machista? ¿Te ha tocado vivir alguna experiencia en tu carrera profesional?

Siento que sí, que todavía sigue siendo machista. Ahora no niego que, con el paso del tiempo, con el movimiento feminista, que cada día toma más fuerza, se ha equiparado un poco la balanza, pero creo que es algo en lo que hay que seguir trabajando y para eso, claramente, necesitamos que haya más mujeres en el medio. Si uno empieza a comparar el número de mujeres con el de los hombres claramente la diferencia es abismante. Creo que es algo que se debe seguir perfeccionando y siento que se ha alejado un poco esa figura de la mujer bonita, atractiva, como en los paneles deportivos, que era una cosa que yo no avalaba, hasta el día de hoy no avalo, no me parece correcto, pero sí que se ha ido disminuyendo. Más bien, se ha ido disolviendo con el paso del tiempo. Eso también me parece muy válido.

Y bueno, claramente el surgimiento de referentes como las que te mencionaba anteriormente, generan y ayudan a que realmente se asuma que la mujer si puede hablar de fútbol, si puede hacer bien su pega de periodista más allá de si es bonita, si es atractiva, si es gorda, es flaca, en fin. Que eso no importa y que a la larga solo valga el reporteo y el trabajo periodístico.

El momento actual de los medios de comunicación es bastante complejo. ¿A tu juicio, esto es debido a que se quedaron atrás y no se subieron al carro de lo digital a tiempo o acá existe también una culpa de los ejecutivos que han tomado malas decisiones?

Tema sensible. Claramente hay una crisis no menor en los medios de comunicación desde hace ya bastante tiempo. Ayer le tocó a Cooperativa, hace unos meses atrás a Bío Bío, bueno, Cooperativa ya tuvo una poda, me acuerdo, en el verano, y es una señal muy negativa para todos en realidad, para todos los que vivimos en esta industria porque en el fondo te está enrostrando que claramente no da abasto. Sobre todo venir del Estallido Social, con la actividad paralizada, recaer en una pandemia donde se extiende esta paralización, ha sido muy crítico para la industria y eso claramente ha dejado sin trabajo a muchos trabajadores que, de verdad, a mi me causa mucha tristeza porque varias de las personas que salieron de los medios en los últimos meses son tremendos profesionales, o sea, gente que ama este rubro, que le ha dado mucho y que al final del día todo este tema nos dice que somos un número, que en cualquier momento nos puede tocar a nosotros, que somos totalmente prescindibles de la actividad, tristemente.

Es súper duro, porque en el fondo uno se mete a este mundo por todo lo emotivo, por esa carga de la pasión, de la redonda, que la pelota no se mancha. No se. En fin, el amor por los colores. Pero claro, la industria ser maneja en términos capitalistas, si eres rentable o no, y cuando no lo eres pues te echan, tristemente. Me parece que también tiene que ver con que no se ha logrado adaptar bien la industria a los tiempos que corren. El tema de lo digital, de la tecnología. Bueno, claro, por un lado está eso negativo, pero por otro es la apertura de un nicho.

Yo, por ejemplo, y esta es una opinión muy personal, creo que Manuel de Tezanos fue un visionario, totalmente, cuando empezó a hacer su canal de Youtube. Hoy en día le está sacando mucho partido a todo el material que él ha hecho y a todo ese formato que ha desarrollado a lo largo del tiempo. Es ideal. Y claro, siento que le ha costado por ahí a los medios de comunicación más grandes adaptarse a las nuevas tecnologías, pero es un desafío. Es un desafío y al mismo tiempo una oportunidad inigualable para la industria.

¿Cómo ha sido trabajar en este tiempo de pandemia? ¿Qué dificultades has debido superar?

Claramente la principal dificultad es que uno no puede estar en el lugar de los hechos. Tener que sobrellevar el tema de la tecnología también ha sido un desafío, y no lo digo solo por mí sino que a nivel de canal. Tener que probar distintos formatos, ver qué funciona mejor, qué hacer para que la producción sea buena, el tema de las pautas, qué contenido tocar, en fin. Ha sido un desafío general para todos y, felizmente, puedo decir que ha salido bien, que al ver los programas dentro del contexto en el que estamos creo que es un buen producto. En ese sentido ha sido un desafío general, pero es gratificante ver cómo ha sido la evolución de los primeros programas emitidos, cuando comenzó todo esto, a lo que tenemos hoy, así que eso se valora y mucho.

En estos momentos complicados en las comunicaciones ¿Qué le dirías a quienes hoy están pensando en estudiar periodismo?

Les diría que, si les gusta el periodismo de verdad, la esencia real del periodismo de investigación, que le den con tutti (risas), que oportunidades se van a generar de una u otra manera y creo que lo esencial pa’ este mundo, y con esto me remito muy al gremio deportivo, es tener amor por la actividad, por el rubro, en este caso por el deporte. Creo que eso es fundamental. Tú vas desarrollando otras herramientas como, no sé, el amor por la radio como me pasó a mí. Bueno, nadie nace sabiendo las cosas. Obviamente, todos tenemos situaciones que pulir, el tema de las muletillas, cómo sonar mejor al aire, en fin, pero creo que lo esencial para estudiar periodismo es tenerle mucho amor a la esencia real del periodismo y creo que mientras eso esté en los interesados, en las personas que quieran estudiar esta carrera, está bien y tienen que seguir por ese sendero.

Entrevistas Previas Ciclo Periodistas Deportivas Chilenas

Valentina Nazar: “Mi principal objetivo es posicionarme como periodista deportiva en este país”

Gracias por leer esta nota. Ahora queremos pedirte una gran ayuda…

El Deportero es un medio independiente y queremos seguir así. Para eso necesitamos el apoyo de todos nuestros lectores, más aún en estos tiempos complejos. Solo así te podremos seguir informando del deporte chileno que no sale en TV abierta.

¿Como puedes apoyarnos? Haciendo una donación por $1000, $4000, $6000, $8000, $10000, $20000, $25000 o una suma mayor, dependiendo de tus posibilidades económicas.

La donación puedes realizarla vía transferencia electrónica, usando los siguientes datos:

Cuenta: Cuenta Vista BancoEstado 445-7-032347-1
Nombre: Empresa Periodística El Deportero Comunicaciones SPA
RUT: 76976459-3
Mail: contacto@eldeportero.cl

De antemano, mil gracias!!!

Entrevista realizada por Daniel Arellano
Foto: Instagram Andrea Hernández