Damaris Abarca: “Quiero visibilizar el ajedrez, ponerlo en el sitial que corresponde”

Damaris Abarca es, probablemente, el nombre más reconocido del ajedrez actual en nuestro país. A sus 30 años cuenta con una amplia experiencia deportiva a la que se suma su accionar como la Presidenta de la Federación Chilena de Ajedrez, cargo en el que estará hasta el 2022.

En entrevista con nuestro medio, Damaris habló de su carrera deportiva, dirigencial y de sus esfuerzos para hacer más visible el ajedrez, el cual vive al 100%.

¿Cómo fueron tus comienzos en el ajedrez?. ¿Fue el primer deporte que practicaste o previamente habías estado en otras disciplinas?

El primer deporte que practiqué fue el ajedrez. Empecé muy chiquitita, como a los 7-8 años. Mi padre le enseñaba a mis hermanos y yo aprendí un poco mirando. Creo que es una historia que muchos ajedrecistas, y mujeres sobretodo, tenemos. Mi papá fue futbolista por lo que tenía acercamientos con otras disciplinas deportivas pero también era muy pequeña así que el ajedrez fue, efectivamente, lo primero que me encantó.

¿Qué fue lo que más te gustó del ajedrez?

Creo que al principio siempre lo vi muy como un juego y, además, como un juego familiar en donde jugábamos todos en la casa, mi papá, mi mamá, mis dos hermanos, entonces fue algo muy entretenido a nivel de familia. Al igual que en cualquier otro juego, el ajedrez lo tomábamos así. Entonces, a mi me llamó mucho la atención lo entretenido y que lo podíamos jugar entre todos, aunque obviamente otros juegos también.

Lo segundo que me atrajo mucho era esta capacidad de crear y de pensar. De pronto, para una niña no es tan fácil acceder a este mundo de tomar decisiones, de creatividad. Yo siempre fui muy inquieta a nivel mental. Después, con los años se fue notando, porque, al igual que me ha gustado mucho la lectura y la reflexión, me gustaba mucho también jugar ajedrez, buscar mis soluciones y crear ciertas cosas dentro del tablero.

En qué momento el ajedrez dejó de ser solo un juego y pasó a transformarse en una carrera deportiva?

Creo que existen dos puntos de inflexión en mi historia. Cuando a los 13-14 años, aproximadamente, me convertí en campeona nacional de los Juegos Escolares en esa época. Porque tampoco competía tantos torneos ni era muy conocida en el ambiente del ajedrez. Tampoco tenía mucha teoría. Mis hermanos y yo siempre estudiábamos de libros con mi papá, no teníamos acceso a entrenadores. No teníamos idea, la verdad, de todo esto, de lo grande que puede ser el mundo competitivo del ajedrez. Por los Juegos Escolares, que llegué desde el colegio, pude llegar a jugar un Sudamericano en Bolivia, siendo campeona nacional.

Creo que ahí marcó un antes y un después por que sentíamos en mi familia, y yo también, que podía dar mucho más en este deporte. Desde ahí me tomé más en serio el entrenamiento, luego fui campeona de Chile en las categorías infanto-juveniles y creo que lo vimos ya como una carrera deportiva o algo importante. De hecho en el liceo, en la escuela donde estudiaba todos sabían que yo era ajedrecista, sabían de mis logros, me apoyaban y ahí de alguna manera nos fuimos ingeniando para poder sacar adelante esta carrera a nivel familia, obviamente.

Luego viene una segunda etapa. El 2010 me coroné campeona nacional femenina de todas las edades. Tenía 20 años. Ese año viajé a la olimpiada, a Rusia, pero el 2012 había clasificado a mi segunda olimpiada, ya estaba en la Universidad, había estudiado filosofía y había entrado a estudiar derecho en el 2011 y por ahí creo que fue el momento donde yo decidí dedicarme realmente al ajedrez. Coincidió con algunos temas personales, con algunos temas de salud pero entonces yo ahí tomé la decisión de que el camino que yo quería recorrer en mi vida tenía que ver con el ajedrez.

De hecho, desde esa época que siempre digo que soy una profesional del ajedrez. Lo enaltezco, lo trato de elevar como una profesión porque lo es y porque es muy desconocido. Siempre que uno dice soy ajedrecista, me dedico al ajedrez, las personas siguen preguntándote, ¿pero qué haces?. Uno tiene explicar que hace clases, que compite, que es seleccionada nacional, que soy dirigente, un montón de cosas, arbitra. Ese año, el 2012, me fue excelente en la olimpiada, obtuve mi título de Maestra Internacional Femenina de la Federación Internacional de Ajedrez, hice como 7-8 puntos, no me acuerdo pero fueron muchísimos y me fue muy bien. Como te decía coincidió con algo personal, donde la decisión mía también fue de querer hacer lo que me gusta en la vida y dedicarme al 100% entregando todo de mi por eso y también, obviamente, con un enfoque más social.

¿Fue complejo poder insertarse en el mundo del ajedrez profesional?

Insertarse en el mundo del ajedrez profesional no fue tan complejo porque iba de la mano en el fondo con lograr ciertas cosas. Creo que eso es lo que te va abriendo caminos. Por ejemplo, el 2012 tuve mi título, también nació en Chile un grupo que hacíamos mucho ajedrez, entonces los fui logrando.

Lo que si es complejo, y bueno desde niña me pasó, que era difícil el apoyo, el financiamiento. Por más que era campeona de Chile, por ahí obtuve una medalla en el Sudamericano, pero no tenía el apoyo y no existía el apoyo que hay para el ajedrez hoy en día. También teníamos problemas a nivel dirigencial con la Federación de esa época y tenía que jugar campeonatos panamericanos donde me cobraban multa por ser chilena, ya que Chile tenía problemas con la Federación Internacional, entonces era muy complejo y obviamente en esa época no nos pagaba la Federación los pasajes, que hoy en día lo hace. O sea, la Federación Chilena hoy cuenta con un apoyo constante a los campeones y campeonas nacionales infanto-juveniles que yo, lamentablemente, nunca tuve. De hecho nunca pude jugar un Mundial, a pesar de que gané muchas veces el Campeonato Nacional, porque no estaban los recursos y antes el ajedrez no se apoyaba.

Yo creo que marcó un antes y un después en este sentido el año 2010 cuando apareció la Fundación Chilena de Ajedrez con figuras como Daniel Yarur, su Presidente; María José Yarur, su directora, quienes apoyaron el ajedrez femenino por sobre todo y el ajedrez en general. Luego de eso, y porque había salido campeona nacional muchos años, yo creo que fui recibiendo apoyo. Por ejemplo, el 2012 recibí una beca de la Federación Internacional a través de su proyecto “Rumbo a la Gran Maestría” para mujeres latinoaméricanas donde pude irme a estudiar a Cuba, a Europa y conocer otras realidades del ajedrez. De ahí en adelante siempre ha sido mucho trabajo para poder acceder a algún apoyo y seguir compitiendo o entrenando. Pero creo que la gran falta que a mi me hizo fue, en su momento, el apoyo en la infancia. Como te digo, había venido de ganar una medalla en un Sudamericano pero no podía ir a jugar un Mundial porque no estaban los recursos. Fue difícil, pero a medida que fui creciendo fui buscando las distintas maneras para hacer del ajedrez mi profesión.

Hablaste del financiamiento. ¿Como financias tu carrera al día de hoy? ¿Tienes el apoyo de algún auspiciador o de algún ente estatal?

Desde el 2009 hasta el 2020, son once años ya en que siempre he estado en el podio de los campeonatos nacionales y por lo tanto he tenido el acceso a ser jugadora oficial en los eventos internacionales por lo que muchas veces la Federación, a través de la subvención del Ministerio del Deporte o como te decía antes por la Fundación Chilena de Ajedrez, quien estuvo en su momento dirigiendo el ajedrez nacional, nos apoyaban con la participación en algunos eventos. De hecho, en las Olimpiadas Mundiales de Ajedrez nosotros no teníamos que pagar nada siendo la Federación la que corre con los traslados y es la organización del torneo la que cubre todo el resto. Por ahí los viáticos, obviamente, las remuneraciones a los Maestros y Maestras ELO es lo que se debe pagar. Pero para mi preparación, entrenamiento y participación en algunos otros eventos importantes, que no apoya la Federación y el Ministerio, generalmente me apoya el Gobierno Regional de O’Higgins, el Seremi de Deportes de O’Higgins. También pertenezco a la Asociación de Deportistas de Alto Rendimiento de Rengo. Por ahí recibimos algunas subvenciones desde la Municipalidad. No son muchas, entonces uno tiene que ir juntando de todos estos apoyos, tanto públicos como privados.

Por ahí en algún momento tuve algunos apoyos privados, de algunas empresas. Actualmente sigo siendo embajadora de una joyería/relojería, quienes más que potenciar mi carrera como deportista propiamente tal, iniciaron una campaña que se llama “Mujeres construyendo historia”. Joyerías y Relojerías Mosso me hicieron parte de su proyecto y, además, han apoyado de alguna manera el ajedrez con algunos detalles.

Creo que yo he tenido mucha suerte en ese sentido. Mi carrera ha tenido algunas entrevistas importantes, los medios me llaman. Por ejemplo, me hicieron una entrevista en ESPN, en el año 2018, en febrero de ese año. Era la primera vez que una cadena deportiva de ese nivel hacía una nota de ajedrez, una entrevista maravillosa y eso me ha abierto un poco las puertas para que otras personas que no conocen el ajedrez se acerquen a apoyarme y conozcan mi historia.

Pero, en el fondo, siempre sigo postulando a proyectos y buscando la manera de poder competir y seguir en esto de jugar ajedrez.

¿Cual ha sido el triunfo o la participación que más satisfacción te ha entregado en tu carrera deportiva?

Hay dos. Primero, la Olimpiada de Turquía del 2012, la cual guardo con mucho cariño. Fue una Olimpiada, además, con un equipo muy potente, un equipo muy fuerte, que además pasamod muchas cosas como grupo, nos afiatamos, estuvimos a punto de ganar medallas y a mi me fue súper bien. En general, a las chicas también les fue muy bien, así que eso tiene un doble significado: Lo importante que fue para mi y lo importante que fue competir en equipo. También me causó un cambio de mentalidad respecto a como veo el ajedrez, incluso a nivel competitivo, y de sentido de pertenencia a un equipo.

El otro es el zonal de Paraguay el año 2017. Yo estaba embarazada y fui a jugar este campeonato. No había podido prepararme muy bien, estaba con los primeros malestares de mi embarazo, el cual fue de alto riesgo, más o menos complejo. Y sabes qué? Me fue super, super bien. Quedé segunda, después de Carolina Luján, la Maestra Internacional, número 1 de Argentina, jugadora histórica. Estuve a punto de clasificar a un Campeonato del Mundo, ya que solo clasificaba la primera de ese zonal y yo quedé de reserva. Hice partidas muy buenas. Le gané a Claudia Amura, a Florencia Fernández, ambas de Argentina. Fue un cerrado pero lo hice muy bien y tuve partidas muy interesantes.

Estos dos eventos han significado mucho porque, bueno, el primero lo hice bastante bien, el equipo lo hizo muy bien, hubo un cambio en mi en cuanto a ver el ajedrez y el segundo porque además estaba en una situación especial, recién embarazada y todo. Después yo seguí jugando, disputé el Campeonato Nacional, quedé segunda creo. Vicecampeona, embarazada de 6 meses. Después nació mi bebé y luego creció, jugue´el Campeonato Nacional y lo gané, con un niño de algunos meses en brazos, entonces este periodo, estos últimos 3 años han sido muy especiales.

Cuando uno ve una partida de ajedrez, observa a dos personas sentadas, por lo que se tiende a pensar que no es necesaria una mayor preparación física. ¿Es así para un profesional de este deporte o no es tan verdadera esta afirmación?

Claro, es parte de los mitos que hay en torno al ajedrez, que la preparación física no es importante, pero efectivamente lo es. Independiente de que uno está sentado, está con una tensión constante que te mantiene los músculos muy tensionados, apretados. Hace poco Judit Polgar comentaba que para un ajedrecista estar jugando una partida de ajedrez larga muchas veces era equivalente a lo que hace un atleta, un corredor. Hay muchas cuestiones que se relacionan.

Obviamente es muy importante la resistencia física, la resistencia a nivel respiratorio, también por supuesto lo que es psicológico, como manejar la ansiedad, que no te nuble la razón que al final es la protagonista en una partida de ajedrez, así como la creatividad. Ahí tenemos el ejemplo del campeón del mundo, Magnus Carlsen es un aficionado al deporte también, tiene una condición atlética importante.

Yo en general, desde hace tiempo que hacía acondicionamiento físico o pilates o yoga. Ahí busco la manera de tener el cuerpo alineado con la mente y también, por supuesto, el tema de la alimentación. Para un deportista, un ajedrecista es importante alimentarse bien, descansar bien. Piensa que una partida de ajedrez a nivel profesional dura 4 a 5 horas, que uno pasa sentado, se tiene que tener una condición física que te permita estar ahí tanto tiempo. Yo he tenido partidas en que me levanto y me duele mucho, o sea, 6 horas sentada. Y eso que yo diría que tengo una buena condición física. Va de la mano. La mente y el cuerpo no pueden estar separados. Y ciertamente también está el desgaste a nivel del cerebro, que sabemos que es el órgano que necesita mucho combustible.

La segunda parte de la entrevista acá