Ellos son…

Ellos son un ejemplo de superación, de pasión, de voluntad, de coraje.

Son nuestros dignos representantes, los que nos recuerdan que nada es imposible.

Son los olvidados, los marginados, los discriminados, quienes a pesar de los obstáculos y los prejuicios, nos demuestran que nada los puede parar.

Son las víctimas de una sociedad farandulera, de una televisión sin cultura, de unos medios que solo saben vender drama.

Son los que trabajan en el anonimato, luchan contra viento y marea y contra si-mismo, para mejorar sus marcas.

Son los que se rehúsan a dejarse “morir”, los que no ven su situación como una fatalidad y deciden tomar en mano su destino.

Son los que pueden cambiar las mentalidades con trabajo, esfuerzo y paciencia.

Son los que cuentan con una familia solidaria, que los alienta en los momentos difíciles.

Son los que participan a eventos y agradecen por tener una segunda oportunidad en la vida.

Ellos son nuestros deportistas paralímpicos. Los que sueñan con una medalla, desean darle una alegría a su país, y hacer que otros, como ellos, se dediquen al deporte para mejorar su calidad de vida.

Son fuente de inspiración, y se merecen todo nuestro respeto.

Ojala algún día, consigan ser tan importantes como los demás deportistas olímpicos y que la sociedad deje de verlos como enfermos, anormales o fenómenos y por fin abra su mente para así promover cada vez más, actividades deportivas en personas invalidas.

EL DEPORTE ES UN REFUGIO SANO PARA TODOS!

Colaboración enviada por Rose Colombel
Escrita originalmente en http://rosecolombel.wordpress.com
Publicada por Daniel Arellano