Kael Becerra dice adiós al atletismo de alto rendimiento

kael-becerra-68

El atleta con más récords nacionales hace un balance de su más de diez años en el alto rendimiento y asegura que lo único que le faltó a su carrera fue ir a unos Juegos Olímpicos. Dice que fue tanto lo que se esforzó por clasificar a Londres 2012 que terminó en la UCI.

No va más. Pese a que pasó seis meses meditando la idea, Kael Becerra – dueño aún de siete récords de Chile, más que nadie en la historia del atletismo nacional – decidió colgar las zapatillas y abandonar el deporte luego de 12 años de carrera.

Una de las razones fue la grave enfermedad que lo tuvo cerca de la muerte en 2012, poco antes de los Juegos Olímpicos de Londres, a los que no pudo acceder.

“Nadie sabía que pasaba, los médicos se vieron superados. Estuve diez días internado con una falla sistémica, a punto de necesitar una transfusión sanguínea, en riesgo vital, y además me contagié con una bacteria”, recuerda el sprinter.

“Tenía los niveles de hemoglobina bajísimos, debía descansar seis meses, pero tenía tantas ganas de clasificar a Londres que empecé a correr de inmediato. Y no pude hacer la marca”, añade.

Ahí vino la reflexión.

“Miré lo que había conseguido y lo que quería hacer, y me di cuenta de que estaba tranquilo con lo que había logrado. Además era hora de vincular mi carrera con mis estudios de Ingeniería Industrial en la U. de Chile. Y de transmitir mi experiencia a las nuevas generaciones, que fue algo que yo no tuve cuando empezaba”.

Sebastián Keitel nunca se acercó a ayudarlo?

“No quiero personalizar; pero hubo una gran generación en la que estuvieron Pablo Squella, Gert Weil, Sebastián que, por la forma que hay de trabaja, quedan aislados de las políticas deportivas. Yo, dentro de lo que puedo, trato de aconsejar a Isidora Jiménez y a Dian Muñoz (velocistas jóvenes), porque el vacio después de que salen del colegio es muy grande”.

Consideras que le faltó algo a tu carrera?

“Sólo me falto ir a unos Juegos Olímpicos, pero me quedo con la tranquilidad de que lo di todo para conseguirlo. Alcancé mi límite humano, sin utilizar sustancias prohibidas. Quizás hasta lo sobrepasé, lo demostré cuando caí en la clínica, y eso me deja tranquilo”.

Hablas del dopaje. ¿Qué tan presente lo ven en el atletismo actual?

“Hay cosas que un ser humano normal no aguanta. No hablo de marcas puntuales, sino de un calendario de 20 torneos de tenis al año, o diez maratones, o 20 carreras de 100 metros. He leído mucha literatura de fisiología, de medicina deportiva, y no conozco estudios que expliquen eso. En Chile falta hablar del tema, estudiar los límites, hasta dónde se puede llegar, transparentar”.

Los dirigió el brasileño Jaime Netto, quien fue castigado por dopar a sus atletas.

“Me golpeó esa noticia. Yo entrené con todos los atletas, tomaba desayuno con ellos y nunca vi nada raro. Sigo manteniendo el contacto con él, es el mejor técnico de la historia en Brasil, pero esa noticia me dejó shockeado”.

“Mi lucha es la inversión en el capital humano”

“En Chile, la competencia escolar es muy fuerte, pero después, cuando deben entrar a la Universidad, eso se pierde”, cuenta Becerra, quien se involucró en la Liga de Educación Superior, instancia que reúne a deportistas de universidades tradicionales, privadas, institutos y escuelas de las Fuerzas Armadas.

Además, el atleta “debutará” como jefe de misión del atletismo en el Mundial Universitario, que se disputará en julio en Kazan (Rusia), un mes antes del Mundial de Atletismo, que también será en Rusia.

“No debe ser necesario escoger entre Universidad y deporte. La opción es estudiar con flexibilidad, dedicarte a tu disciplina y, ya con el cartón en la mano, tomar una decisión”, postula Becerra.

“Mi lucha es la inversión en el capital humano. La gente que pone los recursos valora más la infraestructura, pero quién paga un fisiólogo, un sicólogo deportivo. Acá hay una mensualidad para el deportista y su entrenador, pero nada más. Yo me la ingenié para tener un equipo multidisciplinario de una diez personas, pero el nivel de estrés era muy alto”, añade el deportista.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente: Gentileza Fedachi (Nota aparecida originalmente en Emol)
Foto: ADO Chile