Natalie Lubascher y Kelley Kobler buscan un cupo a Río 2016

Entrenan 8 horas diarias. Una congeló sus estudios universitarios de fonoaudiología y la otra dejó su trabajo como ingeniero agrónomo para dedicarse por completo al nado sincronizado. Son Kelley Kobler y Natalie Lubascher, las dos mejores exponentes chilenas de la especialidad quienes tras rematar en el octavo puesto de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 preparan su próximo desafío: lograr un cupo para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Bajo el mando de la entrenadora de origen brasileño, Marcia Leite, Natalie y Kelley se preparan en intensas sesiones en el Centro Acuático del Estadio Nacional. La preparadora, quien inspiró a las deportistas a dedicarse exclusivamente a esta artística disciplina, advierte que “el nado sincronizado desapareció del circuito después de los Panamericanos de 2007 en Río. Por eso, siempre digo que todo los que mis deportistas han logrado es sólo gracias a su esfuerzo. Ahora tenemos que encarar el preolímpico que es la primera semana de marzo de 2016 en Río de Janeiro, y hacia allá apuntan nuestros esfuerzos. Afortunadamente tenemos la posibilidad de tener una cita previa en Alemania, en enero, y otra en Francia la primera semana de febrero. Eso nos servirá para evaluar cómo estamos para pelear un cupo a los Juegos.

Las especialistas, quienes llevan ya dos años como dueto en este deporte, sacan cuentas positivas de su paso por los Panamericanos de Toronto 2015, en el que cumplieron el objetivo de estar entre las 10 mejores de la cita.

Natalie, la mayor, afirma que “la experiencia en Canadá fue increíble donde tuvimos una presentación mucho mejor de lo que esperábamos. Somos el país que más mejoró en puntaje en Sudamérica en el lapso entre la clasificación a los Juegos y los Juegos. En verdad hemos dado el ciento por ciento y cuando eso se hace se ven los resultados”.

Kelley, por su parte, agrega que “estamos muy contentas con este renacer del sincronizado porque hace mucho que no había noticias de un dueto de nado. Es primera vez que hay una pareja con características físicas tan similares porque nosotras con la Nata medimos lo mismo y nuestra entrenadora lo que vio, además de la parte física, fue el potencial”.

La menor del dúo sostiene además que “en este momento estamos a tres o cuatro puestos de la clasificación a los Juegos Olímpicos pero en nuestra disciplina subir esos lugares es súper difícil. En el mundial de Kazán, que fue después de los Panamericanos de Toronto, quedamos en el lugar número 27 y para Río necesitamos estar entre las 24 primeras. Jamás sospechamos que nos iba a ir tan bien. Eso fue lo que nos motivó a pelear una clasificación a los Juegos”.

El Nado Sincronizado, realizó este año un concentrado internacional en Brasil y las competencias en el Open de Brasil y Open de Estados Unidos con miras a Toronto 2015. La Federación, que agrupa la natación, los clavados y el nado sincronizado, recibió de parte del Mindep para esta temporada, un total de 333 millones.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente: Gentileza IND
Foto: Max Montecinos