Sebastián Castillo: “Me gustaría jugar en una liga extranjera”

El seleccionado nacional de vóleibol piso, Sebastián Castillo, fue el invitado del pasado martes a Punto a Punto, programa de conversación que transmite la Federación de Voleibol de Chile a través de su cuenta de Instagram.

En diálogo con el periodista Cristian León el voleibolista chileno habló de sus comienzos en esta disciplina, de la carrera deportivo que ha desarrollado y de las expectativas que tiene para el futuro.

Mi padre, Juan Castillo, jugó fútbol profesional en Palestino y Concepción y siempre quiso que sus hijos hiciéramos deporte, pero no quería que fuese futbol para evitar lesiones, cosa que al final no importó mucho porque a pesar de hacer vóleibol igual existieron las lesiones. Recuerdo que fue por esa razón que comencé en el colegio, el Salesiano Macul, a practicar este deporte, impulsado además por mi hermano mayor y mi entrenador de ese entonces, Carlos Mondaca”, comenzó contando el número 15 de los “Guerreros Rojos”.

Al momento de hablar del tiempo en que ingresó al seleccionado nacional y al cambio que ello implicó, Castillo aseguró que el vóleibol que se realiza en el colegio o en un club es muy distinto al que se practica en la selección. Tanto en los establecimientos educacionales como en los clubes el énfasis está en la parte formativa, en cambio en la selección se ve el vóleibol de una manera más competitiva con el fin de afrontar de buena manera el nivel internacional. Yo participé además del colegio en el Club Providencia, pero al estar en la selección la vida me cambió por lo mismo, con las rutinas, los entrenamientos y más, que son parte del sacrificio de un atleta de alto rendimiento”.

Respecto a cómo llegó a la posición de libero, el deportista chileno señaló que “he jugado en distintos puestos dentro de la cancha y, si no me equivoco, sólo me faltaría desempeñarme de opuesto. Pero en realidad siempre quise ser punta, de hecho, en esa posición me fui a probar a la selección, quedando y siendo considerado la cuarta o quinta opción hasta que en un momento se dirigió a mí el técnico Daniel Nejamkin y me indicó que debía seguir otro camino. Ese camino fue ser líbero”.  

Entretanto, al destacar algunos de los mejores recuerdos que tiene del tiempo en que defendió la camiseta de Chile, el seleccionado nacional dijo que tengo muy marcada una gira que con la selección infantil hicimos en Argentina. Yo había perdido la titularidad y en esa oportunidad lo di todo, recuperando mi posición. Siento que logré demostrar todas mis capacidades, marcando un antes y un después. Otro gran momento fue cuando conseguimos la clasificación al mundial juvenil al ganarle a Venezuela de local en el 2012, ya que vencimos a un rival que incluso las otras generaciones lo consideraban muy complicado. Fue un éxtasis total”.

También hizo referencia sobre cómo ha complementado su carrera universitaria con la vida de un atleta de alto rendimiento, comentando que ya voy en quinto año de medicina en la USACH. Haber optado por el deporte y además estudiar una carrera que demanda tanto tiempo no es fácil, lo importante es saber distribuir bien los tiempos que, si bien es difícil, no es imposible, como lo han demostrado otros deportistas que he visto. Ellos son un ejemplo que ayuda a que uno mismo se motive, ya que si ellos pueden porque uno no. De ahí que considere que se pueden hacer ambas cosas, puede costar el acostumbrarse al ritmo, pero se puede. De cualquier manera, agradezco mucho a mi universidad porque siempre me han apoyado, sobre todo en los primeros años que fueron más difíciles”.  

En relación a la buena relación que existe dentro del camarín del combinado nacional, el líbero de Chile manifestó que ha sido muy importante el gran ambiente que hay en el grupo. Todos nos conocemos desde antes, ya sea por los torneos escolares o bien en los mismos clubes, de hecho, en el Club Providencia compartí con Matías Banda y Dusan Bonacic. Eso ha llevado a que nos conozcamos bien, a que sepamos el uno del otro, sabiendo cómo respondemos cada uno en las distintas situaciones, lo que es un gran plus. Formamos una gran familia y nunca nos imaginamos que llegaríamos tan lejos juntos”.

Por otro lado, abordó las últimas experiencias que vivó junto a los “Guerreros Rojos” en el Gran Arena Monticello. El primer evento fue el Sudamericano y recuerdo que fue intenso. Jugar en un estadio lleno es una experiencia única y lograr nuevamente vencer a Venezuela de local, con ese público y consiguiendo un bronce histórico, fue extraordinario. Después vino el Preolímpico, donde no tuvimos la misma suerte, yo me lesioné en el entrenamiento a días del clasificatorio y no se logró la meta. A todos nos va a seguir pesando por un buen tiempo ese evento. Hasta el día de hoy me pregunto qué habría pasado si hubiera podido estar presente. Pero no nos podemos quedar con eso, sino que debemos quedarnos con lo bueno, es decir, con la experiencia, afirmó.

Ante el apoyo que han recibido por parte de la familia del vóleibol, el atleta nacional mencionó que “ha sido impresionante y muy relevante para el equipo. Nos motivan a seguir entrenando y querer ganar más cosas para poder de esa manera retribuir todo ese cariño. Tener a tantas personas apoyándote y no sólo de manera presencial, sino que en las redes sociales es verdaderamente crucial para nosotros, nos ayuda demasiado en la parte psicológica”.

Finalmente, al hablar de su futuro deportivo y sobre si ha pensado en continuar su carrera profesional en el extranjero, indicó que “me han comentado que ven en mi un buen nivel deportivo como para poder competir en alguna liga del extranjero y la verdad es que igual tengo ganas de vivir esa experiencia internacional y vivir del vóleibol. El año pasado me habló un técnico de la liga argentina, quien tenía la intención de que cuando yo finalizara el Preolímpico me fuera al equipo trasandino, pero me lesioné y se cortaron mis planes. Por ahora seguiré enfocado en mis estudios y en la selección, pero no me cierro en un futuro a la posibilidad de competir en una liga extranjera”.

Gracias por leer esta nota. Ahora queremos pedirte una gran ayuda…

Durante 12 años te hemos informado del deporte chileno que no sale en TV abierta, pero no podemos seguir sin tu ayuda. Realiza una donación desde $1000 o suscríbete desde $5000 mensuales y estarás apoyando el periodismo deportivo independiente

DONACIONES
SUSCRIPCIONES

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Gentileza Fevochi / Top Comunicaciones