Rusia no fue un buen lugar para los hermanos Miranda