Ziomara Morrison regresó al equipo San Antonio Silver Stars de la WNBA

1368118968_02

Ziomara Morrison hizo historia el año pasado, cuando firmó por un equipo de la WNBA, la liga estadounidense de básquetbol femenino. Durante la temporada jugó un promedio de cinco minutos y medio por partido con la camiseta de San Antonio Silver Stars, lo que podría haber sellado su suerte. Sin embargo, el propio técnico del equipo, Dan Hughes, manifestaba que la quería de vuelta para la campaña 2013-2014.

Y así fue. La chilena arribó a Texas la semana pasada para comenzar los trámites de su renovación, los que llegaron a buen puerto: ya firmó el contrato con la escuadra hermana de los Spurs de la NBA y entrena por estos días con miras a la pretemporada, que para ellas parte este sábado.

La nacional, tal como hace 12 meses, se integró al training camp del equipo, es decir, la concentración donde se elige al plantel definitivo. «Todas las jugadoras tenemos que pasar por este camp, sin embargo yo tengo todo firmado y lo más probable es que quede nuevamente en el plantel», comenta la pivote.

De cara a una nueva temporada, la seleccionada nacional asegura que «el objetivo será sumar minutos. Mientras más juegue, más posibilidades tengo de seguir creciendo como jugadora. El año pasado, como era rookie (debutante), tuve pocas opciones»

Como gran parte de las jugadoras de elite en el mundo, Morrison se integra a la liga estadounidense después de defender a algún equipo europeo en el invierno del hemisferio norte. La chilena jugó por Rivas Ecópolis de España, escuadra con que avanzó hasta segunda ronda de la EuroLeague y accedió a la final de la liga local, la que perdió ante Salamanca.

«Perder el torneo español fue un golpe fuerte, pero de todo se aprende. En la liga europea están casi todas las jugadoras con que me encontraré aquí en Estados Unidos, por lo que es un buen parámetro para saber cómo anda una»

Otro desafío para la chilena será el Sudamericano, que se jugará en julio, en Mendoza. «Ya hablé con el técnico, pero voy a pedir los permisos cuando ya esté segura, después del camp. De todas maneras, al coach le gusta que sus jugadoras defiendan a la selección, por lo que no habría problemas».

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Gentileza Febachile