Diego Pérez está en duda para la fecha de Pichilemu del Rally Mobil

El integrante del equipo Pérez Racing anuncia complicaciones para poder llegar a la segunda fecha del campeonato, puesto que es indispensable el cambio de la caja de cambio de su Ford Fiesta. La situación perjudicaría su posición en el ranking, tras el cuarto lugar obtenido en Chiloé.

Como un premio a la constancia podríamos definir el paso de Diego Pérez por la Isla Grande de Chiloé, en la primera fecha del campeonato RallyMobil. Con un trazado no exento de problemas, el piloto supo imponerse a los desperfectos en la transmisión de su vehículo, para lograr un meritorio cuarto lugar en una fecha llena de complicaciones.

El diagnóstico de su auto no es menor, ya que sobre el final de la etapa de día domingo, el Ford Fiesta con el número 55 llegaba al parque de asistencias solo con la segunda y la quinta. La situación obligó al equipo a encargar una nueva pieza, la que hoy es fundamental para poder recuperar el vehículo y salir a la pista a defender los puntos ya obtenidos.

En conversación con el exponente de la R2, manifiesta la preocupación puesto que esta y otras piezas aun no llegan al país: “Estamos en proceso de definir si participamos de Pichilemu por los problemas en la caja. Esperamos contar con ella pronto porque es lo que más necesitamos y así podremos definir si vamos a la fecha o no”.

Otro de los antecedentes que aporta el integrante del equipo Pérez Racing es que la llegada de los repuestos es imprecisa: “Encargamos también unas pastillas de freno y tenían fecha para la semana pasada. Hasta ahora no nos han llegado porque lamentablemente las fechas no son muy exactas”.

Consultado por su proyección deportiva y cómo impactaría la eventual marginación de la segunda fecha del RallyMobil, Diego Pérez comenta: “La verdad es que el cuarto lugar, si bien es un buen logro, entiendo perfecto que se dio por el abandono de los demás autos. En los próximos rallyes, es probable que los autos nuevos y mejores lleguen al final, y ahí es probable que me vaya para atrás”.

De todos modos, esta situación no altera la planificación de Diego para el resto de la temporada. El piloto reconoce que este año está enfocado en poder adquirir kilómetros para acumular experiencia, pensando en el próximo campeonato. Sumado al incremento en su nivel, el próximo año podría pensar en renovar su auto y así ser parte de los protagonistas de la categoría R2.

Finalmente, de llegar los repuestos, Diego Pérez reconoce que afrontará la carrera en Pichilemu con una estrategia más conservadora: “La verdad es que la diferencia entre los autos de punta y el auto que tengo yo es harta. Si conseguimos correr, la apuesta será tratar de meternos lo más arriba posible”.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Prensa Rally Mobil