La asignatura pendiente

En los últimos meses hemos visto como se empiezan a dar pasos importantes en infraestructura deportiva en nuestro pais. Esto debido a la construcción y/o remodelación de diversos estadios de futbol de nuestro país, teniendo en vista la realización en Chile del Mundial de Futbol Femenino Sub-20, que comienza este 19 de Noviembre. Ante esto no queda más que alegrarse de que por fin veamos avances en este sentido, los cuales beneficiarán bastante a nuestro alicaido deporte. De hecho, en la Región Metropolitana no se inaugura un estadio desde fines de los ’80 cuando comenzaron a funcionar el Monumental, San Carlos de Apoquindo y La Cisterna.

Sin embargo estos son, por ahora, oasis dentro del lamentable estado de nuestra infraestructura deportiva. Si nos acotamos a las exigencias que la FIFA veremos que, aún, muchos estadios chilenos no están preparados: baños rotos, malolientes, no hay asientos individuales ni comodos, la mayoría de los estadios tiene sus butacas sin techo (lo que obviamente espanta a la gente cuando hay lluvia), no existen accesos ni butacas para minusvalidos, ni camarines decentes. Todo esto demuestra el real nivel de nuestra infraestructura deportiva. Si hasta el Estadio Nacional da pena. No sería bueno hacer lo que hicieron los ingleses con Wembley?. Es decir, demoler el viejo Estadio Nacional y construir uno nuevo, acorde a lo que se exige hoy de un recinto deportivo?.

Pero esto no solo pasa con los estadios de futbol. Como experiencia personal puedo contar que más de alguna vez me congelé al ver un partido de la Liga de Volleyball al Polideportivo de Ñuñoa, el cual no tiene calefacción (menos mal que la Liga ahora es a fin de año, con temperaturas bastante más agradables que en Junio). Eso es un lugar común en los gimnasios chilenos en los cuales la calefacción y el aire acondicionado brillan por su ausencia. Mucho donde elegir no tenemos, ya que en la Región Metropolitana solo tenemos el Movistar Arena y el Gimnasio Olímpico de San Miguel. En provincias podemos mencionar el Polideportivo de Viña, y algunos gimnasios en las otras regiones. Si hasta la Tortuga de Talcahuano, donde se disputó un mundial adulto de hockey patín masculino a principios de los ’80, hoy está en un abandono casi completo. Y así podriamos seguir.

Obviamente que nuestra realidad no tiene nada que ver con la de los estadios europeos (con todas las comodidades posibles tanto para jugadores y publico), como la de los gimnasios y arenas de USA (que yo sepa nadie se congela en los lugares donde se juega la NBA en pleno invierno norteamericano). Y para eventos más cercanos solo nos basta ver la tremenda inversión que realizó Venezuela para la Copa América realizada en ese país el año 2007 (aunque tienen la ventaja de ser país petrolero, con varios millones en sus arcas).

Si de verdad queremos que nuestros deportistas de elite tengan las mejores condiciones para entrenar y competir, y que la gente con gusto vaya a ver eventos deportivos, es necesario mejorar en un 1000% la infraestructura que hoy tenemos en Chile. Es una apuesta que si o si debe ser realizada, y que tiene una luz de esperanza en los nuevos estadios de fútbol. Que no nos quedemos solo con esos.

Si quieres mirar como están quedando los estadios pueden seguir los siguientes links:
German Becker de Temuco: http://www.estadiogermanbecker.com
Nelson Oyarzún: http://www.nelsonoyarzun.cl.tc/

Escrito por Daniel Arellano
Foto: Charla Técnica