Menos cárceles, más deporte

En el día de ayer, lei las declaraciones de Iván Zamorano, realizadas en la recepción que se dio en La Moneda a la Selección Sub-13 de Baby Fútbol de La Legua, quienes viajaron a España y derrotaron a su simil del Real Madrid.

Zamorano dijo lo siguiente: “Muchas veces he visto en televisión alguna gente que se está presentando para Presidente que hay que hacer más cárceles, que hay que tener más Carabineros en las calles, y yo creo que no es el camino, el camino es recatar los espacios públicos, rescatar los espacios en los barrios marginales en pos del deporte, en pos de la educación y aquí está el fruto”.

Si me preguntan a mi, creo que Zamorano está poniendo el dedo en un tema bastante sensible. Y como blog deportivo, creo que el deporte, si bien no es la solución completa al problema de la delincuencia, si puede ser un gran aporte en su lucha.

Sabemos claramente que el aumento de la delincuencia se debe, entre muchas cosas, a la gran desigualdad entre ricos y pobres, asi como a la falta de oportunidades para las personas que no poseen una situación económica digna. No es raro ver en las calles de muchas poblaciones periféricas de Santiago, a varios niños y jovenes parados en las esquinas, sin nada que hacer, con padres ausentes (varias veces el padre, la madre o ambos están en la cárcel, y deben ser criados por familiares), falta de ejemplos positivos, etc. Todo eso lleva a que sean un blanco perfecto para organizaciones criminales o de narcotraficantes. Pocos no sucumben, mientras que la mayoría trata de conseguir lo que no tiene quitándoselo a otro u olvidando sus problemas en el alcohol y las drogas.

Cual ha sido la solución permanente de la clase política? Carceles, represión, más Carabineros en las calles. No digo que esto no deba hacerse, pero cuando tu única opción para enfrentar el problema de la delincuencia es esta, vamos por mal camino.

Por eso siento que las palabras de Zamorano deberían ser recogidas por nuestros pesimos políticos. Y si toman el guante, hacer una política deportiva nacional bien hecha. No se trata solo de inaugurar estadios nuevos (que no es malo para lo pesimo de nuestros estadios), ni de ponerse a llenar ,como malos de la cabeza, las poblaciones con multicanchas. No es eso.

Debe ser una política que implique tanto el tema de la infraestructura física, como el personal necesario. Hablo de tener buenos entrenadores que, en muchos casos, pasarán a ser la figura paterna o materna de quienes entrenen, el ejemplo positivo que mucho(a)s necesitan. Además, contar con un ambiente seguro, con iluminación, vestuarios, etc. Se necesitaría, además, implementación deportiva, como también la necesidad de mostrar el abanico de posibilidades deportivas que existen hoy en día. No todo puede ser fútbol. Y que decir, del apoyo de los padres, profesores, vecinos, en fin, de la comunidad toda, la cual puede unirse en torno al deporte.

El tema da para largo, pero es de esperar que, de una vez por todas, nos demos cuenta que la delincuencia es un problema multicausal y de soluciones más a mediano y largo plazo.

Y en eso, el deporte tiene mucho que decir.

Escrito por: Daniel Arellano
Foto: La Nación