Carlo de Gavardo (1969 – 2015)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Era la segunda mitad de la década de los ’90 cuando el nombre de Carlo de Gavardo comenzó a inscrutarse en el inconsciente colectivo chileno. Las noticias mostraban a un motorista nacional que se atrevía a correr uno de los rallys más extremos del mundo: El Paris – Dakar, que por esos años se realizaba aún en África.

La pasión de Carlo de Gavardo por las motos comenzó temprano, a los 6 años de edad, influenciado por su padre Giorgio de Gavardo. Sus comienzos fueron en el enduro, categoría donde destacaría, al punto de ser nueves veces campeón chileno entre 1986 y 1994.

La idea de que Carlo de Gavardo corra en el París – Dakar viene de parte de Pedro Palacios quien corrió el rally en 1991 en autos, pero no logró terminarlo. La promesa era ir juntos y ser los primeros motociclistas criollos en competir. A meses de la carrera, el huelquenino se quedó solo en el proyecto, por una lesión a la rodilla de Palacios. De esta manera De Gavardo sería el primer motociclista chileno en correr y terminar un Dakar.

Auspiciado por pinturas Ceresita y KTM Chile, además de una recolección de fondos realizada para llegar a este torneo denominada la “Carlotón”, De Gavardo viajaba a competir en la versión de 1996, terminando en el puesto 17 en una participación que incluyó una caída a un río (““No sabía nada. Ni navegar ni leer la hoja de ruta”, comentó después), un atropello e incluso prometiendo no volver más al Dakar.

A medida que pasaba el tiempo los auspiciadores comenzaron a creer en el, mientras que respondía con notables actuaciones que lo llevaron a subirse al podio del Dakar tras llegar tercero en el año 2001. No solo eso. En tres oportunidades logró el campeonato mundial en la categoría 450 cc (2001-2004 y 2005). En 1996 el Comité Olímpico Mundial y posteriormente de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), le otorgó el Premio Fair-Play por ayudar al piloto mongol Shagdarsuren Erdenebileg que sufrió en carrera la rotura de cuatro vértebras con resultado de una hemiplejia irreversible. Carlo no solo renunció a ganar un puesto en el podio, sino que arriesgó su vida yendo en sentido contrario de las motos y autos para avisar del accidente y conseguir una ambulancia.

Las muertes de Richard Sainct y Fabrizio Meoni hacen que comience a forjarse en el chileno la idea de dejar las motos, categoría a la que diría adiós en el año 2007 cuando decide pasarse a las competencias en autos.

En el momento de la despedida, quizás sean las palabras del mismo Carlo de Gavardo, tomadas desde su manifiesto, las que mejor lo definen:

“Mi pasaporte dice que tengo 42 años. Mi cuerpo, por los porrazos y las quebraduras, tiene 69. Y en mi cabeza tengo 18. No por inmadurez, sino porque un cabro chico logra los objetivos sea como sea. Así me siento.”

Escrito por Daniel Arellano
Información tomada de diversas fuentes incluyendo latercera.com, Radio Bío Bío y otras
Foto: Archivo

Nota bajo la licencia Creative Commons 3.0 (Algunos derechos reservados)

Recomendamos