Clavadistas nacionales se preparan para ir por los cupos a Río 2016

La disciplina de saltos ornamentales cumplió una actuación histórica en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Dos chilenos clasificados a las finales fueron el resultado de las grandes actuaciones de los chilenos Donato Neglia y Wendy Espina, a quienes se sumaron, sin duda, los cometidos de Diego Carquín y Paula Sotomayor, quienes también cumplieron notables actuaciones en las clasificatorias de la disciplina, pero que por errores puntuales en los últimos saltos no pudieron pelear la ronda por las medallas.

Y ese trabajo tiene como puntal el trabajo del entrenador cubano, Raúl Regino Pérez, el head coach de este deporte, quien confiesa que “este es un momento histórico para los clavados en Chile pues nunca tuvimos deportistas que exhibieran el nivel que tenemos ahora y la posibilidad de clasificar a unos Juegos Olímpicos. Tenemos dos objetivos, primero la preparación para la Copa del Mundo (Preolímpico) en febrero, y la del Sudamericano que se realizará en marzo y cuya sede aún no está definida”.

Precisamente el próximo desafío de los especialistas es la Copa del Mundo, a realizarse entre el 8 y el 14 de febrero en Río de Janeiro, y para la cual tienen financiado un proceso de concentración en Matanzas, Cuba, donde recientemente se celebró el Panamericano Junior de la especialidad. Este espacio cuenta con tecnología de punta y, además, se asemeja a las condiciones de la piscina de la cita en Brasil, cuyas instalaciones son al aire libre.

En el certamen quienes tendrán una de las mejores oportunidades para pelear por un cupo olímpico son Donato Neglia y Diego Carquín, medallistas sudamericanos que descollaron en los pasados Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Neglia fue finalista y terminó 8vo en la cita, un hecho inédito para los clavados en ese tipo de torneos, y Neglia quedó al margen de esa ronda por un error en el salto final de las clasificaciones.

Sobre su actuación en Canadá, Donato se declara satisfecho y expectante a la hora de analizar su cometido en la cita continental. “Fue muy emocionante pues si bien esperaba un buen resultado, nunca creí que podría casi estar peleando una medalla en Canadá. Fue un tremendo impulso que ahora nos tiene entrenando con más ganas que nunca, tres veces al día y con casi once horas diarias para lograr el gran sueño que es la clasificación olímpica en febrero”.

Diego Carquín, por su parte, agrega que “como disciplina estamos todos muy contentos por el trabajo que viene haciendo nuestro deporte hace varios años ya, teniendo medallas en sudamericanos. Con Donato, nuestra mejor prueba es el sincronizado y los logros, tanto de él como míos, hablan bien de la disciplina. Nuestro anhelo es participar en unos Juegos Olímpicos y ello lo veíamos como un objetivo a largo plazo. Ahora sabemos que tenemos la chance concreta de clasificar a Río 2016 en la prueba individual, pues en la prueba de saltos sincronizados es mucho más difícil”.

Tanto Donato Neglia como Diego Carquín pertenecen al Programa de Desarrollo de Deportistas de Alto Rendimiento (Proddar) y recibieron recursos del Ministerio del Deporte, a través de sus distintas líneas de financiamiento, para preparase para los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y para la próxima Copa del Mundo de Río de Janeiro. La Federación, que agrupa la natación, los clavados y el nado sincronizado, recibió de parte del Mindep para esta temporada, un total de 333 millones.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: IND