Cristóbal Guldman vivió una etapa de dulce y agraz en el Dakar

La experiencia del Dakar 2015 sin duda ha sido de gran ayuda para enfrentar el rally de este año. Cristóbal está realizando un rally más pensado, con más estrategia. “No puedo cometer errores por la ansiedad. Si llego a cometer uno, corro el riesgo que mi participación termine antes” señala al cruzar la meta en Uyuni.

El piloto de 360 Energy Drink tuvo ayer una buena maratón, aunque se mostró un poco frustrado. “Hice un excelente trabajo en el trabado, pero la última recta era de 100 Km y en eso las KTM me matan… no pude terminarla como se partió”, comenta.

En cuanto a la etapa corrida hacia Uyuni, Guldman cree que es una de las más complicadas. “Yo solo pedía que no lloviera por lo que pasamos el año pasado, pero ahora fueron otros factores. Es un doble aprendizaje, parece que hay que venir a entrenar al Salar” cuenta Cristóbal entre risas.

Sin embargo, Guldman también tuvo problemas en la jornada de hoy jueves. Entre los way point 4 y 5 pasó de largo una recta cayendo en un pozo profundo.

“Cuando logré sacar la moto del agua no me encendía, me demoré alrededor de 40 minutos en hacerla andar”, cuenta el piloto de 360 Energy Drink. “Fue una pena por que ese tiempo no quería perderlo, pero esta bien ya que lo importante era seguir y terminar bien el día” enfatiza.

La etapa que viene es la especial mas larga de la carrera que son de aproximado 530 kilómetros. A Guldman le acomoda el terreno que vienen y espera ahí poder recuperar posición.

Para el piloto de la moto 89 lo más importante de hoy es que cumplió con el objetivo: cuidar su moto durante la especial, terminar la etapa y sobre todo “el piloto llegó entero”.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente: Prensa Cristóbal Guldman
Foto: PACO Foto Agencia