Estudiar y entrenar

noticia_20318_normal

Estudiar y entrenar
Por Daniel Arellano

En esta oportunidad me gustaría poner en el debate el tema de las facilidades que un estudiante tiene para dedicarse al deporte , algo que en Chile no se discute mayormente.

A medida que vamos avanzando en nuestros estudios, la posibilidad de practicar deporte es cada vez menor en nuestro país. Por un lado tenemos que la carga académica se va haciendo cada vez más pesada, el tiempo alcanza para menos actividades y, por otro lado, los docentes no siempre entienden que el deporte es una parte importante en la vida de algunos estudiantes, como para otros puede serlo el teatro, la musica, etc.

Si alguno de ustedes tiene hermanos, sobrinos, etc, que están en la educación básica o media, verán que en general se les están dando las facilidades para que se puedan dedicar a la práctica deportiva como seleccionados de sus colegios. De a poco ha cambiado la manera de pensar que existía antes, donde el deporte no era visto de tan buena manera, y el desarrollo de un potencial atleta se veia frenado por diferentes trabas (algo que, paradojalmente, se notaba más en las escuelas municipalizadas que en las privadas).

Desde hace un tiempo, a través de la creación de los Juegos del Bicentenario, se tiene por fin una cierta estructura que permite el desarrollo de los estudiantes de básica y media de nuestro país. Pero, que sucede cuando se llega a la educación superior?.

En mi experiencia personal (de 1996 a 2003, no se como será ahora), me di cuenta que las dificultades son muchas, y ni hablar cuando el deporte es una de tus actividades favoritas, pero no llegas a ser seleccionado de tu universidad (como mucho de tu Facultad). Y en el caso de quienes han entrado por becas deportivas, tenemos que los cupos son bastante pocos, además de que una vez dentro de la universidad deben mantener un buen rendimiento académico en conjunto con sus entrenamientos.

Partamos porque, a diferencia de paises como USA donde las universidades se pelean a los alumnos deportistas, acá da casi lo mismo. Un posible seleccionado nacional no es atractivo para ninguna universidad (o para muy pocas). A eso debemos agregarle que, muchas veces, los mismos docentes no ponen las facilidades para que el deportista pueda compatibilizar ambas cosas, sobre todo en época de torneos, donde se deben aplazar pruebas o solicitar prorrogas para la entrega de trabajos, etc.

Las cosas van cambiando, lento pero seguro, y de a poco se ha visto que el deporte puede ser una parte importante de la formación integral de una persona, desde los primeros años de su educación hasta los estudios superiores. Por eso es de esperar que en algún momento el ser un deportista y estudiante destacado, al mismo tiempo, no sea algo utópico en la realidad chilena.