Karateca Claudia Vera dio a conocer su retiro del alto rendimiento

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La karateca nacional y actual presidenta de DAR Chile, Claudia Vera, dio a conocer este jueves su decisión de retirarse del deporte de alto rendimiento.

En una carta publicada en su perfil de Facebook, Vera indicó que deja la actividad a partir del 2017, temporada en la que disputará los últimos dos torneos de su carrera como deportista profesional: El Open de Las Vegas, en el mes de abril, y el Mundial a realizarse en octubre del próximo año.

Vera posee, como uno de sus últimos logros deportivos, la medalla de plata en el Sudamericano de Karate del 2015, en lo que fue su regreso a la competencia internacional tras un año fuera por motivos de su embarazo. Además, destaca su trabajo directivo como presidenta de la Agrupación de Deportistas de Alto Rendimiento, DAR Chile.

A continuación puedes leer la carta completa difundida por Claudia Vera:

“El renunciar al intento de formar parte de la selección de karate siempre me pareció algo lejano y que veía con mucho miedo. Hoy, ha llegado el tan temido día… o al menos así lo veía antes. Ya no pienso así.

Mentalmente el asunto daba vueltas en mi cabeza hace al menos seis años, pero no fue hasta hace 4 meses que escuché e hice mío el mejor de los argumentos para tomar una decisión. Tuve el mejor de los consejos en el momento preciso, y que le dio sentido a lo que tenía que pasar en algún momento; el retiro, algo que para la mayoría de los deportistas es un símil a morir, pues es una invitación para redefinirse y pensar cómo pararte frente a la vida.

Cuando me preguntaban qué hacía, yo siempre contestaba “Soy Seleccionada Nacional de Karate”, de todas formas esto es algo que está aún en construcción.

Desde que tengo ocho meses mi madre me mostro el camino del deporte, por lo que no concibo mi vida sin él. Este no es un retiro del deporte, sino de la alta competencia; de perseguir resultados y medallas. Gracias al deporte por darme hábitos los cuales me acompañaran por siempre, ordenan mi vida y me definen como persona. Uno de los principales es la perseverancia. El deporte me enseñó a luchar por los sueños, a planificar, ser rigurosa, tener hambre de ir por más, y ser resiliente, algo que hoy, lejos de la alta competición, deberé poner en práctica más que nunca.

Debo respetar el karate por todo lo que me entrego e hizo por mí, por lo que no concibo seguir presentándome a campeonatos sin tener la mejor de las preparaciones. Hoy me retiro de la selección nacional y prepararé dos torneos que he elegido para despedirme como corresponde: en abril el Open de Las Vegas (torneo al que siempre quise ir y nunca se dio) y el Mundial de mi estilo en Octubre del 2017. Como Claudia Vera, estoy preparada y disfrutando.

¡¿Cómo no agradecer todo lo que me ha dado el deporte?! Las amistades que se quieren y se aprecian como si fueran familia, a mi entrenador Ramiro Chirino, quien camina conmigo y compartió sueños por más de 12 años. Ramiro, gracias por exigirme siempre al máximo, por mostrarme que siempre puedo más de lo que creo, por enseñarme que primero somos personas, por respetar siempre mis decisiones, y sobre todo por creer en mí. Pasamos por altos y bajos, pero en resumen y mirando el todo, siempre sumamos y aprendimos de esta relación Atleta-Entrenador.

Podría contarles de mis principales resultados, pero les contaré de mis principales logros, como lo fue la importante cirugía, que tuve a mi rodilla en enero del 2012 (segunda ya), y que pese a ella a los pocos días ya estaba entrenando, porque sí, es cierto: no hay excusas cuando quieres algo, trabajas por ello y das todo por conseguirlo, y si no lo consigues debes aprender del proceso. En aquel tiempo yo entrenaba con muletas, con una tablet, en una silla… todo servía ya que la pasión estaba a disposición de Ramiro, el MAESTRO a quien le debo mucho de lo que soy.

O cómo no mencionar todo lo vivido durante mi embarazo, entrenando hasta casi los nueve meses y con la ilusión de llegar a los Juegos Santiago 2014, algo que finalmente no logré, pero el proceso fue maravilloso y luego se vio premiado con una Plata Sudamericana tras mi reincorporación a la alta competencia.

Les quisiera contar todo acerca de mis compañeros de vida, como Diego Bórquez “La Leyenda” y pilar fundamental pues además ha sido un guía, como Patricio Duque, Tomás Doussang, Ricardo Ferreira, Julio Silva, Nicolás Tapia, Pancho Villarroel, Huaso (Carlos), el gran Profe Mario Ilufi. Y también de mis compañeros de selección, entre los que destaco a la gran Gabriela Bruna, Yessy Reyes, Miguelito Sofia, Jorge Acevedo, David Dubó, Daniela Lepín, Roberto Salgado, Cristian Figueredo, Gloria Zúñiga, y muchos que compartieron más de algún sueño y viaje representando a nuestro país, entrenando en condiciones bastante más precarias de las de hoy en día, viajando días en buses, entrenando en los estacionamientos o pasillos de hoteles. Realmente quisiera contarles muchísimo acerca de estas maravillosas personas y de varias más, pero probablemente nunca terminaría de escribir aquellas lindas páginas.

Quiero mostrar mi gratitud hacia la Universidad Central de Chile, ya que ellos fueron los primeros en creer y apoyar mi carrera. También a la Municipalidad de Peñalolén y a Claudio Orrego, quien creyó en mí por ser deportista y gracias a aquello tuve la oportunidad de desarrollarme profesionalmente. Esto, amigos, marcó un antes y un después en mi vida.

Cómo no mencionar a Coca-Cola de Chile, mi lugar de trabajo que no sólo me apoyó en mi carrera, sino que me enseñó a promover mis pasiones y a descubrir otras, las cuales hoy son mi fuente de inspiración. Gracias a cada uno de los que me han brindado una oportunidad, particularmente a Frank Salmon, por creer en el deporte.

Y lo más importante, gratitud eterna a mi familia; mi marido Patricio Valencia, mi mamá, Cecilia Rivas, al Estado de Chile y ADO Chile, por apoyarme desde el 2011, y hasta hace poco. También recordar al plan bicentenario que propulso mi carrera con algo que para muchos puede sonar sencillo, pero hoy les digo con firmeza: esos 120 mil pesos mensuales fueron tan significativos, que me hicieron querer tomar mi vida deportiva aún más enserio, que después con los logros se convirtieron en mucho más y que me permitió durante un año completo dedicarme 100% a la competición.

Agradecida estoy de todo el cuerpo médico, kinesiólogos, sicólogos, nutricionistas que son tantos en estos 12 años. A todos ellos los veo representados en Fernando Radice, Sergio Valdivia, Luis Salazar, Giovanni Carcuro, Rodrigo Valenzuela, Pedro Daza, Carlos Jorquera y muchísimos más. Me disculpo sentidamente por no poder mencionarlos a todos y a cada uno.

Gracias a mis queridos compañeros de DAR CHILE; que han endulzado mi vida deportiva con el lado más social. ¡Mil gracias por acompañarme!

Gracias por todas esas palabras de aliento, incluso a quienes sin conocerme, día a día me enviaban fuerza, admiración y apoyo a través de las redes sociales.

Hoy ya no tengo miedo. Hoy veo el retiro como un aliado a mi felicidad; tengo una relación mucho más cercana y presente con mi hija y mi familia. Hoy me siento prácticamente liberada, feliz y en paz. Siento que es una de las mejores decisiones que he tomado y que bajo ninguna circunstancia fue forzada, obligada o precipitada por alguien. Esto es 100% por mí y para mi hija.

Gracias “retiro” por permitirme esto. Gracias por pasar de ser mi mayor pesadilla, al mayor momento mayor satisfacción y armonía de mi vida.

Claudia Vera Rivas
Selección Nacional 2003-2016″

Escrito por Daniel Arellano
Carta: Gentileza Claudia Vera
Foto: Archivo Emol

Recomendamos