Matías Domínguez: “Quedé impresionado por la belleza de la cancha”

El chileno Matías Domínguez está listo para jugar el Masters de Augusta, uno de los torneos más importante de golf y el primer major de la temporada, que parte este jueves.

El joven golfista nacional, de 22 años, se ganó el derecho a disputar este certamen gracias a su victoria en el Latin American Championship disputado en enero en Argentina.

Y Matías está viviendo un sueño, para el cual se ha preparado a conciencia desde entonces. “Para mí el Masters es el mejor torneo del mundo y era mi sueño poder jugarlo algún día”, confesó al sitio oficial del campeonato. “Será la más grande semana de mi vida golfística”, agregó.

El fin de semana estuvo compitiendo por su universidad, en Estados Unidos, pero ya el domingo por la tarde estaba viajando a Augusta. “Mi plan es pasar la mayoría de las noches en el Crow’s Nest (sector del club house donde pueden alojar los amateurs que compiten en este major). Mi familia y entrenadores arrendarán una casa en Georgia, pero será muy frenético y bullicioso. Sólo espero que nadie del Crow’s Nest ronque para poder dormir bien”, comentó Domínguez.

Por ese sector pasaron figuras que posteriorment inscribieron su nombre en el listado de campeones y vistieron la famosa chaqueta verde, como Jack Nicklaus, Tom Watson, Ben Crenshaw, Craig Stadler, Mark O’Meara, Phil Mickelson y Tiger Woods.

Luego de su triunfo en el LAAC Matías Domínguez ha ido dos veces a Augusta, la primera jugó 45 hoyos y la segunda 36. “Quedé impresionado por la belleza de la cancha y las excelentes condiciones en que estaba. Me sentí muy cómodo jugando ahí, especialmente después de mi trabajo para darle más altura a mi trayectoria de pelota, aunque todavía me falta jugar la cancha con los greens corriendo a la velocidad del Masters”, advierte.

Este lunes el chileno sólo practicó un poco de putter, “para sentir los greens” y mañana podría dar una vuelta de práctica con el español Sergio García.

Por ahora sólo disfrutando y dejando de lado la ansiedad, porque no se planteó objetivos específicos, sólo el deseo de jugar su mejor golf y vivir a fondo esta gran experiencia, la que muy pocos pueden contar.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Federación de Golf