Primos Grimalt: “Tokio ha sido desde un comienzo nuestro objetivo”

Los seleccionados nacionales de vóleibol playa, Marco y Esteban Grimalt, fueron los entrevistados este viernes en la transmisión en vivo que hace la Federación de Vóleibol de Chile a través de su cuenta de Facebook.

En conversación con el presidente de FEVOCHI, Jorge Pino Madrid, los atletas abordaron sus inicios en el vóleibol, repasaron los logros deportivos que llevan hasta el momento y se refirieron a las expectativas que tienen para sus próximos desafíos, que es clasificar a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio y defender el título Panamericano en Santiago 2023.

“Yo me crié en San Felipe y recuerdo que, desde los 14 años en el colegio, me metí a practicar vóleibol. Era una zona que se caracterizaba por contar con buenos entrenadores y formadores en dicha disciplina. Además, en esa época, estaba la influencia familiar, ya que habían parientes en la selección, lo que también me motivó. A los 16 años, durante el verano, empecé a jugar vóleibol playa, junto con todo lo demás que hacía el resto de año en indoor”, partió diciendo Marco Grimalt.

Por su parte, Esteban contó que al principio no me gustaba mucho el vóleibol y practicaba otros deportes. Pero después hubo un torneo en mi ciudad, Linares, de gran envergadura a lo que yo no estaba acostumbrado. Recintos absolutamente llenos, donde la gente hacía fila para entrar al estadio municipal. En esa oportunidad vi a mi hermano celebrar, lo que hizo que comenzara en mí el cariño por este deporte”.

Con respecto a cómo lo han hecho para poder compatibilizar sus estudios universitarios en administración de empresas, Marco comentó que “ha sido un proceso difícil, sobre todo porque acá en Chile no hay muchas universidades que entienden la vida del atleta y brinden apoyo. Por suerte con Esteban hemos contado con el respaldo de nuestra universidad, la Andrés Bello, el que ha sido fundamental para poder responder en los estudios y en el deporte. Si bien nos tomará más tiempo finalizar nuestros estudios al tener que optar por menos carga académica debido a la cantidad de viajes que realizamos durante el año por el vóleibol, y que aproximadamente abarcan seis meses, afortunadamente los profesores nos comprenden y están en constante comunicación con nosotros”.

En relación a lo mismo, Esteban agregó que “la universidad nos ha permitido ir adaptando los estudios con nuestra realidad deportiva, por lo que estamos muy agradecidos. Por otro lado, hemos contado con el apoyo de nuestros compañeros, los que van cambiando constantemente al tomar menos ramos, pero nos reconocen y colaboran siempre al estar conscientes de todo el trabajo y sacrificio que realizamos, sobre todo cuando nos toca competir y hacemos todo lo posible de dejar lo más alto el nombre de Chile”. 

Refiriéndose al cambio que hicieron del vóleibol indoor al vóleibol playa, el oriundo de Linares aseguró que recién el 2007 decidimos con Marco disputar el Circuito Nacional de Vóleibol Playa completo. En ese momento ya éramos parte de la selección nacional de indoor, lo que nos tenía entrenando todo el año en esa área y cuando llegaba el verano competíamos en playa. Ese mismo año comenzamos también a disputar los torneos sudamericanos, pero sólo los que se hacían en Chile, porque eran los que en ese tiempo podíamos disputar. De a poco fuimos obteniendo mejores resultados y ya en el 2009 logramos nuestro primer sudamericano en Viña del Mar, abriéndosenos la posibilidad de competir en el sudamericano que en ese año se realizaría en Medellín, para el que fuimos nominados en indoor y volley playa. Ahí fue cuando tuvimos que tomar la difícil decisión, inclinándonos por la arena en base a las recomendaciones que recibimos y pensando en la proyección que teníamos”.

Entre tanto, el nacido en San Felipe recalcó que “con Esteban siempre hemos sido muy competitivos y el vóleibol playa, al ser sólo de dos jugadores, nos hacía más fácil alinear los objetivos, considerando que ambos, de acuerdo a nuestras características, tenemos una mentalidad ganadora que nos mantiene siempre motivados. Además, considero que este deporte es super físico, táctico y de mucho compromiso, lo que ha hecho que cada vez me vaya encantando más, sobre todo que me ha dado la oportunidad de conocer la elite mundial de esta disciplina, evidenciando pequeños detalles que para mí marcan la diferencia con el indoor”.

Al momento de hablar de los técnicos que han tenido a lo largo de su carrera, Esteban señaló que nuestro primer entrenador fue Rodrigo Grimalt, quien no sólo nos enseñó el vóleibol playa, sino que además fue el principal intermediario para que contáramos con un entrenador principal internacional cuando vio que necesitábamos crecer. Posterior a eso, Grimalt nos siguió apoyando, convirtiéndose en el tercer primo. Luego contamos con Marcelo Carvalhaes, un tremendo profesional y un gran formador. Él nos dio la esencia del vóleibol playa, entregándonos las herramientas de esta disciplina”.  

Complementando lo anterior, Marco indicó que con nuestro tercer entrenador, que fue Eduardo Garrido, tuvimos un proceso largo de cinco años. Durante ese período él nos ayudó a desarrollarnos mejor para que pudiéramos lograr insertarnos en la elite del vóleibol playa y conseguir así grandes logros. Ahora, desde hace un tiempo, estamos con Paulao, con quien hemos tenido una curva ascendente, alcanzando junto a él nuestro máximo nivel o performance. Él es un técnico muy estudioso, estadístico y con una trayectoria tanto de jugador como de entrenador, lo que nos ha dado la oportunidad no sólo de poder absorber su experiencia, sino también de entrenar y competir con grandes deportistas al ser él alguien muy conocido dentro del mundo del vóleibol”.

También recordaron la importante clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016. “Fue un sueño hecho realidad. Siempre deseamos ser deportistas olímpicos y cuando comenzamos en el 2010 nos habíamos propuesto que íbamos a clasificar a la cita de los cinco anillos en Tokio, que supuestamente se realizarían este 2020.  Sabíamos lo complejo que era lograr este objetivo y todo el trabajo que había que realizar en el camino, no obstante, conseguimos lograrlo antes cuando clasificamos para Brasil. Esa clasificación fue un momento maravilloso, especialmente porque lo hicimos en casa, con nuestra gente, viviendo la experiencia de estar en un torneo de esa envergadura, compartiendo en la Villa Olímpica con los mejores deportistas del mundo, lo que nos marcó mucho y pasó a ser la base de nuestra motivación”, manifestó Esteban.

Mientras que al hablar del histórico oro obtenido en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, Marco afirmó que para nosotros Río y Lima han sido los hitos que han marcado nuestra carrera deportiva. Significaron un proceso largo y de mucho esfuerzo.  Nuestra primera participación fue en Guadalajara 2011, después en Toronto 2015, donde logramos llegar a semifinales, y finalmente vino Lima 2019, donde nos enfrentamos a los mismos rivales que antes nos habían ganado, como la dupla mexicana.  Antes del 2019 nunca le habíamos ganado a los mexicanos, pero en esa oportunidad logramos hacerlo dos veces, primero ganándoles en la fase de grupos, lo que nos dio mucha confianza, y luego, en un encuentro complicado, el que cerramos con un título, con una medalla de oro, demostrando que la experiencia es lo que te hace estar mejor preparado”.

Finalmente, al abordar las expectativas que tienen para el futuro, dentro de las cuales está acceder a los Juegos Olímpicos de Tokio y defender su título en los Juegos Panamericanos de Santiago 2023, Esteban precisó que Tokio ha sido desde un comienzo nuestro objetivo y hasta ahora estamos en puestos de clasificación en el ranking mundial, esperando que así sea hasta que se haga el corte. Considero que estamos en nuestro mejor momento y con muchas ansias de competir. Después vendrá Santiago 2023, un evento que nos motiva mucho al tratarse de una competencia muy importante que se realizará en nuestro país, pudiendo mostrarle a nuestra gente todo lo que hemos aprendido además de defender nuestro oro en casa”.

Gracias por leer esta nota. Ahora queremos pedirte una gran ayuda…

Durante 12 años te hemos informado del deporte chileno que no sale en TV abierta, pero no podemos seguir sin tu ayuda. Realiza una donación desde $1000 o suscríbete desde $5000 mensuales y estarás apoyando el periodismo deportivo independiente

DONA AQUÍ
SUSCRÍBETE AQUÍ

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Gentileza Fevochi / Top Comunicaciones