Tania González: «En el corto plazo me sigo proyectando en el Enduro»

La motociclista nacional Tania González (25 años) se ha transformado en una de las figuras de esta disciplina en nuestro país, sobre todo en el ámbito del enduro. Pero no solo ha destacado en enduro, ya que su carrera también suma pasos por el motociclismo de pista y el motocross, al punto que es la actual campeona nacional femenina del Campeonato CHILE MX de esta última modalidad.

La oriunda de Licantén, en la Región del Maule, respondió el cuestionario que le envió nuestro medio para conocer más de su historia, los desafíos que ha enfrentado en su carrera y como se proyecta en el motociclismo para los próximos años.

Cuéntame sobre tus inicios ¿Cómo llegaste al motociclismo y por qué elegiste este deporte en específico?

Desde que tengo memoria creo que estoy ligada al motociclismo. Siempre, por medio de mi papá, habían muchos amigos que llegaban a la casa en moto, veíamos las carreras en VHS. El era un fanático de las motos, entonces desde que tengo memoria siempre estuve ligada al mundo motor. El bichito nació porque a mi hermano mayor le regalaron una moto. La verdad, es que el no anduvo mucho, pero me subía a mi, jugaban ahí conmigo. Yo creo que ahí me picó el bichito. Después, cuando ya tuve la edad, por mi misma pedía andar en moto.

Un poco más grande hice otros deportes. Practiqué atletismo, jugué fútbol. Me gustaba hacer hartos deportes. Llegó un momento en que mi mamá me dijo «no puedes hacer tantos deportes, trata de decidirte por uno y hacerlo bien». La verdad, ni lo pensé y dije «no, quiero correr en moto». Ahí empecé a dedicarle más tiempo, empecé como a verlo de otra forma y se ha convertido en mi pasión durante todo este tiempo.

Si no te hubieras dedicado al motociclismo, ¿en qué otra disciplina te hubiera gustado competir?

Si no me hubiera dedicado al motociclismo, igual tenía otras alternativas. Me gustaba mucho el fútbol, es una disciplina en la que no me iba mal. Siempre digo, hasta ahora, que si me retirara de las motos, me gustaría correr en bici. Me gusta mucho el descenso. Es una disciplina que yo digo «si me bajo de la moto, voy a correr en bici» (risas).

¿Fue difícil insertarse en el mundo del motociclismo, considerando que siempre se ha visto como un deporte de hombres?

La verdad fue súper difícil insertarse en este mundo, que antes era mucho más de hombres, por así decirlo. Al principio, obviamente, no lo notaba. Lo veía como diversión, no notaba la competencia, nada, solo disfrutaba. Pero cuando cumplí 10, 12 años, que fue cuando también me empezó a ir mejor, estaba peleando en mi categoría con hombres y empecé a notar el tema de «como te puede ganar una mujer». Los mismos papás decían «oye, como te gana una mujer» retándolos frente a mi, obviamente con otras palabras. Mi mamá trató un poco de protegerme de eso, de que no le tomara importancia, de que me enfocara en mi carrera.

Muchas veces me botaron o me tiraron la moto pero aprendí a defenderme. Aprendí que el deporte era así. Muchas veces fue con mala intención pero seguí en esto y de a poco se fue abriendo el camino. Ese momento si fue un poco difícil, yo no lo entendía mucho, me daban lata esos comentarios como «no te puede ganar una mujer». Pero si, si podía ganar una mujer (risas).

Naciste en Licantén, vives en Curicó. Desde tu experiencia, ¿Es difícil para alguien de regiones convertirse en un deportista de alto rendimiento?

La verdad que el ser deportista de región, siempre es un tema. Uno, que siempre es difícil llegar a las competencias, como es más difícil el acceso a las carreras, el moverse, el apoyo. Siento que de repente, también, a pesar de los logros como que no nos toman mucho, no se si el peso o la importancia, al no estar en Santiago que es el centro, que es donde están todos, que es donde entrenan todos. Si, siempre es un tema complicado, pero creo que de a poco se ha ido abriendo ese camino. Cada vez somos más los deportistas de regiones y ha quedado demostrado también que a lo largo de todo Chile hay grandes talentos y grandes deportistas.

Al principio era súper complicado. De Licantén, un pueblito chiquitito, que la verdad la gente, al menos del motociclismo, ni lo conocían. Te cuento que para llegar a las competencias, en los inicios, yo viajaba llevando la moto en el maletero de un bus. Llegábamos hasta Buin, donde me esperaba mi tío Adolfo, el nos prestaba la camioneta y seguíamos hacia Santiago o donde fuera la carrera. Corría, nos devolvíamos hasta Buin, devolvíamos la camioneta y esperábamos el bus de vuelta. Ahí de nuevo la moto al maletero hasta llegar a Licantén. La vedad es que era toda una travesía pero que ahora igual me doy cuenta de que ese esfuerzo realmente valía la pena y para mi es un orgullo contarlo y transmitir esa experiencia.

¿Cuáles han sido las mayores complicaciones que has vivido durante tu carrera deportiva?

La mayor complicación de mi carrera deportiva siempre ha sido el tema económico. Se que elegí un deporte súper caro, que de hecho no se ve mucho todavía acá, como a nivel nacional. Siempre la complicación ha sido la plata, el poco apoyo. Yo no tengo apoyo del Gobierno, a pesar de mis resultados. Esa es mi mayor complicación, porque las ganas están, la dedicación está, el entrenamiento está, siempre he tenido el respaldo de mi familia que han dado todo pero todo para que yo siga en este deporte.

¿Actualmente te dedicas 100% al motociclismo?

Si, prácticamente estoy dedicada en un 100% al motociclismo. Dedico mi día a día a entrenar, entrenar y entrenar (risas). Igual tengo mis negocios, pero van relacionados a lo mismo: vendo aceites, cosas de motos, como una tienda online. También vendo galletones de avena a las tiendas conocidas de acá de Curicó y también hago estampados de poleras, relacionadas a las motos. Esos son mis tres negocios y son cosas extra que hago, aparte de la moto, pero que van un poco ligadas a eso. También hago clases, principalmente a niños, dos veces a la semana. Así que ahí me voy moviendo, pero todo siempre va ligado al motociclismo.

¿De qué manera financias hoy tu carrera? ¿Tienes aportes estatales, de privados?

La manera de financiar mi carrera deportiva es con ayuda de algunas empresas privadas, también tengo apoyo de la Corporación de Deportes de acá de Curicó y de la Municipalidad de Licantén. Apoyo estatal no tengo, o sea no tengo apoyo del Ministerio del Deporte o del IND o cosas así, nada. Sobre todo cuando me ha tocado viajar afuera, ahí toca moverse, hacer rifas, hacer actividades para juntar los recursos para poder viajar y representar a Chile.

En el año 2015 participaste en el Nacional de Velocidad, una modalidad ajena a lo que realizas en los últimos años (enduro y motocross). ¿Cómo recuerdas esa experiencia?

El año 2015, que fue cuando me inicié en todo esto de las motos de velocidad, fue un año increíble la verdad. Lo pasé súper bien, fue una experiencia súper bonita que no pensé que se me iba a dar. Partió todo por aprender y luego quedar seleccionada para participar de esta monomarca, fue bacán, fue una experiencia muy buena, aprendí mucho. Hacíamos entrenamientos mensuales, también viajamos a Termas de Río Hondo, que fue una de mis mejores experiencias. Se dio también que me quedé con el Campeonato Nacional de Velocidad. Ese año lo pasé súper bien realizando esa modalidad y aprendí bastante como persona, como deportista. Fue un año súper positivo y también fue positivo aprender algo distinto y compartir la monomarca con otras pilotos.

El 2020 competiste por primera vez en el Campeonato del Mundo de Moto Enduro. ¿Cómo se dio esa opción de competir en el extranjero? ¿Quedaste conforme con tu actuación?

El haber participado en el Campeonato del Mundo fue un sueño, un sueño hecho realidad. Fue algo que siempre había querido.

El asistir se dio súper rápido. Igual fue como extraño porque estábamos en plena pandemia, sin competencia a nivel nacional. Se dio esta oportunidad, gestionada por la Federación de Motociclismo de Chile donde me ayudaron a gestionar los papeles, el tema de la moto, mis pasajes, todo, estuvimos súper conectados y se dio la oportunidad de ser la primera chilena en ir a un campeonato de Enduro GP.

En cuanto a mi participación, la verdad es que terminé un poco triste y frustrada a pesar de la gran experiencia. Fue una carrera super dura, no lo pasé muy bien, no tuve mucho apoyo allá en cuanto a mi asistencia en lo técnico, pero de eso se aprende. A pesar de haber terminado frustrada la verdad es que quedé super contenta de haber podido asistir y obviamente con ganas de ir a una revancha (risas), ir mucho más preparada, ir con ritmo competitivo, porque fui en plena pandemia entonces iba sin carreras, con un ritmo distinto, con un poco de miedo. A pesar de eso estoy con muchas ganas de ir por esa revancha para demostrar lo mejor de mi.

Si tuvieras que elegir ¿Prefieres el motociclismo de pista, el enduro, el rally cross country o el motocross?

De todas las disciplinas de motociclismo, la que más estoy disfrutando y la que más me ha dado resultados es el enduro, a pesar de que disfruto mucho de todas. El motocross me encanta, la sensación, la adrenalina, el tema competitivo, pero el enduro ha sido lo que más me ha llenado y es donde he tenido mis mejores actuaciones. En cuanto al rally, es algo que me llama mucho la atención aunque aún no tengo la oportunidad de practicarlo pero si me gustaría probar y quizá en algún momento soñar con un Dakar.

¿Cómo ves el nivel del motociclismo femenino en Chile?

El nivel del motociclismo femenino en Chile cada día está mejor. Cada día aparecen más niñas, se motivan, ven también que se pueden lograr cosas, que se puede estar ahí a la par así que eso es algo súper positivo que no se veía antes. Ahora en motocross, en enduro, tenemos la categoría y el nivel cada día va subiendo así que es muy importante eso. Obviamente, llamo a todas las chicas a que se atrevan, que vayan a competir, a que prueben. Entre todas nos ayudamos y fomentamos la categoría.

¿Crees que se pueden seguir abriendo espacios para que las mujeres de nuestro país se atrevan a participar en el motociclismo?

Si, obviamente se pueden seguir abriendo esos espacios en el motociclismo femenino. En lo personal, siempre trato de incentivar a las chicas, de ayudarlas, de darles algunos tips, de abrir esos espacios acá en mi zona o donde ande entrenando siempre trato de incentivar.

Creo que los espacios se pueden ir dando en todos los deportes. Ahora ningún deporte es de hombre o de mujer, todos los deportes los pueden practicar un hombre y una mujer (risas). Eso hay que seguir incentivando, no solo en el motociclismo sino que en todos los deportes y sobre todo que se sigan dando estas instancias en el deporte motor, que tanto nos ha costado ganarnos ese espacio.

¿Cuál es tu balance de la temporada 2021?

Este año 2021 doy un balance totalmente positivo. No me esperaba un año tan bueno y simplemente los resultados se fueron dando. Partí compitiendo el año en Estados Unidos. Hice tres carreras del GNCC, que es uno de los campeonatos más importantes del enduro cross country en Estados Unidos y tuve súper buenos resultados. Tuve un sexto, un tercer y un primer lugar quedando novena en la final del campeonato así que la verdad quedé muy contenta con esa experiencia, de mis resultados, de como se dieron las cosas. De vuelta acá en Chile logré ganar el Campeonato Nacional de Enduro FIM y ahora, hace un par de semana, gané el Nacional de Motocross así que la verdad, feliz. Sumar dos títulos nacionales en un año de verdad que se sintió bien emocionante.

¿Cómo proyectas tu carrera a futuro? ¿Participar en el Dakar sigue siendo un objetivo?

Mi carrera deportiva por ahora, así como en el corto plazo, la sigo proyectando en el enduro. Me gustaría cumplir todos mis sueños y mis objetivos en el enduro. Por ahora estoy focalizada en eso pero desde muy pequeña siempre he soñado con el rally, he soñado con un Dakar. También me proyecto en eso, un poquito más a largo plazo pero hay que ir viendo como se dan las cosas. Por ahora, esos son mis dos objetivos, a corto y mediano plazo lograr todos mis sueños en enduro y si se me da la instancia, obviamente, tratar de correr rally y cumplir ese sueño de correr un Dakar.

Como otro proyecto en lo personal, ligado al motociclismo, me gustaría seguir potenciando el tema de las clases. Me encanta enseñar, transmitir mi experiencia, trabajar con los niños y las niñas, así que también me gustaría establecer mi escuela como Tania González y seguir fomentando el motociclismo por muchos años más.

Durante 13 años te hemos informado del deporte chileno que no sale en TV abierta, pero hoy necesitamos tu apoyo. Puedes suscribirte o realizar una donación a nuestro medio uniéndote a nuestra comunidad

Entrevista realizada por Daniel Arellano
Foto: Archivo Instagram Tania González