Terremoto en el tenis

Para algunos los puede haber tomado de sorpresa (como a quien escribe), pero la renuncia de Fernando González a representar a Chile en la Copa Davis, mientras continúe la actual directiva de la Federación, a cargo de José Hinzpeter, muestra que la denominada “familia del tenis” no está tan unida como parece.

Los problemas entre los jugadores de Copa Davis (lease González, Massú y Capdeville) con la directiva de la Federación comienzan en noviembre del año pasado. En esa oportunidad los padres de los tenistas enviaron una carta a la Federación dando a conocer que tenian algunas “dudas” con respecto a la rendición de cuentas de la serie que Chile jugó frente a Australia en septiembre del 2008.

Esto, porque en un acuerdo firmado en el año 2005, se estipuló que los representantes de los jugadores podían revisar los montos entregados por la Federación por la participación de estos en la Copa Davis. Estos dineros se repartirían en un 70% para los tenistas y el restante 30% para la Federación. Obviamente, cuando vieron la existencia de posibles irregularidades, tuvieran sus dudas con la gestión de esos dineros.

Una semana antes de las elecciones en la Federación para elegir una nueva directiva se filtró esta carta, como un acto por parte de los padres de Massú y González, gatillada por la posible reelección de José Hinzpeter. Según un allegado a Fernando González “Esa fue una decisión para desestabilizar a Hinzpeter, de quien creían que estaba realizando una muy mala gestión y haciéndole mal al tenis chileno“.

La Federación no aguantó este “ataque gratuito” y decidió que lo mejor era dar a conocer a la opinión pública los montos ganados por los tenistas, como una manera de transparentar el tema, lo cual no estaba estipulado en el acuerdo firmado el año 2005, lo cual llevó al quiebre total entre dirigentes y jugadores.

Es desde entonces que Fernando González empezó a pensar seriamente en renunciar a la Copa Davis, si es que Hinzpeter era reelegido, cosa que finalmente sucedió (en la elección, Hinzpeter derrotó a Jaime Fillol).

Todo este cúmulo de situaciones llevó que la paciencia de Fernando González se acabara, preparando el comunicado de su renuncia a jugar la Copa Davis por Chile, la cual está condicionada a la permanencia en el cargo de la actual directiva. Solo si quienes están a cargo de la Federación renuncian, podremos ver al Feña defendiendo los colores chilenos.

Pero no solo las “dudas” en la entrega de los dineros de la Davis por parte de la Federación llevaron al Feña a renunciar a la Copa Davis. Según información del Diario La Tercera Online, existen directivos que han llegado, junto con la reelección de Hinzpeter, con antecedentes comerciales para nada muy limpios. Entre estos estarian Horacio Saavedra y Angelina Orellana.

Saavedra tiene a su haber 20 protestos que en total alcanzan cerca de 10 millones de pesos. Sin embargo la historia comercial de Orellana es bastante más seria, ya que posee 74 causas con una deuda de casi 10 millones y registra protestos cercanos a los 7 millones de pesos.

Por lo que se ve, las aguas no están muy quietas ni muy transparentes en la “familia del tenis”.

Cual es tu opinión sobre la renuncia de González a jugar Copa Davis por Chile?.

Escrito por Daniel Arellano
Fuente: Blog de Deportes de El Mercurio