El bronce de Chile en el Mundial de Básquetbol de 1950

Hoy puede parecer algo casi imposible, pero hace 70 años atrás Chile formó parte de un Mundial de Básquetbol Masculino, alcanzando, incluso, un lugar en el podio.

En 1950 se disputaba el I Mundial de la disciplina el cual se llevó a cabo en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, entre el 22 de octubre y el 3 de noviembre de ese año, el cual contó con la participación de 10 selecciones, incluyendo a Chile.

Los equipos que participaron fueron Estados Unidos, Francia y Brasil, quienes habían obtenido el podio en los Juegos Olímpicos de Londres 1948; Egipto como campeón europeo de 1949; Italia y España, quienes ganaron su cupo en el clasificatorio europeo realizado en Niza en 1950; Argentina como organizador; Ecuador como invitado, Uruguay como campeón del sudamericano de 1949 y Chile como tercero del subcontinente (Brasil, que fue segundo, ya estaba clasificado por su actuación en Londres).

Doce fueron los jugadores nacionales que conformaron la selección nacional que participó en el torneo: Juan José Gallo, Hernán Ramos, Luis Marmentini, Eduardo Cordero, Víctor Mahana, Exequiel Figueroa, Mariano Fernández, Rufino Bernedo, Pedro Araya, Raúl López, Marcos Sánchez y Juan Ostoic, siendo dirigidos por Kenneth Davidson.

Chile en el Mundial de Básquetbol 1950.
Arriba: Raúl López (39), Hernán Ramos (31), Víctor Mahana (34), Exequiel Figueroa (35), Juan Gallo (30), Eduardo Cordero (33)
Abajo: Luis Enrique Marmentini (32), Marcos Sánchez (40), Rufino Bernedo (37), Pedro Araya (38), Mariano Fernández (36) y Juan Ostoic (41)

El día 23 de octubre, la segunda jornada del Mundial, comenzó la participación chilena. Al frente estaba un poderoso rival, como Estados Unidos.

Gallo, Cordero, Mahana, Figueroa y Bernedo fue el quinteto nacional que entró a la cancha del Luna Park, ante 18000 personas, para su debut en un torneo Mundial.

Si bien en el papel era un encuentro de David contra Goliat, Chile se plantó de igual a igual al punto que logró generar un partido más equilibrado de lo que esperaba en un principio, según comenta la Revista Estadio en su número 389. La paridad en el juego se reflejó en el marcador, al punto que el primer tiempo terminó con una ventaja de 20-19 para Estados Unidos. Chile logró emparejar el marcador en más de una oportunidad durante el segundo tiempo, aunque el triunfo terminó en manos de los estadounidenses por un estrecho 37-33.

Punto clave en el primer partido fue la gran cantidad de faltas que fueron cobradas al equipo nacional. “Una apreciación errada del arbitro francés, que actuaba en pareja con el argentino, aumentó los fouls a los nuestros, al estimar que la infracción en la marcada era del que defendía, permitiendo al que llevaba la pelota que entrara usando codos o el cuerpo“, indicó la Revista Estadio. Esto llevó a que Chile debió jugar con reservas durante 10 minutos, aunque quienes entraron a reemplazar a sus compañeros estuvieron a la altura y dieron dura batalla en la cancha. La actuación dejó buenos comentarios de los especialistas, destacando la figura de Rufino Bernedo quien se alzó como el máximo anotador nacional con 9 puntos.

Por haber perdido ante Estados Unidos, Chile pasó a una etapa de repechaje, donde su primer encuentro fue ante Yugoslavia, el 24 de octubre.

Este fue el partido más fácil que tuvo el equipo nacional, llevándose el triunfo por un marcador de 40-24. Los máximos anotadores fueron Rufino Bernedo y Víctor Mahana, con 9 puntos cada uno.

El triunfo ante Yugoslavia le permitió a la Roja pasar a la segunda fase del repechaje, donde debió enfrentar a su similar de España. Los europeos fueron un rival más complicado que Yugoslavia, principalmente por el juego físico que buscó imponer el cuadro ibérico. Pese a esto, Chile pudo sacar adelante el partido y llevarse el encuentro por 54-40 con Bernedo nuevamente alzándose como la máxima figura nacional, con 17 puntos. El triunfo le permitió instalarse al equipo nacional en la ronda final del torneo.

¿Cómo le fue a Chile en la ronda final? Revísalo en la siguiente página