El “Vía Crucis” de Odette Palma

Puede que a usted, estimado léctor, el nombre de Odette Palma no le suene mucho. Lamentablemente eso es así para muchos chilenos debido a que el atletismo no es una disciplina tan másiva, más allá de que el running hoy tenga a muchos cultores y esté creciendo a pasos agigantados.

Odette es campeona y recordwoman chilena de lanzamiento del martillo con una marca de 66.63 metros pero hoy no es noticia por sus logros deportivos sino que debido a la polémica generada con la Federación Atlética de Chile.

Todo comenzó luego de los Juegos Panamericanos donde Odette resultó séptima en la competencia del martillo. En declaraciones posteriores a la competencia dio a conocer las paupérrimas condiciones en las cuales se preparó y compitió en Guadalajara partiendo por competir con zapatillas rotas, tener que entrenar en un foso no oficial que estaba al lado de un basurero en las instalaciones del Estadio Nacional y que su entrenador no estuvo con ella en la competencia (no fue considerado dentro de la delegación atlética) y debió enviarle las instrucciones vía mensajes de texto en plena competencia.

¿Que sería lo esperable de una Federación Profesional (aunque dudo que problemas de este tipo pasen en una federación realmente profesional)?. Revisarian los procedimientos, hablarian con la atleta y buscarian soluciones para que esto no se vuelva a repetir.

¿Cual fue la respuesta de la Federación?. Sencillamente la castigan haciéndola perder sus derechos federados por dos meses, por lo que Odette no podrá competir por todo ese tiempo. El problema es que esta suspensión cae justo cuando estaba en busca de un cupo para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Lo que vemos hoy en este caso no es más que una muestra de como en Chile no sabemos arreglar las cosas. Si la atleta se hubiera equivocado en sus declaraciones hubiera bastado una conversación con los dirigentes, unas disculpas públicas y el ponerse a realizar un trabajo más fuerte dentro de la propia Federación para ver en qué se falló, que se debe mejorar, así como en comenzar las conversaciones con las entidades mayores, como Chiledeportes, para mejorar aún más las condiciones en que entrena la atleta.

Lamentablemente existe un precedente no menor como fue el protagonizado el año 2009 en el Sudamericano disputado en Lima donde el presidente de la Federación, el señor Álvaro González, prohibió a todos los atletas de la delegación chilena dar entrevistas. El caso de Odette Palma solo lleva a preguntarse ¿de verdad existe libertad de expresión en la federación o los atletas deben bajar el moño y no dar a conocer lo que sucede?.

Lamento la falta de una mayor autocrítica por parte de la Federación la cual solo se ha limitado a defenderse como gato de espaldas incluso publicando, en Facebook, los montos que recibe Odette al año. ¿De verdad se cree que con $4.500.000 anuales un atleta puede, realmente, manejarse en el alto rendimiento?. Ese monto es ridículo si revisamos los dineros que tienen los mejores atletas del mundo. Acá ni siquiera la Federación ha sido capáz de gestionar que privados puedan auspiciar a sus atletas.

Yo espero, por el bien del atletismo chileno, que los dirigentes sienten cabeza y arreglen esta situación. Lo que menos necesitamos es que a ellos se les suba el ego a la cabeza y lo pongan por sobre el futuro de una atleta que puede darle muchas satisfacciones a Chile.

Escrito por: Daniel Arellano
Foto: El Gráfico