Francisco Cayulef: «Jugamos bajo la convicción de que teníamos que ser campeones del mundo»

El fin de semana pasado, el Team ParaChile nos entregó dos títulos mundiales, los cuales llenaron de alegría a los fanáticos del deporte nacional.

Uno de esos títulos fue el conseguido en el Mundial por Equipos de Quad Tenis, disputado en Turquía, donde la dupla formada por Francisco Cayulef y Diego Pérez obtuvo un triunfo inédito para el país en esta modalidad de tenis paralímpico.

En el quad tenis participan deportistas que tienen una deficiencia que afecta a la mano que sujeta la raqueta, así como en sus extremidades inferiores.

El Deportero conversó con Francisco Cayulef, quien contó mayores detalles sobre este título mundial así como los problemas que debieron sortear antes de convertirse en campeones del mundo.

Me gustaría conocer tus sensaciones a 72 horas de conseguir este título mundial histórico para el quad tenis chileno

Creo que todavía las sensaciones son de incredulidad. Nosotros tenemos que seguir jugando torneos, ahora estoy en España, sigo viendo las redes sociales y me es difícil creer lo que hicimos. Este es un hito histórico para el tenis adaptado por todos los años que hemos llevando luchándola, luchándola, luchándola y la verdad es que eso deja una sensación grande, de orgullo, de emociones, de alegría, de mucha felicidad pero sobre todo de mucho esfuerzo y perseverancia. Estamos muy contentos y orgullosos de lo que hicimos.

Yo creo que de aquí, al igual que los Parapanamericanos, de aquí a un par de meses recién vamos a caer en lo que hicimos, han sido meses muy exitosos para nosotros. En lo personal, la medalla de singles en Santiago, la medalla de dobles y ahora ser campeones del mundo. En menos de 5 meses la vida me ha dado un giro rotundo en lo deportivo y en todo aspecto así que muy contento.

¿Cómo viviste ese instante en que lograron coronarse campeones mundiales?

Fue un torneo difícil la verdad, pero la final, sobre todo, fue muy complicada, porque ellos (Turquía) están con un jugador que está jugando muy bien, que es Kaplan, que está con mucha confianza, pegarle mucho y fue difícil poder enfrentarlo a el. Aparte el público turco es muy molestoso entonces nos celebraban las dobles faltas, nos gritaban entremedio de los puntos y son muy intensos, viven el tenis de manera muy intensa.

A diferencia de Santiago 2023, donde nosotros éramos locales y teníamos esa confianza, aquí cualquier error era doblemente frustrante debido a que el público estaba totalmente en contra de nosotros y había mucha gente, fue televisado, estaba el dueño de uno de los resorts más grandes de Antalya también, estaba con su staff y había mucha gente importante viendo la final y la gente de la ITF también nos hacía sentir una presión extra. Creo que logramos manejar bien la presión y al momento del último juego los demás compañeros se acercaron, nos abrazaron y pudimos gritar y hacer patria a tantos kilómetros de Chile.

Las series en general fueron muy parejas. De hecho, todas las ganaron por globales de 2-1. ¿Cuál fue, a tu juicio, el rival más complejo que tuvieron que enfrentar?

Si, la verdad es que fue bien complejo todo. El torneo previo, que ya lo analizaré más adelante, empezamos el Mundial y a Diego no le había llegado su silla. Diego llegó un día antes de competir por el Mundial y no le llegó su silla, tuvo que adaptarse a otra silla, no fue capaz de adaptarse, terminó jugando en silla de calle. Yo gané mi single, el lamentablemente perdió en su silla de calle, que era muy difícil lograr competir y jugamos el dobles, el en silla de calle y yo en mi silla deportiva, a puro corazón y garra más que nada, se nos dio bastante fácil el dobles y dijimos «ya, de aquí nada puede ser peor». Afortunadamente y gracias a Dios, la silla llegó al otro día en la mañana y ahora pudimos competir con accesorios completos y equipo completo.

Para mi, en lo personal, creo que la serie más difícil y complicada fue la semifinal con Australia. Yo jugué mi single y el chico se jugó el partido de su vida, gané apretadísimo, después Diego tuvo la oportunidad de ganar el segundo single y se le escapó por poco y el dobles fue una tensión bien larga, puntos muy largos pero que logramos sobreponernos.

En la final yo jugué de manera bien, Diego no tuvo muchas chances en su single pero en el dobles teníamos la convicción que íbamos a salir campeones. Quizás no jugamos nuestro mejor tenis pero jugamos bajo la convicción de que teníamos que ser campeones del mundo y eso nos facilitó mucho para poder lograr lo que hicimos, la tranquilidad de saber que dependíamos de nosotros no más.

Con Diego Pérez han formado una dupla que ha conseguido logros importantes, como la medalla de oro en Santiago 2023 y ahora este título mundial. ¿Cómo ha sido esta relación tanto dentro como fuera de la cancha?

La verdad es que estamos haciendo un muy buen equipo y estamos teniendo muy buenos resultados con Diego. Hemos tenido bastantes logros en corto tiempo, la relación como siempre es muy respetuosa, muy amistosa en buenos términos. Es difícil compartir 24/7 en giras, en todos lados con un jugador donde somos bastante distintos en temas personales pero creo que la amistad, el respeto que nos tenemos el uno al otro nos ha llevado a hacer historia y lo estamos logrando de manera perfecta así que la convivencia va funcionando bien.

A ratos somo como una pareja de enamorados (risas), a ratos nos peleamos, después nos reconciliamos pero creo que es normal en los procesos que estamos viviendo, de tensión, de éxito, de sueños, de metas, sobre todo estamos muy unidos por nuestros objetivos que en común son muy similares, pero sobre todo siempre pensando en el bien para Chile y para el tenis chileno adaptado así que estamos muy enfocados en seguir logrando hitos y sueños personales y particulares.

La llegada a Turquía, donde se realizó el torneo, no fue fácil, ya que la implementación no llegó con ustedes (poco más de 1 semana antes del Mundial), al punto que Alexander Cataldo realizó una fuerte crítica en este tema. ¿Qué sucedió?

La verdad es que es un tema bastante complicado. Yo he pasado por varias administraciones y estoy desde que no era un Comité Paralímpico sino que era la Federación Paralímpica de Chile, donde las cosas funcionaban muy distintas, donde el apoyo al deportista era prácticamente invisible y de manera muy espontánea. En cambio ahora las cosas están más profesionales y así se ven, hay un presupuesto único, un presupuesto que jamás había estado en un deporte paralímpico y eso también lleva una mayor responsabilidad.

Nosotros tuvimos bastantes problemas para esta gira. Nosotros el año pasado funcionamos relativamente bien porque estamos bajo las ordenes de COPACHI (Comité Paralímpico de Chile) directamente, pero este año, lamentablemente pasamos, por los entes universales de la federación, tenemos que pasarnos a la federación de nuestro respectivo deporte, es decir, este año pasamos a formar parte de la Federación de Tenis de Chile y ahí se nos ha formado un lio más o menos, porque ellos no manejan muy bien el deporte paralímpico. Sinceramente, creo que no se si están preparados para manejarnos.

Yo llevo muchos años ligado al tenis y nunca he sentido mucho apoyo de parte de ellos y creo que va todo por una parte de interés también, o sea personalmente creo que no hay mucho interés en el tenis en silla de ruedas y este año se nos ha hecho saber. Nosotros al momento de clasificar como jugadores, que no nos corresponde, empezamos a tratar de hacer las gestiones para que saliera todo bien con los proyectos para esta gira, tanto el Mundial como la gira después de los torneos y no ha salido nada como esperábamos. Nosotros tuvimos que presionar para ir con staff, tuvimos que presionar para llevar a nuestro preparador físico, para llevar un masajista, las platas salieron un día antes de viajar, casi nos quedamos sin viajar, nos vinimos para acá (Turquía) y el proyecto todavía no salía y COPACHI tuvo que hacer milagros, sacar recursos propios.

Ha sido muy complicado, muy estresante lo que vivimos, con muy pocas ganas de participar también o sea, a manera simple, estábamos en la escala de Sao Paulo, cuando íbamos rumbo a Turquía, y se nos dijo que nuestro cuerpo técnico no tenía cubierta la inscripción del primer torneo ni tampoco cubiertos los aranceles entonces nosotros tuvimos que pelear por eso también, aparte estar preocupados de la gestión deportiva, llegamos a Turquía y no nos llegaron nuestros implementos, estuvimos el primer torneo sin poder dar el 100%, yo no pude jugar dobles, el single lo jugué en silla prestada y por mi discapacidad quedé totalmente incómodo y perdí en segunda ronda, mis compañeros lo mismo y creo que eso, lamentablemente, nos mermó mucho la parte psicológica. Afortunadamente, el grupo reaccionó muy, muy bien y nos unimos como nunca pero creo que el tenis…antes la excusa era que no tenía resultados y ya hace un par de años que estamos teniendo buenos resultados, grandes resultados, el equipo también tuvo un lugar histórico, quedó cinco en el mundo (Nota de la Redacción: se refiere al equipo masculino de tenis en silla de ruedas categoría Open) y creo que no nos merecemos tanta improvisación o sea el tenis es de organización, es de estructuras y nosotros creo que este año solo hemos improvisado, entonces eso nos afecta muchas veces los rendimientos y las ganas de seguir luchando por nuestros sueños así que ojalá que después de todo lo que hemos pasado ahora se puedan arreglar las cosas y podamos tener una planificación acorde a lo deportistas de alto rendimiento que somos y no amateur, como en algún minuto nos han mirado.

¿Cuáles son los próximos desafíos en esta temporada 2024?

Seguimos intentando clasificar a París, igual ya estamos cada vez más cerca. Ahora estoy en Madrid, me toca la próxima semana un torneo en Barcelona, después voy a Francia, después vuelvo a la casa un par de semanas a ver a la familia y retorno un par de semanas más a Europa y ahí terminaría mi gira para ver si clasifiqué o no a París, la lista debería salir el 12 de julio ya definitiva y con eso darme una tranquilidad y ver los próximos pasos a seguir.

El tenis sigue, nosotros seguimos y esperamos llegar de la mejor manera posible a París para quizás ser opción a podio en estos Juegos tan importantes para nosotros y para Chile.

Desde 2008 El Deportero te muestra lo que pasa en el deporte chileno, más allá del fútbol.

El contenido de El Deportero se mantiene abierto para todos. Sin embargo, para continuar con esta modalidad, necesitamos a aquellas personas que puedan ayudar a financiar este trabajo.

¿Te gustaría unirte y formar parte de nuestra comunidad? Con tu aporte de $5000 mensuales o $45000 el año completo estás apoyando al periodismo deportivo independiente.

Muchas gracias.

Entrevista realizada por Daniel Arellano
Foto: Archivo Felipe Zanca Parapanamericanos Stgo 2023 vía Photosport

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *