Nadja Horwitz y Carmina Malsch debutaron en el lugar 28 del Mundial de Vela Olímpica

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las chilenas Nadja Horwitz y Carmina Malsch, tripulantes del velero “Santander”, de la clase 470, debutaron hoy con un 28º lugar y como las segundas sudamericanas en el Campeonato Mundial de Vela Olímpica ISAF (International Sailing Federation), que se desarrolla justamente en la bahía española de Santander, con participación de 960 embarcaciones y 1.400 deportistas de 95 países, divididos en diez flotas.

Las jóvenes de la Cofradía Náutica del Pacífico y seleccionadas Fedevela, únicas deportistas femeninas de la náutica chilena que buscan clasificar a los Juegos Rio 2016, anotaron un destacado 5º lugar en la regata inaugural de su categoría, mientras que en la segunda prueba un error de maniobra las relegó al 23º puesto, totalizando 28 puntos negativos en su primer torneo planetario de la especialidad y el primero también de su campaña, que se oficializó en agosto pasado.

De paso, se ubicaron como la segunda mejor dupla sudamericana, detrás de las brasileñas Fernanda Oliveira y Ana Luiza Barbachan, que marchan en el segundo lugar de la flota que lideran las francesas Maëlenn Lemaitre y Aloïse Retornaz. Las también brasileñas Renata Decnop e Isabel Swan se ubican en el 30º puesto de la tabla general, con 30 unidades.

“Tuvimos una larga espera en tierra, porque había muy poco viento. Salimos al agua recién cerca de las dos de la tarde, así que estábamos todas muy ansiosas por empezar a navegar. Las dos regatas fueron con viento muy suave, de entre tres y ocho nudos, por lo que la táctica era fundamental para que el bote alcanzara buena velocidad”, comentó Carmina Malsch desde España.

“Es una cancha difícil, con variaciones de dirección en el viento, y de mucha cabeza. En el segundo recorrido no hicimos una muy buena ceñida (primera etapa) pero veníamos recuperando hasta casi quedar 15as. en el sotavento cuando nos mandamos una embarrada en la maniobra, complicadas por la corriente, y se generó una situación bien riesgosa con otros barcos que estaban en la misma situación. Allí perdimos muchos puestos y logramos recuperar algunos en la parte final”, expresó la timonel, Nadja Horwitz. “De todos modos, quedamos muy conformes y esperamos no cometer más errores en lo que queda de campeonato”, añadió.

Las deportistas, de 18 y 16 años, respectivamente, que en 2013 fueron vicecampeonas mundiales juveniles y sudamericanas de la categoría 420, enfrentarán este lunes las últimas regatas clasificatorias, mientras que el martes 16, jueves 18 y viernes 19 se realizará la etapa de finales. El miércoles 17 será día de reserva, por si las condiciones climáticas alteran el programa de los primeros días.

Los Campeonatos del Mundo de Vela son el máximo evento organizado por la Federación Internacional de Vela (ISAF). Se celebran cada cuatro años y aglutinan a todas las clases olímpicas, en un único evento, en la misma sede y en fechas simultáneas, durante 15 días. En cambio, otros años cada clase celebra su campeonato intercontinental por separado. Las citas anteriores de este evento se celebraron en Cádiz (España) en 2003, en Cascais (Portugal) en 2007 y en Perth (Australia), en diciembre de 2011.

Cabe señalar que el 470 (“cuatro setenta”) es un barco de vela para dos tripulantes (timonel y proel), diseñado en 1963 por el francés André Cornu. Construido desde sus inicios en fibra de vidrio, se extendió rápidamente por todo el mundo y en 1969 ya era una clase náutica internacional reconocida oficialmente. Es clase olímpica para hombres desde 1976 y en 1988 pasó a serlo para las mujeres.

El nombre de la clase y del barco provienen de su eslora (largo del casco), que mide 4 metros y 70 centímetros. Es un barco veloz y ligero, para navegación relativamente avanzada, por poseer un diseño y aparejo muy técnico.

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Prensa 470

Recomendamos