Tres jugadoras se suman a la legión del básquetbol femenino nacional en Estados Unidos

Emocionalmente, empieza la cuenta regresiva para Catalina Ramírez, Damaris Alarcón y Sofía Leichtle. De acuerdo a la evolución de la pandemia, las tres representantes nacionales recalarán en el sistema deportivo y educacional de Estados Unidos para unirse al programa de la Central Pointe Christian Academy, en Orlando, Florida. Son hechos que evidencian el trabajo y éxito alcanzado por las selecciones formativas de la roja cestera en los últimos años a nivel internacional. 

«Siempre he querido esto», es la firme respuesta de Damaris Alarcón, integrante del Team Huasitas y del club San Francisco de Asis de Castro, sobre la decisión que, junto a su familia, ha tomado. 

Llena de expectativas, expresa sus deseos para esta nueva etapa. «Quiero aportar a la selección y esto me ayudará, lo ofrecido por el programa es muy bueno, se abrirán muchas puertas personales y profesionales. Estoy feliz y ansiosa por comenzar a vivir la experiencia», indicó. En su caso, aún no hay una fecha concreta para el viaje, pero debería ser «a más tardar la primera semana de septiembre. Este paso lo hago porque me gusta, serán muchas cosas nuevas para mí, pero es algo que he querido».

En el caso de Sofía Leichtle fue una decisión «repentina». Así lo califica la integrante de la preselección nacional U-15. «Entre recibir la propuesta y la toma de la decisión todo fue rápido y repentino. Se trata de mi mayor sueño, me siento muy feliz. Tengo 14 años e irme a EE.UU. es un gran avance. Será una linda oportunidad para mejorar, estudiar. Todos en mi familia, mis amigos y allegados están felices y orgullos con lo logrado», relata la jugadora que defiende los colores del club EBFA de Ancud.

«Me veo entrenando muy duro para seguir adelante. Una vez que esté allá, veré las diferencias y espero acostumbrarme al básquetbol de allá», afirma Sofía, quien confiesa entrar a una etapa de sentimientos encontrados. Felicidad por cumplir uno de sus sueños, pero embargada por un sentimiento propio de dejar atrás a sus seres queridos. «Por ahora siento nervios, extrañaré mi casa, mi espacio, mi familia, abuelos, los extrañaré mucho. De Ancud extrañaré que todo es cerca, caminable. Orlando es una ciudad mucho más grande. Son ambientes muy distintos», indicó.

Alarcón y Ramírez, respectivamente, forman parte de una generación bicampeona de Sudamérica y que en 2019 inscribió el nombre de Chile entre las selecciones participantes al Mundial U-17 tras completar el podio en el Premundial U-16 de la especialidad. Leichtle, por su parte, integró la selección U-14 que se colgó el bronce en el Campeonato Sudamericano del año pasado. Ahora, los caminos de Catalina, Damaris y Sofía se unirán en Orlando para seguir creciendo. Allá, se unirían a una legión que, entre otros nombres, está integrada por Fernanda Ovalle, Valentina Ojeda y Macarena Retamales, otro talento chileno que está por dar el salto a los Estados Unidos una vez se supere la contingencia por la pandemia. 

Gracias por leer esta nota. Ahora queremos pedirte una gran ayuda…

Durante 12 años te hemos informado del deporte chileno que no sale en TV abierta, pero no podemos seguir sin tu ayuda. Realiza una donación desde $1000 o suscríbete desde $5000 mensuales y estarás apoyando el periodismo deportivo independiente

DONACIONES
SUSCRIPCIONES

Publicado por Daniel Arellano
Fuente y foto: Gentileza Prensa Febachile